Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » Condena por tráfico de influencias y prevaricación por manipular un procedimiento de selección en la Administración para favorecer a un candidato
Condena por tráfico de influencias y prevaricación por manipular un procedimiento de selección en la Administración para favorecer a un candidato

Condena por tráfico de influencias y prevaricación por manipular un procedimiento de selección en la Administración para favorecer a un candidato

El Tribunal Supremo ha ratificado la condena una alcaldesa por prevaricación por manipular el informe elaborado por la empresa de recursos humanos que se encargaba del proceso de selección para un puesto en la Administración en el Ayuntamiento que regía.

Según los hechos probados, la alcaldesa se reunió con los responsables de la empresa de recursos humanos para indicarles que modificaran el informe para puntuar más a la candidata que quería seleccionar y que había sido calificada como “no apta”. Los responsables del informe, habían escogido a la otra candidata en función de los criterios que se habían aprobado por el pleno del Ayuntamiento para el puesto a cubrir.

El Supremo considera que consagrado el procedimiento reglado de selección, “la alcaldesa no tenía otra opción que la consistente en adecuar a él su comportamiento mientras estuviera vigente, como lo estaba. Sin que importe el concreto perfil del puesto, pues lo mismo cabe prevaricar, dándose los requisitos del tipo, en la irregular contratación municipal para un empleo público ( STS 1720/2003, de 23 de diciembre ), que en la de un trabajador ( STS 878/2002, de 17 de mayo ).”

Y que, por tanto “concurren todos los requisitos estructurales configuradores de la infracción, según jurisprudencia tan consolidada como bien conocida: a ) la existencia de una resolución de carácter administrativo, dictada por persona revestida de una autoridad de este orden; b ) la abierta contradicción al derecho de la misma, aquí patente, por la neta desviación de las normas procedimentales que tendrían que haber sido observadas, cualquiera que fuese su interpretación, pues se promovió a una candidata valorada como “no apta”, haciendo modificar esta calificación que había sido adoptada en forma por quien estaba habilitado para ello; c ) la patente injusticia de la decisión, tanto en sentido material, pues se dio en perjuicio de la persona regularmente seleccionada, como en sentido legal, por lo arbitrario de la decisión, movida por un solo interés personal y/partidista y totalmente ajena a las reglas jurídicas por las que habría tenido que regirse; d ) el cabal conocimiento del carácter plenamente antijurídico de la decisión, ya que el sujeto emisor, la aquí recurrente, al operar como lo hizo incumplió, precisamente, normas -las bases del concurso- que ella misma, con singular protagonismo, en su condición de alcaldesa, había contribuido activamente a dictar, y que solo la habilitaban para designar a una persona incluida como “apta” en la propuesta remitida en su momento al TTE, condición que –la candidata- , en el momento que cuenta, no tenía.”

Tráfico de influencias

La sentencia también ratifica la condena a dos dirigentes del partido al que pertenecía la alcaldesa por tráfico de influencias, dado que fueron los que presionaron a la alcaldesa para que seleccionara la candidata que ellos deseaban, conocida de uno de ellos. Sobre los condenados, el alto tribunal entiende que se produjo “un verdadero asedio persuasivo e insidioso, prevaliéndose de la aludida posición privilegiada en el plano político”, pues llamaron en repetidas ocasiones a la alcaldesa, llegando a reunirse con ella, para que modificara el proceso en lo que fuere necesario para que su candidata obtuviera el puesto. Y que este modo de actuar cumple con los requisitos del art. 428 del Código Penal “a) que el autor sea autoridad o funcionario; b ) que el sujeto actúe con el propósito de conseguir, directa o indirectamente, un beneficio económico para sí o para un tercero; y c ) que para lograrlo influya en otra autoridad o funcionario público prevaliéndose del ejercicio de las facultades de su cargo o de cualquier otra situación derivada de su relación personal o jerárquica con este o con otro funcionario o autoridad.”

Puede leer el texto completo en www.ksp.es Marginal: 69481626

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

La valoración de la prueba es criterio del Tribunal de instancia

La valoración de la prueba es criterio del Tribunal de instancia

Una empresa mercantil interpone un recurso de casación por estimar que no se ha practicado la prueba adecuadamente en un caso de una finca expropiada por un Ayuntamiento Aunque la recurrente alega los artículos de LJCA y de la Ley de Expropiación forzosa, la Sala considera que “el hecho de que la titularidad dominical pueda ser objeto de declaración prejudicial cuando ... Leer Más »

Las licencias de obras pueden ser anuladas si concurre la causa de nulidad

Las licencias de obras pueden ser anuladas si concurre la causa de nulidad

Las licencias de obra para construir son otorgadas por los Ayuntamientos, como en este caso, para construir una subestación eléctrica por una entidad de distribución en suelo no urbanizable. La cuestión que analiza la sala es si procede anular la licencia como consecuencia de una sentencia dictada en instancia tres meses después de haberla concedido. La Sala entiende que los actos ... Leer Más »

Se debe de aplicar el control del ejercicio de una potestad de discrecionalidad técnica cuando haya cierta duda

Se debe de aplicar el control del ejercicio de una potestad de discrecionalidad técnica cuando haya cierta duda

Cuando una persona se presenta para una plaza pública, no sólo es requisito aprobar las oposiciones para esa vacante, sino que suman puntos todos los cursos que puedan relacionarse del ámbito de dicho puesto. En este caso, a la recurrente no se le valoró dos cursos ni varias publicaciones, todas ellas motivadas por la razón de “no temario”. Tras hacer un ... Leer Más »

Negar la práctica de la prueba supone una vulneración al derecho a la tutela judicial efectiva

Negar la práctica de la prueba supone una vulneración al derecho a la tutela judicial efectiva

Cabe que se acuerde el sobreseimiento de un proceso penal militar si no se consideran que haya indicios constitutivos de un delito. En este caso, se indicó que “el planteamiento de la letrada de la acusación particular debe considerarse, conforme a la jurisprudencia, que se basa exclusivamente en afirmaciones y conclusiones carentes de unas previas, inmediatas, exigibles y acreditadas pruebas directas”. ... Leer Más »

El TS reitera la interpretación favorable del artículo 76.2 CP

El TS reitera la interpretación favorable del artículo 76.2 CP

Se solicita la acumulación de ejecutorias de las penas haciendo alusión al apartado 2 del artículo 76 del Código Penal. La doctrina de los recursos de casación del Tribunal Supremo, Sala Segunda, fija “como único requisito de la acumulación el elemento cronológico, en el sentido de que las penas que se acumulen lo sean por hechos perpetrados antes de la fecha ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon