Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » La doctrina del consumo compartido no puede aplicarse a una asociación cannábica que se limita a distribuir la sustancia a un amplio número de personas
La doctrina del consumo compartido no puede aplicarse a una asociación cannábica que se limita a distribuir la sustancia a un amplio número de personas

La doctrina del consumo compartido no puede aplicarse a una asociación cannábica que se limita a distribuir la sustancia a un amplio número de personas

El Tribunal Supremo recuerda que para que la conducta de este tipo de grupos pueda considerarse no constitutiva de un delito contra la salud pública debe darse una serie de indicios que permitan considerarla como autoconsumo compartido

 

El Tribunal Supremo realiza un extenso repaso a la doctrina del consumo compartido, que considera atípica la conducta de quienes consumen sustancias estupefacientes en grupo, proporcionándose entre ellos los medios para el consumo, a modo similar que el autoconsumo personal, sin llegar a constituir un delito contra la salud pública.

En el caso, el alto tribunal resuelve un recurso interpuesto por el Ministerio Fiscal contra una sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que reputa no constitutivo de delito la actuación de los fundadores de un club de consumo de cannabis al que pertenecían más de dos mil socios, organizado e institucionalizado entre cuyas actividades más relevantes se situaba la distribución planificada de cannabis, obtenido de manera no esclarecida entre los afiliados, comprometiéndose a destinar la sustancia para su exclusivo consumo, en principio, en la sede social.

La Audiencia consideró los hechos no punibles al constituir una modalidad de autoconsumo compartido, así como al entender que se trataba de una conducta insignificante.

Para poder evaluar si se trata de una conducta de autoconsumo compartido, y por ello excluida del radio de acción del art. 638 CP, o si se trata en cambio de una organización dedicada a la facilitación de las sustancias a terceras personas, que integraría el delito, el Supremo realiza un profuso repaso a la doctrina del consumo compartido.

En primer lugar, en cuanto a la contraprestación económica, señala que un factor de identificación del consumo compartido que lo diferencia de la facilitación del consumo ajeno puede ser la exigencia de una contraprestación económica que vaya más allá del coste y que redunde en un beneficio. Pues, considera, el consumo compartido debería ser denominado como “compra compartida” o “bolsa común”.

Para que pueda considerarse que se trata consumo compartido, y por tanto atípico, debe estarse a determinados criterios orientadores –si bien deberá estarse siempre al caso concreto- como: el reducido número de personas que se agrupan informalmente con esa finalidad; el carácter cerrado del círculo; el consumo ordinariamente en recinto cerrado; de la intensidad de los vínculos y relaciones que permiten conocerse entre sí y tanto constatar los respectivos hábitos de consumo; como adquirir la certeza más allá del mero compromiso formal exteriorizado, de que el producto se destina en exclusiva a ese consumo individual de quienes se han agrupado. Además, la realización de otras actividades como cursos o charlas sobre la sustancia, realización de folletos informativos, etc. también puede permitir considerar la asociación como entidad diferenciada de aquella organización que se dedica al suministro de sustancias estupefacientes.

El Supremo recuerda que la doctrina de la atipicidad del consumo compartido “viene a mitigar la desmesurada amplitud que alcanzaría el tipo penal en caso de no ser interpretado en función de las necesidades estrictas de tutela del bien jurídico protegido, la salud pública.”

Por el contrario, sí será una conducta típica aquella que se concrete en organizar un sistema de cultivo o acopio de droga con la finalidad de repartirla o entregarla a terceras personas, aunque estas hayan debido incorporarse a una lista, club o asociación similar.

Finalmente, considera que la conducta de la asociación en cuestión es delictiva al tratarse de una facilitación de consumo a terceros, por limitarse su actuación a una distribución estructurada al servicio de un grupo amplísimo e indiscriminado de usuarios que se limitan a obtener la sustancia previo pago.

 

Puede consultar la sentencia completa en www.casosreales.com Marginal nº 70103904

 

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Los ayuntamientos no pueden cobrar una tasa a las telefónicas por la emisión de sus ondas de radio

Los ayuntamientos no pueden cobrar una tasa a las telefónicas por la emisión de sus ondas de radio

El Tribunal Supremo concluye en una reciente sentencia, que es ilegal que un ayuntamiento cobre a una compañía telefónica, por la emisión de sus ondas y el supuesto uso que hacen del espacio aéreo. El Alto Tribunal determina que los ayuntamientos no pueden cobrar una tasa a las operadoras de telefonía móvil por la utilización del espacio aéreo situado sobre ... Leer Más »

Se puede asimilar el préstamo del libro electrónico al del libro tradicional

Se puede asimilar el préstamo del libro electrónico al del libro tradicional

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha concluido que puede equiparase el préstamo de libros electrónicos en bibliotecas publicas, al de los ejemplares impresos, protegiendo a los escritores y a sus derechos de autor. Se establece que el préstamo de un libro tradicional, no difiere en esencia del de un libro electrónico, en tanto en cuanto, este se ... Leer Más »

La pérdida de un diente en un délito de lesiones supone deformidad

La pérdida de un diente en un délito de lesiones supone deformidad

El Tribunal Supremo ha determinado que un délito de lesiones que provoca la perdida de los incisivos centrales es idóneo para integrar el concepto de deformidad. El Alto Tribunal entiende considera que los incisivos centrales ocupan la posición más visible en la boca, por lo que la oquedad que provoca su ausencia es más que llamativa, e idónea para integrar ... Leer Más »

Es posible anular un convenio colectivo negociado unicamente en la central

Es posible anular un convenio colectivo negociado unicamente en la central

El Tribunal Supremo ha anulado en una reciente sentencia un convenio colectivo, porque lo firmó el comité central y  la empresa pretendía aplicarlo a todas las delegaciones. El Alto Tribunal, analiza el ámbito del convenio impugnado poniendo de relieve que, pese a su denominación, el mismo se circunscribe a las relaciones laborales de los trabajadores en la Comunidad de Madrid ... Leer Más »

No cabe retracto arrendaticio en caso de división hereditaria

No cabe retracto arrendaticio en caso de división hereditaria

El Tribunal Supremo concluye en una reciente sentencia que el retracto de comuneros es preferente al arrendaticio. No es posible ejercitar acción de retracto cuando concurre división de inmueble común de naturaleza hereditaria. EL Alto Tribunal entiende que la inquilina recurrente no goza de derecho alguno de adquisición preferente, en tanto en cuanto la preferencia de retracto corresponde a los ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon