Publicidad
Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » El desequilibrio que da lugar a la pensión compensatoria debe existir en el momento de la separación o del divorcio
El desequilibrio que da lugar a la pensión compensatoria debe existir en el momento de la separación o del divorcio

El desequilibrio que da lugar a la pensión compensatoria debe existir en el momento de la separación o del divorcio

Se estima el recurso de casación formulado contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Logroño, y se casa y anula en el sentido de dejar sin efecto la pensión compensatoria concedida.
La sentencia de la Audiencia Provincial mantiene la sentencia del Juzgado, en lo que se refiere a la pensión compensatoria, en el sentido de no fijarla mientras la esposa siga percibiendo un salario de 1.300 euros en la empresa para la que trabaja, con la sola modificación de que si dejase de percibir dicho salario, el importe de la pensión sería de 1.000 euros. Se recurre este pronunciamiento puesto que no establece una pensión compensatoria a favor de la esposa en el momento actual sino que lo condiciona a hechos futuros e inciertos, sin que el divorcio haya ocasionado un desequilibrio económico a los cónyuges.
La STS de 22 junio de 2011, que cita la de 19 de octubre del mismo año, y la más reciente de 18 de marzo de 2014 , resume la doctrina relativa a la naturaleza de la pensión compensatoria. El punto principal se refiere al concepto de desequilibrio y el momento en que este debe producirse y así dice que “(…) tal desequilibrio implica un empeoramiento económico en relación con la situación existente constante matrimonio; que debe resultar de la confrontación entre las condiciones económicas de cada uno, antes y después de la ruptura, por lo que no se trata de una pensión de alimentos y lo que sí ha de probarse es que se ha sufrido un empeoramiento en su situación económica en relación a la que disfrutaba en el matrimonio y respecto a la posición que disfruta el otro cónyuge”. Se añade que “En sintonía con lo anterior, siendo uno de los razonamientos que apoyan su fijación con carácter temporal aquel que destaca, como legítima finalidad de la norma legal, la de colocar al cónyuge perjudicado por la ruptura del vínculo matrimonial en una situación de potencial igualdad de oportunidades laborales y económicas, a las que habría tenido de no mediar el vínculo matrimonial, resulta razonable entender que el desequilibrio que debe compensarse debe tener su origen en la pérdida de derechos económicos o legítimas expectativas por parte del cónyuge más desfavorecido por la ruptura, a consecuencia de su mayor dedicación al cuidado de la familia”.
La sentencia recurrida niega que exista desequilibrio económico que fundamenta la pensión compensatoria y sin embargo concede a la esposa de una forma preventiva o condicionada una pensión compensatoria de futuro en razón a una hipotética pérdida de trabajo en la empresa para la que trabaja, lo que no solo no está previsto en el artículo 97 del Código Civil , sino que contradice la jurisprudencia de la Sala. Es cierto que la esposa puede en el futuro quedarse sin trabajo, pero también lo es que puede encontrar un nuevo empleo, y que su marido puede atravesar por la misma circunstancia afectado por la crisis económica, colocándose en la misma situación de desempleo. Situaciones indeseadas pero reales que obligarían a replantear la relación conyugal en unas condiciones distintas y en un momento en el que las partes han podido rehacer su vida familiar a partir del nuevo estatus creado por la sentencia. Si ello ocurriera, el desequilibrio que hipotéticamente podría producirse no tendría lugar como consecuencia del desequilibrio producido por la ruptura matrimonial, sino que vendría provocado por el despido posterior. “El desequilibrio que da lugar a la pensión debe existir en el momento de la separación o del divorcio y los sucesos posteriores no pueden dar lugar al nacimiento de una pensión que no se acreditaba cuando ocurrió la crisis matrimonial”. A partir de entonces se desvinculan los patrimonios de uno y otro cónyuge a expensas de lo que resulte de la liquidación de la sociedad conyugal y, en su caso, de la modificación o extinción de las medidas que pudieran haberse acordado en el momento del divorcio. Lo demás supone mantener tras la ruptura una vinculación económica entre cónyuges distinta de la que la ley autoriza, y, propiciar, en definitiva, una suerte de problemas añadidos y en ningún caso deseables.
Puede leer el texto completo de la sentencia en www.bdifusion.es Marginal: 2464909

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

En los delitos urbanísticos se tutela el valor material en la ordenación del territorio

En los delitos urbanísticos se tutela el valor material en la ordenación del territorio

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo ha establecido que en el delito  contra la ordenación del territorio El bien jurídico protegido es la utilización racional del medio como recurso natural limitado y la ordenación de su uso al interés general. Asi pues, en el delito urbanístico  no se tutela la normativa urbanística, como valor formal o meramente instrumental, sino el ... Leer Más »

Los cónyuges pueden atribuir la condición de gananciales a bienes que adquieran a titulo privativo

Los cónyuges pueden atribuir la condición de gananciales a bienes que adquieran a titulo privativo

El Tribunal Supremo, ha establecido en una reciente sentencia que los cónyuges pueden de común acuerdo, atribuir la condición de gananciales a los bienes que adquieran a título oneroso durante el matrimonio, cualquiera que sea la procedencia del precio o contraprestación y la forma y plazos en que se satisfaga. En el caso planteado, no se trata de atribuir la ganancialidad a ... Leer Más »

La Ley de Marcas y la Ley de Competencia desleal tienen una complementariedad relativa

La Ley de Marcas y la Ley de Competencia desleal tienen una complementariedad relativa

El Tribunal Supremo, en una reciente sentencia, ha establecido que la coexistencia entre la Ley de Marcas y la Ley de Competencia Desleal se caracterizan por tener una complementariedad relativa. En este sentido, no procede acudir a la Ley de Competencia Desleal para combatir conductas plenamente comprendidas en la esfera de la normativa de Marcas, en relación con los mismos hechos y ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon