Inicio » Artículos destacados » Reclamación de la paralización y lucro cesante en Transportistas y Flotas
Reclamación de la paralización y lucro cesante en Transportistas y Flotas

Reclamación de la paralización y lucro cesante en Transportistas y Flotas

Por Fernando Sanahuja. Abogado y Socio de Sanahuja & Miranda

Los transportistas así como los taxistas y demás profesiones que basan buena parte de su negocio en la utilización de un vehículo comercial y/o camión para el desarrollo de su actividad profesional tienen, el riesgo de sufrir una causa de paralización por lo que expondremos algunas cuestiones trascendentales para su reclamación

La paralización se produce cuando, por causas ajenas al profesional, se encuentra que no puede llevar a cabo su actividad por tener el vehículo en reparación. Normalmente por un accidente de circulación.

Las Compañías Aseguradoras suelen cubrir, si se contrata dicha garantía, la paralización o reclamación de lucro cesante si bien la reclamación al causante es la práctica reiterada en el día a día de este tráfico jurídico.

La reclamación judicial en este tipo de supuestos suele ser muy habitual, y, ha ido evolucionando a lo largo del tiempo.

Hasta hace no tanto, se efectuaban reclamaciones basadas en dos documentos: Certificado del Gremio de transportistas al que estaba adherido el transportista así como el Certificado de Estancia en el Taller reparador.

En el primer documento se establece el importe medio diario que ingresa el transportista adherido. Es una cantidad bruta y no neta, lo que a efectos de reclamación judicial tiene sus consecuencias por cuanto no se deducen los costes o gastos “inherentes” al vehículo.

Asimismo, el Certificado de Estancia establece los días requeridos para reparar el vehículo y dejarlo en su ser y estado anterior al accidente, y, por tanto, que pueda volver a circular. Es importante atender a las horas de trabajo (UT) necesarias para la reparación pues no siempre coinciden con los días de estancia en el taller. En este sentido, sí que los Juzgados son más laxos -pero solicitando rigor- al valorar que a los talleres se les presume carga de trabajo previa a la recepción del vehículo siniestrado, pueden ser necesarias piezas de fábrica, etc.

Entonces, ante la ocurrencia de un siniestro de no culpa del transportista, procederemos a la reclamación de paralización o lucro en atención a los siguientes factores:

Certificado de Estancia en el Taller Reparador junto con las facturas de reparación e informes periciales de los daños sufridos. A los días de paralización deberemos deducir los días de fiesta semanal del transportista para evitar que sea deducida de la reclamación. En caso de Flotas es recurrente aportar un Certificado de no disponibilidad de vehículo de sustitución.

Certificado del Gremio de Transportista. Si el perjudicado/-a está adherido a Gremio, debe aportarse el Certificado si bien no será la prueba fundamental de la pérdida de ingresos pero sí un indicio y prueba a considerar por el Juzgador.

Valoración media de los ingresos percibidos por el Transportista tanto unos meses (a poder el mayor plazo posible) anteriores a la ocurrencia del accidente que causa la paralización y  posteriores. Asimismo, las declaraciones fiscales e impuestos son pruebas trascendentales para acreditar los importes medios de ingresos.

Con ello, se hará una media de ingresos diarios que dejará de ser “meras hipótesis o conjeturas” que establece el Tribunal Supremo en Sentencias de lucro cesante a “hechos notorios y reiterados”. Pasamos de reclamar la “mera probabilidad o hipótesis” a la “verosimilitud suficiente” que requieren nuestros Juzgados y Tribunales, lo que a efectos de la carga de la prueba es fundamental.

n  Por último, deben deducirse los gastos inherentes al vehículo. Los podemos distinguir en Gastos variables (directamente vinculados con los ingresos, al variar éstos en el mismo sentido que aquéllos; principalmente combustible y amortización del vehículo) y en Gastos fijos (los que se deben soportar igualmente aunque no se produzcan ingresos y su importe no se modifica a pesar de que los ingresos aumenten o disminuyan).

En este sentido, el Tribunal Supremo ha establecido que dicha deducción se asimila al 30% de la media de los ingresos de forma habitual.

reclamación del lucro cesante y paralización basada en el Artículo 1.106 del Código Civil frente al causante frente a la valoración de “enriquecimiento injusto” que alega el obligado al pago.

Para la mejor reclamación debe acudirse con una prueba adecuada y concluyente basada en criterios de experiencia que acrediten la reparación del daño (“restitutio in integrum”) recogida en nuestro Código Civil, siendo los anteriores criterios y documentos una muestra contrastada de lo que viene siendo requerido por nuestros Tribunales para estimar una acción de reclamación por lucro cesante o daño emergente para transportistas y flotas.

Buena muestra de lo anterior, es la Sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra de 9 de dicembre de 2013, Sección 1ª, nº 462/2013, rec. 567/2013 y Pte.: D. Francisco Jose Menéndez Estébanez, que recoge dichos principios señalando en su Fundamento de Derecho SEGUNDO y TERCERO, entre otras cuestiones:

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores
Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí
Por tan solo 8€/mes

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

El recurso extraordinario de revisión

El recurso extraordinario de revisión

Por Lara Matos Franch. Abogada de ONTIER   Sumario:   I.- Concepto II.- Motivos -Que al dictar el acto se hubiera incurrido en error de hecho que resulte de los propios documentos incorporados al expediente. -Que aparezcan documentos de valor esencial para la resolución del asunto que, aunque sean posteriores, evidencien el error de la resolución recurrida. -Que en la ... Leer Más »

El recurso de alzada

El recurso de alzada

por  Érika Fernández. Asociada Senior Vaciero Abogados   Sumario:   1.- Concepto 2.- Motivo 3.- Competencia 4.- Procedimiento 5.- Plazos 6.- Resolución El recurso de alzada se encuentra regulado en los artículos 121 y 122 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas (LPAC), los cuales se completan con los preceptos generales ... Leer Más »

Sistemas para expulsar a un socio “odioso” de una sociedad (limitada y anónima)

Sistemas para expulsar a un socio “odioso” de una sociedad (limitada y anónima)

Ana García Lucero. Abogada Área Derecho Mercantil de AGM Abogados   En breve: En los negocios, del mismo modo que en la vida personal, a veces surgen conflictos y discrepancias entre los miembros de una sociedad (socios/accionistas), que dificultan enormemente la toma de decisiones, complican la convivencia social y afectan al normal devenir de la propia sociedad, repercutiendo directamente en ... Leer Más »

Aplicación de la ley de morosidad a las relaciones entre abogados y clientes no consumidores

Aplicación de la ley de morosidad a las relaciones entre abogados y clientes no consumidores

Francisco Muñoz Arribas Abogado. Letrado de GA_P en el Recurso de Casación   Sumario:   I.- Problema jurídico planteado; concepto de operación comercial como delimitador del objeto de la ley 3/2004 1) Delimitación del objeto y del ámbito de aplicación de la ley 2) Concepto de operaciones comerciales ii.- Doctrina contradictoria de las audiencias provinciales iii.- Sentencia 562/2017 del tribunal ... Leer Más »

El apoderado de las sociedades de capital

El apoderado de las sociedades de capital

Por Fernando cerdá albero. Catedrático de Derecho Mercantil. Abogado. Socio de Cuatrecasas   SUMARIO: Administradores y apoderados de las sociedades de capital: representación orgánica y representación voluntaria El apoderado general Apoderado general («factor») y apoderado singular Características del apoderado general (o «factor») Ámbito del poder de representación: apoderamiento general inscrito y no inscrito (factor notorio) Responsabilidad del apoderado     ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon