Publicidad
Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » Es suficiente el dolo eventual para apreciar el elemento subjetivo del delito de estafa
Es suficiente el dolo eventual para apreciar el elemento subjetivo del delito de estafa

Es suficiente el dolo eventual para apreciar el elemento subjetivo del delito de estafa

El Tribunal Supremo en su sentencia del pasado 15 de julio del presente año ha visto el recurso interpuesto por el acusado de un delito de estafa que construyó, y posteriormente vendió, unas viviendas sin la licencia necesaria.

El recurrente alegaba que no tenía intención de estafar, pues solicitó la licencia y pagó el suministro eléctrico de las viviendas durante meses después de venderlas, hizo arreglos y consiguió una nueva acometida eléctrica.

El alto tribunal recuerda que el delito de estafa requiere la existencia de un engaño por parte del sujeto activo que provoque en otro un error que le induzca a realizar un acto de disposición patrimonial que produzca un perjuicio, propio o de un tercero. Y, en el tipo subjetivo, el Supremo señala que requiere la concurrencia de dolo, aunque basta que se trate de dolo eventual. Así, declara que “en el ámbito del elemento cognoscitivo, el autor debe conocer que ofrece o presenta a un tercero una realidad distorsionada; que con ello, en un grado de alta probabilidad, le impulsa a realizar un acto de disposición que no realizaría de conocer la distorsión; y que con ese acto de disposición se causa un perjuicio a sí mismo o a un tercero. Desde la perspectiva del elemento volitivo del dolo, el sujeto ha de querer la utilización de esos elementos engañosos cuya existencia conoce, aceptando, al menos, el probable resultado, lo que generalmente se pone de relieve mediante la comprobación de su utilización real y efectiva.”

En el caso concreto, el Tribunal señala que el engaño se desprende en la ocultación a los compradores que no había obtenido la pertinente licencia, y que por ello no podrían obtener, al menos inicialmente, la licencia de primera ocupación.

El subtipo agravado debe estar suficientemente motivado

 

En la sentencia de instancia recurrida se había aplicado el art. 250.1.1º del Código Penal, que agrava la pena cuando el delito recae sobre cosas de primera necesidad, viviendas u otros bienes de reconocida utilidad social. Recuerda el alto tribunal que cuando se refiere a vivienda, solo se justifica la agravación cuando se trata de la vivienda habitual o de primera vivienda, y no de cualquier vivienda, como podría ser aquellas segundas viviendas o de inversión o adquiridas con finalidad recreativa.

Por ello, al ser una circunstancia de agravación cualificada, debe realizarse una interpretación restrictiva y aplicarse solo a las viviendas que constituyen el domicilio. Por ello, se exige que los elementos fácticos sobre los que se sustenta su aplicación deben constar sin ambigüedad alguna en el relato de hechos probados.

 

 

Puede leer el texto completo de la sentencia en www.casosreales.es Marginal nº 69945072

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

La denuncia en vía penal es una forma de ejercer la acción civil de responsabilidad e interrumpe la prescripción

La denuncia en vía penal es una forma de ejercer la acción civil de responsabilidad e interrumpe la prescripción

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo ha establecido que la denuncia en vía penal, con sus posibles efectos en el orden civil, supone una forma de ejercicio de la acción civil de responsabilidad ante los tribunales e interrumpe la prescripción. El Alto Tribunal, concluye que la referida doctrina no encuentra excepción por razón del resultado que la denuncia llegue ... Leer Más »

No existe simulación contractual entre los contratos de préstamo y leasing inmobiliario

No existe simulación contractual entre los contratos de préstamo y leasing inmobiliario

En una reciente sentencia, la Audiencia Provincial de Madrid, ha determinado que los contratos simulados son aquellos en los que subyace el contrato realmente querido por las partes bajo la apariencia de un contrato distinto y diferente; normalmente los contratos simulados responden a la necesidad de ocultar una finalidad ilícita que subyace en el contrato aparente. Así, el ejemplo más habitual en ... Leer Más »

La jurisdicción civil es la competente en materia de seguros de responsabilidad de la administración

La jurisdicción civil es la competente en materia de seguros de responsabilidad de la administración

En el presente caso, en primera y segunda instancia se desestimó la demanda, al apreciar falta de jurisdicción para conocer de la pretensión ejercitada, siendo competente la jurisdicción contencioso-administrativa. Por ello, la parte recurrente interpuso recurso extraordinario por infracción procesal por vulneración de las normas sobre competencia objetiva, defendiendo que el objeto sobre el que versaba la demanda se centraba en ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon