Inicio » Editorial » Dicho queda, ¿y luego, qué?

Dicho queda, ¿y luego, qué?

  Luego, nada de nada. Difama que algo queda.  El efecto mediático de ciertas manifestaciones puede ser, (suele ser), demoledor. Quizás por eso se vierten ante público fervoroso porque cuando se hacen, el protagonista de turno es consciente del efecto que tendrán aunque también  sea conocedor de la inexactitud de lo que afirma con vehemencia…

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores
Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí
Por tan solo 8€/mes

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

El recurso de Casación

El recurso de Casación

Con claridad evidente el núm. 6 del art. 1º del Código civil dispone – insistimos – que «la jurisprudencia complementará el ordenamiento jurídico con la doctrina que de modo reiterado establezca el Tribunal Supremo al interpretar la ley, la costumbre y los principios generales del Derecho».   Por esto, el razonamiento que ampara las resoluciones de todo recurso de casación ... Leer Más »

Derecho a conocer los orígenes

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon