Inicio » Editorial » La triste realidad del legislador: unidades aisladas y desconexas

La triste realidad del legislador: unidades aisladas y desconexas

  En el Digesto (Digesto Libro I, Tit. I 1, 1) se dice de los abogados <<Quis nos sacerdotes appelet; iustitiam namque, colimus, et boni et aequi  notitiam profitetemur, aequum ab inicuo separantes, licito ab illicito dicernentes>>. Alguien nos llama sacerdotes porque cultivamos, trabajamos, nos ennoblecemos al servicio de la justicia. Separamos lo ilícito de…

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores
Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí
Por tan solo 8€/mes

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

El recurso de Casación

El recurso de Casación

Con claridad evidente el núm. 6 del art. 1º del Código civil dispone – insistimos – que «la jurisprudencia complementará el ordenamiento jurídico con la doctrina que de modo reiterado establezca el Tribunal Supremo al interpretar la ley, la costumbre y los principios generales del Derecho».   Por esto, el razonamiento que ampara las resoluciones de todo recurso de casación ... Leer Más »

Derecho a conocer los orígenes

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon