Publicidad

Publicado el 01/06/2010 en Formularios > MATERIAS > CIVIL > 4. DERECHOS REALES > Acción negatoria de servidumbre

Escrito de demanda ejercitando acción negatoria de servidumbre

ESCRITO DE DEMANDA EJERCITANDO ACCIÓN NEGATORIA DE SERVIDUMBRE [1]

 

AL JUZGADO

Don………………., Procurador de los Tribunales y de Don……………… y de Doña……….[2] , según acredito mediante poderes especiales para pleitos para su unión en autos por copia certificada con devolución del original, ante el Juzgado comparezco y, como mejor en Derecho proceda, DIGO:

Que mediante el presente escrito y en la representación que ostento interpongo demanda de juicio ordinario en ejercicio de la acción negatoria de servidumbre, contra Don…………. y Doña………….., con base en los hechos y fundamentos de derecho que a continuación se detallan.

El demandante, Don……., con DNI nº …………, con domicilio en ………………., teléfono………….., se halla representado en el presente pleito por el procurador que suscribe y asistido por el abogado Don………………….

La demandante, Doña………, con DNI nº …………, con domicilio en ………………., teléfono………….., se halla representada en el presente pleito por el procurador que suscribe y asistida por el abogado Don………………….

El demandado, Don………..se halla domiciliado en ………………, teléfono…………. (Otros datos relevantes para la identificación y localización del demandado)

La demandada, Doña…………..,se halla domiciliada en ………………, teléfono…………. (Otros datos relevantes para la identificación y localización de la demandada)

HECHOS

PRIMERO. Mis principales, Don……….. y Doña…………, unidos en matrimonio cuyo régimen económico es el de……… [3], regido por las normas de Derecho……., y con domicilio conyugal en…………., son propietarios de la finca registral nº……, sita en el término municipal de………..(se acompañan como documentos nºs UNO, DOS y TRES, para su unión a los autos, contrato de compraventa celebrado por mis mandantes con Don………… [4] en fecha…………..; el correspondiente otorgamiento de escritura pública [5], de conformidad a lo indicado en el pacto quinto del referido contrato, ante el Notario del Ilustre Colegio de…………. Don………….., el día…….., obrante en el Protocolo con el nº…….; y Nota Simple del Registro de la Propiedad de…………, respectivamente) [6].

Según informe técnico que se acompaña como documento nº CUATRO, la finca se valora en …….euros.

SEGUNDO. Los demandados, Don……… y Doña………., casados en régimen de separación de bienes, son titulares dominicales, en régimen de comunidad proindiviso, de la finca contigua a la de mis patrocinados, como se desprende de la inscripción 2ª de la finca registral nº……. inscrita en el Tomo…., Libro….., Folio….., del Registro de la Propiedad de…… (se adjunta como documento nº CINCO Nota Simple del Registro de la Propiedad de…………).

Dadas las referidas titularidades y en función de la ubicación de las fincas sobre las que recaen las mismas, la relación entre las partes es la de vecindad, dado que ambas fincas son colindantes.

TERCERO. El demandado, Don…………, en fecha……., pidió a los actores autorización para realizar las obras necesarias para llevar a cabo en su propiedad un determinado paso de aguas residuales subterráneas, justificando dicha petición en ciertas obras que tenía que efectuar en su heredad para la construcción de una vivienda.

El paso de aguas solicitado se efectuaría mediante la construcción de una cañería que, a ras de suelo y partiendo perpendicularmente de la pared medianera que divide las fincas de las partes, atravesaría diametralmente la propiedad de mis mandantes, casi por su centro y a medio metro escaso de la vivienda que allí hay levantada, hasta la medianera de la parcela propiedad de Don…………., quien no es parte en este procedimiento, donde enlazaría con una canalización de la que hacen uso tanto mi mandante como el propietario antes mencionado para conectar con el colector principal (se adjunta como documento nº SEIS copia del plano de situación de las fincas referidas en el presente escrito).

El demandado justificaba la realización de la canalización en la forma indicada, argumentando que mientras se realizaban las obras de construcción de la vivienda en su finca le era imposible desaguar siguiendo el perímetro de la medianera que separa su propiedad de la de los actores; consecuentemente condicionó la utilización de la misma a la finalización de las obras que iba a ejecutar en su terreno de forma tal que la terminación de las mismas implicaría la cesación del uso de la canalización y la retroacción al estado anterior de lo realizado, siendo todos los gastos que ello pudiese ocasionar de cargo del demandado peticionario.

Los codemandantes, Don……… y Doña………., sabedores que su propiedad no tenía que soportar la perturbación que implicaba el señalado paso de aguas, y en la creencia de que la futura conducta del peticionario se ajustaría de buena fe a sus manifestaciones, toleraron la realización de la obra que comportaba el condicionado paso de aguas en la forma anteriormente descrita [7] . Sin que por ello percibiesen, a cambio, cantidad en dinero alguna o contraprestación económica materializada en forma distinta; ningún documento suscribieron, ni público ni privado mis mandantes, ni nada por su permisividad obtuvieron los demandantes [8].

La finalización de las obras en el terreno de los demandados, hecho al que había sido condicionada la cesación del paso de aguas por la propiedad de mis mandantes, implicaba que, además de dejar desprovista de utilidad alguna a la canalización anteriormente descrita [9], el hoy demandado debía cesar desde ese momento en el uso de la tolerancia y efectuar el desagüe de forma que no afectase al dominio de los demandantes.

Movido por la buena fe que había presidido su concesión, el codemandante esperó un tiempo prudencial para que la conducta de su vecino se acomodase a lo que se había comprometido, sin que ello se produjese, antes de requerir verbalmente a Don……… para que abandonase su actitud, requerimientos que debieron ser reiterados, tanto en forma verbal como escrita, ante la indiferencia que el hoy demandado mostró ante los mismos (se acompaña como documento nº SIETE, acta notarial en el que se contempla la copia del último requerimiento entregado por el propio Notario Don……….).

La situación referida, y por tanto la perturbación que supone a la propiedad de mis mandantes el paso de las aguas, al que se opone abiertamente esta parte, persiste aún en la fecha de presentación de esta demanda [10].

CUARTO. Como consecuencia del comportamiento de los demandados, los demandantes se han visto abocados a soportar una injerencia a la que no están en forma alguna obligados: el paso de las aguas residuales provenientes de la propiedad de los codemandados. Paso de aguas que, además de ser muchísimo más gravoso para la propiedad de mis mandantes, se lleva de una forma absolutamente distinta a la que determina la planificación urbanística de la zona.

La utilización de la referida canalización por parte de los codemandados, se convierte en sí misma en una servidumbre en beneficio del predio de su propiedad que grava el de mis patrocinados [11]. La utilidad práctica que la referida canalización reporta al predio de los demandados es más que relativa, puesto que el desagüe podría efectuarse, como así aconsejan las normas en que se contiene la planificación urbanística de la zona en que se ubican las fincas de autos, por la medianera que divide las fincas de las partes, sin que ello implicase mayores molestias a la heredad de los demandados ni a éstos.

Es así como mis poderdantes, que en su condición de copropietarios del terreno descrito gozan de la protección del Principio General de Derecho conforme al cual el dominio se presume libre de cargas y gravámenes [12] , se han visto compelidos, debido a la inexistencia de respuesta alguna a las respectivas notificaciones previas a esta demanda dirigidas a los demandados, a la interposición de la presente demanda para restablecer el ejercicio de su dominio a la forma en que el Ordenamiento Jurídico le confiere.

QUINTO. Mis principales, Don……… y Doña………. al conceder la autorización verbal para permitir que el paso de aguas se efectuase en la forma condicionada que se ha indicado, en ningún momento pretendían crear un derecho real de servidumbre o cualquier otro gravamen real [13]. Tampoco puede considerarse que la autorización, traspasando los actos de mera tolerancia, se constituya en título suficiente para el nacimiento del derecho mencionado. Por último, hay que indicar que el tiempo transcurrido desde que hace uso de la canalización el predio propiedad de los demandados es inferior a 20 años [14].

A los anteriores Hechos les son de aplicación los siguientes

FUNDAMENTOS DE DERECHO

I. Respecto a la forma en que el codemandante permitió el paso de aguas por su propiedad en la forma descrita queda circunscrita en el tenor del art. 444 del C.c. que dice:

“Los actos meramente tolerados, y los ejecutados clandestinamente y sin conocimiento del poseedor de una cosa, o con violencia, no afectan a la posesión.”

II. En cuanto al modo en que se está llevando a cabo el inconsentido paso de aguas mencionado, no confiere al terreno que hace uso de ella la utilidad objetiva que precisa todo predio dominante en el ejercicio de un derecho de servidumbre, en la forma exigida por la doctrina en su interpretación del párrafo primero del art. 530 del C.c.:

“La servidumbre es un gravamen impuesto sobre un inmueble en beneficio de otro perteneciente a distinto dueño.”

III. Asimismo es de recibo al caso el Principio General de Derecho, implícitamente recogido en el art. 348 del C.c., que presume el dominio libre de cargas y gravámenes, principio que reiteradamente ha recogido nuestro Tribunal Supremo, como así lo hacen las Sentencias que se citan. [15]

Art. 348.1 C.c.: “La propiedad es el derecho a gozar y disponer de una cosa, sin más limitaciones que las establecidas en las leyes.”

STS de 30 de julio de 1991: “La constitución de una servidumbre, dado el demérito y constricción de facultades que suponen para la propiedad, precisa de un consentimiento expreso e inequívoco de todos los copropietarios del edificio supuestamente sirviente.”

STS 1ª, de 9 de Mayo de 1989.

“El derecho de servidumbre constituye un gravamen restrictivo de los derechos dominicales de terceros que, al coexistir con el derecho de propiedad,…….., por ser de interpretación estricta toda la materia relativa a la interposición de gravámenes, y por la concordancia con la presunción de la libertad de los fundos.”

STS 1ª, de 20 de Junio de 1986.

“……….una acción negatoria de servidumbre, que con todas sus especialidades, se basa en la prueba del dominio, que se supone libre, según constante jurisprudencia,……”

STS, de 13 de Octubre de 1927 (CJ., T. 177, núm. 69). Refiriéndose al fin que persigue en nuestro ordenamiento la acción negatoria dice:

“…al fin jurídico de consolidar y hacer efectivo el principio de libertad del dominio, y tiene por exclusivo objeto proporcionar al dueño un medio legal para que se declare que su propiedad está libre de todo gravamen, correspondiendo por esta acción la prueba de la existencia del gravamen al demandado, por el principio de que el dominio se presume libre hasta que se acredite que se halla gravado.” [16].

IV. En cuanto a lo que se refiere a la legitimación activa para ejercitar la acción negatoria, debe reseñarse la siguiente Jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo.

STS, 1ª, de 2 de Octubre de 1990.

“Los dos requisitos de la acción negatoria, concurrentes, son: a) el dominio del actor de su fundo y b) la realización por el demandado de actos que suponen el ejercicio de un derecho real, elementos ambos de carácter fáctico.” [17].

STS, 1ª, de 10 de Marzo de 1992.

“En la acción negatoria el actor ha de probar la propiedad, y el demandado el derecho al gravamen que se atribuye.”

V. En cuanto al contenido de la acción negatoria ejercitada por mis principales no es meramente declarativo, pretendiéndose la restitución del predio a su estado anterior [18] .

VI. Art. 6 de la L.E.C, en cuanto a la capacidad de las partes.

VII. Arts. 23 y 31 de la L.E.C., en cuanto a la representación y asistencia en el proceso, a los que se da cumplimiento de conformidad con lo expresado en el encabezamiento del presente escrito.

VIII. Art. 45 de la L.E.C., en cuanto a la competencia objetiva.

IX. Art. 52.1 de la L.E.C., en cuanto a la competencia territorial.

X. En cuanto a la procedencia del juicio ordinario, art. 249.2 de la L.E.C., puesto que con esta demanda se pretende garantizar el disfrute de las facultades que se derivan del dominio y la cuantía del pleito se determina de conformidad con lo dispuesto en el art. 251.5º de la L.E.C., en función del valor de la finca de los demandantes, que ha quedado acreditado en el Hecho Primero de este escrito, en cumplimiento de lo dispuesto en el art. 253 de la L.E.C. En cuanto al desarrollo del juicio ordinario, arts. 399 a 436.

XI. Art. 394 de la L.E.C., en cuanto a la condena en costas.

XII. Principio “Iura Novit Curia” y cuantos otros principios sean de aplicación al presente supuesto.

XIII. Avala la interposición en plazo de la presente demanda el art. 1963 C.c., aplicable por la inexistencia de plazo, ya sea de prescripción o caducidad, específico para la misma [19] .

En lo que se refiere a lo indicado por el art. 1963, pár. 2º, C.c., no ha transcurrido el plazo extraordinario determinado en el art. 537 C.c. para la prescripción de la servidumbre. Ni los generales del art. 1957 del mismo cuerpo legal.

Asimismo, tampoco concurre la existencia de título alguno habilitante para la constitución de tal derecho, puesto que tratándose, como se trata, de un acto de liberalidad ausente de contraprestación requiere del otorgamiento de escritura pública, como requisito “ad solemnitatem” y, por tanto, esencial para la validez del acto constitutivo.

Así lo indica el art. 633, pár. 1º, C.c.: “Para que sea válida la donación de cosa inmueble, ha de hacerse en escritura pública, expresándose en ella individualmente el valor de los bienes donados y las cargas que deba satisfacer el donatario”.

Respecto del alcance del referido precepto y de su aplicabilidad al derecho real de servidumbre se manifiesta la STS de 20 de octubre de 1993, que en su Fundamento Quinto de forma específica se refiere a la autorización como negocio jurídico creador de un derecho de servidumbre en los términos siguientes: “El motivo se estima porque todo negocio jurídico ha de tener una causa en nuestro Derecho, sin que exista una razón legal para hacer distinción entre los creadores de efectos obligacionales frente a los que originan jurídico-reales, como la creación de una servidumbre. A ambos les es aplicable el art. 1.274 C.c., y no probado en el pleito que el favorecido con la servidumbre hubiese satisfecho ninguna contraprestación ni que el dueño autorizante hubiese remunerado algo al consentir el gravamen de su propiedad, el negocio fue a título de liberalidad, por lo que el acuerdo de voluntades tenía que haber constado en escritura pública, por aplicación del art. 633, que la exige como forma constitutiva (SS. 29.7.1989, 26.5.1992 y las que citan ambas).”.

En su virtud,

AL JUZGADO SUPLICO, que habiendo por presentado este escrito, con sus correspondientes copias y demás documentos acompañados, se sirva admitirlo y tenerme por parte en el proceso, devolverme la escritura de poderes en la forma interesada, y en sus méritos, previos los preceptivos trámites legales, dicte sentencia en la que SE DECLARE [20]:

1º) La inexistencia de un derecho real de servidumbre que obligue a los demandantes a soportar la perturbación ilegítima que comporta el paso de aguas por su propiedad que provienen, en la forma descrita en el Hecho Tercero de este escrito, de la finca propiedad de los demandados.

2º) Previa determinación de plazo, la obligación solidaria de Don……… y Doña……….. de reponer, a su costa, la finca propiedad de mis representados al estado previo a realización del paso de aguas descrito en esta demanda.

3º) Que para el caso de no cumplirse en plazo la obligación anterior, mis mandantes vienen legitimados para ejecutar dichas obras a costa de los demandados (ex Arts. 706 L.E.C. y 1098 C.c.) [21].

Y, en su virtud, SE CONDENE:

1º. A todos los demandados a estar y pasar por dicha declaración.

2º. A Don………. y Doña……….., en el plazo determinado, a ejecutar las obras a que vienen obligados.

3º. Solidariamente a los demandados al pago íntegro de las costas, cuya determinación se efectuará en fase de ejecución, que genere este proceso.

 

Notas:

 

[1]. La acción negatoria de servidumbre pretende del juzgador, cuando menos, la declaración de la inexistencia de un derecho de servidumbre que grave el predio de quien la insta, constituyéndose en tal caso en acción mero declarativa. Generalmente, tal declaración viene acompañada de la petición de condena a la retroacción del predio del actor al estado anterior cuando las circunstancias que circundan el ejercicio del supuesto derecho de servidumbre lo ha afectado o alterado en alguna forma. Concurriendo ambas circunstancias anteriores, en el suplico del escrito de demanda, suele acompañarse la solicitud de una indemnización de daños y perjuicios, cuya cuantificación es aquí más complicada, si cabe, de lo que suele ser tal petición de ordinario.

[2] La legitimación activa corresponde al propietario del supuesto predio sirviente, es decir, el afectado por unos actos que son susceptibles de constituir el ejercicio de un derecho de servidumbre. En el caso de que la propiedad esté atribuida a más de una persona, tenga el carácter que tenga dicha comunidad, no es necesario la interposición de la demanda por todos y cada uno de los comuneros, ya hemos visto la posibilidad de interponer acciones por un comunero a favor de toda la comunidad, aceptada pacíficamente por la jurisprudencia, así como su aplicación a la comunidad hereditaria, con los efectos limitados de cosa juzgada consabidos.

[3] Caso de que el régimen económico del matrimonio sea el de la sociedad de gananciales la interposición de la demanda debe ser efectuada por ambos cónyuges o por uno con el consentimiento del otro.

[4] Se trata de aportar a los autos el título de la adquisición del dominio, sea cual sea de los admitidos para adquirirlo en nuestro ordenamiento por el art. 609 C.c.

[5] Si debía aportarse el título o causa remota, debe también acreditarse el modo sin el cual no concurre la adquisición del dominio, requisito indispensable para el ejercicio de la acción negatoria, según reclama inveteradamente la jurisprudencia del TS (ver cita de la misma en los fundamentos de derecho de este escrito).

[6] Los dos hechos que debe probar el actor en la demanda son: ser propietario del predio sirviente y la existencia de unos actos constitutivos de un derecho real de servidumbre (ver jurisprudencia de los Fundamentos de Derecho de este escrito). Para acreditar lo primero si se acompaña sólo nota simple al escrito de demanda, en fase de prueba debe solicitarse mediante prueba documental pública la expedición de certificación de dominio por el Registrador correspondiente, la misma circunstancia es predicable de cualquier otro título.

[7] Nos dice el art. 444 C.c. que: “Los actos meramente tolerados, y los ejecutados clandestinamente y sin conocimiento del poseedor de una cosa, o con violencia, no afectan a la posesión.”Es extraordinariamente explícita la Sent. de la A. Prov. de Cuenca de 16 de diciembre de 1986 que indica que “la pasividad ante la constitución de hecho de la servidumbre pueda ser interpretada como consentimiento tácito, pues se trataría de un acto meramente tolerado, que no tiene trascendencia real más allá de los efectos propios de la usucapión o prescripción adquisitiva, la que es modo de constitución de las servidumbres continuas y aparentes, …”.Consecuentemente, debe tenerse en cuenta que según esta sentencia pese a la tolerancia, que sólo protege al poseedor como indica el artículo referido, el transcurso de los 20 años constituiría la servidumbre si fuese continua y aparente (art. 537 C.c.)

[8] La sts 20.20.1993 dice en su Fundamento Quinto: “El motivo se estima porque todo negocio jurídico ha de tener una causa en nuestro Derecho, sin que exista razón legal para hacer una distinción entre los productores de efectos obligacionales frente a los que originan jurídico-reales, como la creación de una servidumbre. A ambos les es aplicable el art. 1274 C.c., y no probado en el pleito que el favorecido por la servidumbre hubiese satisfecho ninguna contraprestación ni que el dueño autorizante hubiese remunerado algo al consentir el gravamen de su propiedad, el negocio fue a título de liberalidad, por lo que el acuerdo de voluntades tenía que haber constado en escritura pública, por aplicación del art. 633 (se refiere al C.c.)”.

[9] La expresión “en beneficio de otro” recogida en el art. 530 C.c. donde se contempla el concepto legal de servidumbre, hay que entenderla como utilidad objetiva, de esa forma la Ley contempla determinadas utilidades típicas determinantes de las denominadas servidumbres legales, cumpliendo la utilización del predio sirviente por parte del dominante una función de carácter económico-social asignada a los mismos por el Ordenamiento. Cuando la utilidad es considerada por los dueños se requiere un pacto al respecto para trastocar el contenido y efectos del dominio, por lo que se precisa para ello un pacto, es decir, un título constitutivo, con la salvedad indicada en la nota anterior referente a la usucapión.

[10]. La interferencia entre las servidumbres y las relaciones de vecindad es permanente, puesto que la adquisición de la propiedad implica la aceptación de la normativa reguladora de la planificación que afecta al lugar de ubicación del terreno adquirido. La modificación de lo indicado en disposiciones administrativas, requiere acuerdo expreso de ambas partes afectadas por la misma.

[11] Ya se ha referido que la segunda circunstancia que debe acreditar en autos el demandante es que los actos que afectan a su dominio son constitutivos de un derecho real de servidumbre que no tenga el carácter de legal, o que, teniendo tal carácter, sea extralimitado en su ejercicio.

[12] El principio de derecho de que el dominio se presume libre de cargas y gravámenes ha sido reiteradamente puesto de manifiesto por nuestra jurisprudencia, tanto mayor como menor.

[13] En aplicación del principio referido en la nota anterior, el TS ha elaborado una interpretación restrictiva respecto de las servidumbres y, sobre todo, respecto de la interpretación de los negocios que pueda parecer que las constituyan. STS 6.12.1985 dice: “La constitución voluntaria de la servidumbre por negocio jurídico o título (art. 537 en relación con el 594, ambos del C.c.) requiere, …; sin olvidar, por otra parte, que en el contrato donde se establezca el gravamen, como tal limitativo del dominio, ha de constar bien clara la voluntad de los otorgantes, ya que en caso de duda ha de operar la presunción de libertad del fundo (Cfr. STS 30.10.1959, 8.4.1965, 2.6.1969, 30.9.1970 y 26.6.1981).

[14] Lo que se pretende dejar claro es que la servidumbre, que es aparente (ver art. 532 C.c.) y continua (ver art. 532 C.c.), no ha sido ejercitada de forma pública, pacífica y continuada por tal período de tiempo, circunstancia que permitiría la adquisición de la misma por usucapión. Se debe recordar que las servidumbres se adquieren por prescripción adquisitiva de 20 años si son aparentes y continuas en el Derecho Común (art. 537 C.c.) En el caso de que la acción negatoria se interpusiese ante actos susceptibles de constituir cualquier servidumbre que no tuviese la condición de continua y aparente, único tipo que se puede adquirir por prescripción (ex art. 537 C.c.), bastaría hacer notar que la servidumbre no tiene aquél carácter, lo que unido a la inexistencia de título y el carácter no legal de la misma, inhabilitaría su nacimiento como derecho real a favor del predio dominante.

[15] Hoy viene recogido explícitamente dicho principio en el art. 544-6 de la Ley 5/2006, de 10 de mayo, del libro quinto del Código Civil de Cataluña, relativo a los derechos reales, anterior art. 2.1, párrafo 1º de la Ley 13/1990, de 9 de julio (ya derogada).

[16] El art. 544-6 de la Ley 5/2006, de 10 de mayo, indica que “La acción negatoria tiene por objeto la protección de la libertad del dominio de los inmuebles y el restablecimiento de la cosa a un estado anterior a una perturbación.”

[17] Para el caso que la acción se interponga donde sea aplicable la Ley 5/2006, de 10 de mayo, del libro quinto del Código Civil de Cataluña, cabe incluir como fundamento el art. 544-4: “ La acción negatoria permite a los propietarios de una finca poner fin a las perturbaciones e inmisiones ilegítimas en su derecho …”.

[18] El art. 544-6 de la Ley 5/2006, de 10 de mayo, del libro quinto del Código Civil de Cataluña, indica explícitamente que la acción no es meramente declarativa, circunscribiendo su contenido a la pretensión del restablecimiento del predio al estado anterior a la perturbación jurídica o material, al cual se añade el inherente de la defensa del principio general de derecho de la libertad de los predios.

[19] Respecto del plazo de interposición de la acción, ya sea en derecho común o en derecho foral catalán, siendo en uno y otro caso plazo de prescripción, ver Notas 3, 4 y 5. Por lo que se refiere al plazo de prescripción vigente en Cataluña, tres años (según la Ley 5/2006, de 10 de mayo, con la anterior Ley 13/1990, de 9 de julio era de cinco años) dada su brevedad debe tenerse en cuenta que el requerimiento del propietario del supuesto predio sirviente para que cesen las perturbaciones que afectan al mismo, debe ser entendido como reclamación extrajudicial, con el correspondiente efecto interruptivo que a la misma atribuya el art. 1973 C.c.

[20]. El suplico que sigue a continuación, deber ser muy preciso en su redacción, de ahí que se hayan enumerado tanto los pedimentos de declaración como los de ejecución. Es siempre importante, cuando la acción ejercitada es una negatoria de servidumbre y en el supuesto predio sirviente se ha construido cualquier tipo de obra para el ejercicio del referido derecho, solicitar la retroacción del predio a su estado natural a costa de quien realiza los actos constitutivos de la servidumbre.

[21]. Art. 706 L.E.C.:”Cuando el hacer a que obligue el título ejecutivo no sea personalísimo, si el ejecutado no lo lleva a cabo en el plazo señalado por el Tribunal, el ejecutante podrá pedir que se le faculte para encargarlo a un tercero, a costa del ejecutado, (…)”Art. 1098 C.c.: “Si el obligado a hacer alguna cosa no la hiciere, se mandará ejecutar a su costa. En cuanto a la imposibilidad de cumplimiento vide art. 923 L.E.C.

 

Logo Header Menu
Right Menu Icon