Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » Es doctrina que la legítima defensa es causa de justificación regida como tal por el principio del interés preponderante
Es doctrina que la legítima defensa es causa de justificación regida como tal por el principio del interés preponderante

Es doctrina que la legítima defensa es causa de justificación regida como tal por el principio del interés preponderante

La sentencia trata sobre un tiroteo entre dos bandos, compuestos cada uno de ellos por tres personas.

La Audiencia considera que todos ellos son coautores de tres delitos de homicidio intentado, en tanto que los tres disparan frente a los otros tres, siendo acciones idóneas para producir la muerte de los contrarios, pero en función de los diversos resultados lesivos, rebaja en dos grados la penalidad imponible a los de un bando, y uno solo, a los de otro bando.

La coautoría requiere la existencia de una decisión conjunta, elemento subjetivo de la coautoría, y un dominio funcional del hecho con aportación al mismo de una acción en la fase ejecutoria, que integra el elemento objetivo. Se diferencia la coautoría de la cooperación, o de la participación, en el carácter, o no, subordinado del partícipe a la acción del autor.

La finalidad de la legítima defensa, como tiene reiteradamente declarado esta Sala, reside, en definitiva, en evitar el ataque actual e inminente, ilegítimo, que sufre quien se defiende justificadamente y protege con él su vida. La jurisprudencia, asumiendo la predominante corriente de la doctrina científica, entiende que la legítima defensa es una causa de justificación, fundada en la necesidad de autoprotección, regida como tal por el principio del interés preponderante, sin que sea óbice al carácter objetivo propio de toda causa de justificación la existencia de un «animus defendendi» que, como dice la Sentencia de 2 de octubre de 1981, no es incompatible con el propósito de matar al injusto agresor («animus necandi»), desde el momento que el primero se contenta con la intelección o conciencia de que se está obrando en legítima defensa, en tanto que el segundo lleva además ínsito el ánimo o voluntad de matar necesario para alcanzar el propuesto fin defensivo.

Puede leer el texto completo en www.ksp.es Marginal: 69474161

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

La valoración de la prueba es criterio del Tribunal de instancia

La valoración de la prueba es criterio del Tribunal de instancia

Una empresa mercantil interpone un recurso de casación por estimar que no se ha practicado la prueba adecuadamente en un caso de una finca expropiada por un Ayuntamiento Aunque la recurrente alega los artículos de LJCA y de la Ley de Expropiación forzosa, la Sala considera que “el hecho de que la titularidad dominical pueda ser objeto de declaración prejudicial cuando ... Leer Más »

Las licencias de obras pueden ser anuladas si concurre la causa de nulidad

Las licencias de obras pueden ser anuladas si concurre la causa de nulidad

Las licencias de obra para construir son otorgadas por los Ayuntamientos, como en este caso, para construir una subestación eléctrica por una entidad de distribución en suelo no urbanizable. La cuestión que analiza la sala es si procede anular la licencia como consecuencia de una sentencia dictada en instancia tres meses después de haberla concedido. La Sala entiende que los actos ... Leer Más »

Se debe de aplicar el control del ejercicio de una potestad de discrecionalidad técnica cuando haya cierta duda

Se debe de aplicar el control del ejercicio de una potestad de discrecionalidad técnica cuando haya cierta duda

Cuando una persona se presenta para una plaza pública, no sólo es requisito aprobar las oposiciones para esa vacante, sino que suman puntos todos los cursos que puedan relacionarse del ámbito de dicho puesto. En este caso, a la recurrente no se le valoró dos cursos ni varias publicaciones, todas ellas motivadas por la razón de “no temario”. Tras hacer un ... Leer Más »

Negar la práctica de la prueba supone una vulneración al derecho a la tutela judicial efectiva

Negar la práctica de la prueba supone una vulneración al derecho a la tutela judicial efectiva

Cabe que se acuerde el sobreseimiento de un proceso penal militar si no se consideran que haya indicios constitutivos de un delito. En este caso, se indicó que “el planteamiento de la letrada de la acusación particular debe considerarse, conforme a la jurisprudencia, que se basa exclusivamente en afirmaciones y conclusiones carentes de unas previas, inmediatas, exigibles y acreditadas pruebas directas”. ... Leer Más »

El TS reitera la interpretación favorable del artículo 76.2 CP

El TS reitera la interpretación favorable del artículo 76.2 CP

Se solicita la acumulación de ejecutorias de las penas haciendo alusión al apartado 2 del artículo 76 del Código Penal. La doctrina de los recursos de casación del Tribunal Supremo, Sala Segunda, fija “como único requisito de la acumulación el elemento cronológico, en el sentido de que las penas que se acumulen lo sean por hechos perpetrados antes de la fecha ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon