Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » En la administración de sociedades no puede confundirse la apropiación indebida con el delito de administración desleal
En la administración de sociedades no puede confundirse  la apropiación indebida con el delito de administración desleal

En la administración de sociedades no puede confundirse la apropiación indebida con el delito de administración desleal

El Alto Tribunal establece en una reciente sentencia, que constituyen delito de apropiación indebida los actos ejecutados sobre los bienes, que tengan significado o valor apropiativo, mientras que se suponen un delito de administración desleal aquellos otros que supongan un exceso en el ejercicio de las facultades otorgadas que cause un perjuicio al patrimonio administrado.

Se concluye que no puede confundirse la apropiación indebida con el delito de  administración desleal contenido en el artículo 295 del Código Penal vigente, dentro de los delitos
societarios.

Así pues, este delito se refiere a los administradores de hecho o de derecho o a los socios de cualquier sociedad constituida o en formación que realicen una serie de conductas causantes de perjuicios, con abuso de las funciones propias de su cargo. Esta última exigencia supone que el
administrador desleal del artículo 295 actúa en todo momento como tal administrador, y que lo hace dentro de los límites que procedimentalmente se señalan a sus funciones, aunque al hacerlo de modo desleal en beneficio propio o de tercero, disponiendo fraudulentamente de los bienes
sociales o contrayendo obligaciones a cargo de la sociedad, venga a causar un perjuicio típico.

En este sentido, el exceso que comete es intensivo, en tanto en cuanto su actuación se mantiene dentro de sus  facultades, aunque indebidamente ejercidas. Por el contrario, la apropiación indebida, conducta  posible también en los sujetos activos del delito de administración desleal del artículo 295, supone  una disposición de los bienes cuya administración ha sido encomendada que supera las facultades  del administrador, causando también un perjuicio a un tercero.

Se trata, por lo tanto, de conductas  diferentes, y aunque ambas sean desleales desde el punto de vista de la defraudación de la  confianza, en la apropiación indebida la deslealtad supone una actuación fuera de lo que el título de  recepción permite, mientras que en la otra, la deslealtad se integra por un ejercicio de las facultades del administrador que, resulta perjudicial para la
sociedad, pero que no ha superado los límites propios del cargo de administrador.

En definitiva, se entiende que constituirán delito de apropiación indebida los actos ejecutados sobre los bienes recibidos por alguno de los títulos típicos, que tengan significado o valor apropiativo, mientras que constituirán delito de administración desleal aquellos otros que supongan un uso inadecuado de los bienes sobre los que se tienen facultades para administrar, mediante un exceso en el ejercicio de las facultades otorgadas que cause un perjuicio al patrimonio administrado.

 

Puede consultar el texto completo de la sentencia en www.casosreales.es Marginal nº 70352445

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

No puede aplicarse a los despidos objetivos el artículo 110.4 de la LRJS

No puede aplicarse a los despidos objetivos el artículo 110.4 de la LRJS

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo ha declarado la improcedencia de un despido por no acreditarse la falta de liquidez que justificaría no poner a disposición del trabajador la indemnización legal. Asímismo, tampoco se admite un nuevo despido efectuado transcurrido el plazo de 7 días recogido en el artículo 110.4 de la LRJS. Se concluye que desde el punto y hora ... Leer Más »

El bien jurídico protegido en el delito de resistencia a la autoridad es la garantía de funcionamiento de los servicios y funciones públicas

El bien jurídico protegido en el delito de resistencia a la autoridad es la garantía de funcionamiento de los servicios y funciones públicas

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo ha establecido que el bien jurídico protegido, en el delito de resistencia a la autoridad, más que el tradicional principio de autoridad, lo constituye la garantía del buen funcionamiento de los servicios y funciones públicas. En este sentido, aunque la resistencia del art. 556 es de carácter pasivo, puede concurrir alguna manifestación de violencia ... Leer Más »

La responsabilidad civil de un padre por un delito de su hijo puede ser atenuada

La responsabilidad civil de un padre por un delito de su hijo puede ser atenuada

El Alto Tribunal, conforme al artículo 61.3, establece la posibilidad de moderar, que no exonerar, la responsabilidad cuando se acredite que los padres (o en su caso, los tutores o guardadores) no hubieren favorecido la conducta del menor con dolo o negligencia grave. Esta facultad de moderación debe ejercitarse además según los casos lo que exige analizar las concretas circunstancias que ... Leer Más »

No es abusiva una cláusula por la que los compradores renuncian al saneamiento por vicios ocultos

No es abusiva una cláusula por la que los compradores renuncian al saneamiento por vicios ocultos

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo,  confirma la sentencia que desestima la reclamación realizada por una mancomunidad de propietarios al Instituto de Viviendas de las Fuerzas Armadas, basándose en los daños del edificio. Los hechos que declara probados la sentencia recurrida ponen en evidencia la falta de relevancia de la cláusula de renuncia al saneamiento, puesto que no había ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon