Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » Es doctrina que la legítima defensa es causa de justificación regida como tal por el principio del interés preponderante
Es doctrina que la legítima defensa es causa de justificación regida como tal por el principio del interés preponderante

Es doctrina que la legítima defensa es causa de justificación regida como tal por el principio del interés preponderante

La sentencia trata sobre un tiroteo entre dos bandos, compuestos cada uno de ellos por tres personas.

La Audiencia considera que todos ellos son coautores de tres delitos de homicidio intentado, en tanto que los tres disparan frente a los otros tres, siendo acciones idóneas para producir la muerte de los contrarios, pero en función de los diversos resultados lesivos, rebaja en dos grados la penalidad imponible a los de un bando, y uno solo, a los de otro bando.

La coautoría requiere la existencia de una decisión conjunta, elemento subjetivo de la coautoría, y un dominio funcional del hecho con aportación al mismo de una acción en la fase ejecutoria, que integra el elemento objetivo. Se diferencia la coautoría de la cooperación, o de la participación, en el carácter, o no, subordinado del partícipe a la acción del autor.

La finalidad de la legítima defensa, como tiene reiteradamente declarado esta Sala, reside, en definitiva, en evitar el ataque actual e inminente, ilegítimo, que sufre quien se defiende justificadamente y protege con él su vida. La jurisprudencia, asumiendo la predominante corriente de la doctrina científica, entiende que la legítima defensa es una causa de justificación, fundada en la necesidad de autoprotección, regida como tal por el principio del interés preponderante, sin que sea óbice al carácter objetivo propio de toda causa de justificación la existencia de un «animus defendendi» que, como dice la Sentencia de 2 de octubre de 1981, no es incompatible con el propósito de matar al injusto agresor («animus necandi»), desde el momento que el primero se contenta con la intelección o conciencia de que se está obrando en legítima defensa, en tanto que el segundo lleva además ínsito el ánimo o voluntad de matar necesario para alcanzar el propuesto fin defensivo.

Puede leer el texto completo en www.ksp.es Marginal: 69474161

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Se aplica por primera vez la agravante de desprecio de género

Se aplica por primera vez la agravante de desprecio de género

La Audiencia Provincial de Oviedo ha aplicado por primera vez la nueva circunstancia agravante de desprecio de género, que entró en vigor el pasado mes de Julio de 2016 Se trata de una circunstancia introducida por la Ley Orgánica 1/2015 de 30 de Marzo, en vigor desde el 1 de Julio de 2015, que se fundamenta en la mayor culpabilidad ... Leer Más »

No invalida la prueba, el hecho de que los testigos estén presentes cuando declara el acusado

No invalida la prueba, el hecho de que los testigos estén presentes cuando declara el acusado

El Alto Tribunal, en una reciente sentencia establece que aunque constituye una irregularidad que un testigo presencie la declaración del acusado, este hecho no invalida la prueba obtenida En el presente caso, la parte recurrente alegaba la limitación estipulada en el artículo 704 LECrim , donde se prevé la incomunicación de los testigos que hayan de declarar en el juicio ... Leer Más »

Las empresas podrán reclamar también la nulidad de las clausulas suelo

Las empresas podrán reclamar también la nulidad de las clausulas suelo

En una novedosa sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Toledo, se abre la puerta a que las empresas y personas juridicas puedan reclamar la nulidad de las clausulas suelo, al igual que los consumidores. Aunque el concepto de cláusula contractual abusiva adquiere un significado propio en el ámbito de la contratación con los consumidores, ello no significa que en ... Leer Más »

Los acuerdos adoptados por una comunidad de vecinos son válidos aunque su presidente no sea propietario

Los acuerdos adoptados por una comunidad de vecinos son válidos aunque su presidente no sea propietario

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo ha establecido que los acuerdos adoptados por una comunidad de propietarios son válidos aunque su presidente carezca de legitimación para ejercer el cargo por no ser propietario. En el caso enjuiciado, la parte recurrente alegaba la falta de capacidad y legitimación activa del presidente, por no ser propietario, y por ello solicitaba la ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon