Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » La doctrina del consumo compartido no puede aplicarse a una asociación cannábica que se limita a distribuir la sustancia a un amplio número de personas
La doctrina del consumo compartido no puede aplicarse a una asociación cannábica que se limita a distribuir la sustancia a un amplio número de personas

La doctrina del consumo compartido no puede aplicarse a una asociación cannábica que se limita a distribuir la sustancia a un amplio número de personas

El Tribunal Supremo recuerda que para que la conducta de este tipo de grupos pueda considerarse no constitutiva de un delito contra la salud pública debe darse una serie de indicios que permitan considerarla como autoconsumo compartido

 

El Tribunal Supremo realiza un extenso repaso a la doctrina del consumo compartido, que considera atípica la conducta de quienes consumen sustancias estupefacientes en grupo, proporcionándose entre ellos los medios para el consumo, a modo similar que el autoconsumo personal, sin llegar a constituir un delito contra la salud pública.

En el caso, el alto tribunal resuelve un recurso interpuesto por el Ministerio Fiscal contra una sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que reputa no constitutivo de delito la actuación de los fundadores de un club de consumo de cannabis al que pertenecían más de dos mil socios, organizado e institucionalizado entre cuyas actividades más relevantes se situaba la distribución planificada de cannabis, obtenido de manera no esclarecida entre los afiliados, comprometiéndose a destinar la sustancia para su exclusivo consumo, en principio, en la sede social.

La Audiencia consideró los hechos no punibles al constituir una modalidad de autoconsumo compartido, así como al entender que se trataba de una conducta insignificante.

Para poder evaluar si se trata de una conducta de autoconsumo compartido, y por ello excluida del radio de acción del art. 638 CP, o si se trata en cambio de una organización dedicada a la facilitación de las sustancias a terceras personas, que integraría el delito, el Supremo realiza un profuso repaso a la doctrina del consumo compartido.

En primer lugar, en cuanto a la contraprestación económica, señala que un factor de identificación del consumo compartido que lo diferencia de la facilitación del consumo ajeno puede ser la exigencia de una contraprestación económica que vaya más allá del coste y que redunde en un beneficio. Pues, considera, el consumo compartido debería ser denominado como “compra compartida” o “bolsa común”.

Para que pueda considerarse que se trata consumo compartido, y por tanto atípico, debe estarse a determinados criterios orientadores –si bien deberá estarse siempre al caso concreto- como: el reducido número de personas que se agrupan informalmente con esa finalidad; el carácter cerrado del círculo; el consumo ordinariamente en recinto cerrado; de la intensidad de los vínculos y relaciones que permiten conocerse entre sí y tanto constatar los respectivos hábitos de consumo; como adquirir la certeza más allá del mero compromiso formal exteriorizado, de que el producto se destina en exclusiva a ese consumo individual de quienes se han agrupado. Además, la realización de otras actividades como cursos o charlas sobre la sustancia, realización de folletos informativos, etc. también puede permitir considerar la asociación como entidad diferenciada de aquella organización que se dedica al suministro de sustancias estupefacientes.

El Supremo recuerda que la doctrina de la atipicidad del consumo compartido “viene a mitigar la desmesurada amplitud que alcanzaría el tipo penal en caso de no ser interpretado en función de las necesidades estrictas de tutela del bien jurídico protegido, la salud pública.”

Por el contrario, sí será una conducta típica aquella que se concrete en organizar un sistema de cultivo o acopio de droga con la finalidad de repartirla o entregarla a terceras personas, aunque estas hayan debido incorporarse a una lista, club o asociación similar.

Finalmente, considera que la conducta de la asociación en cuestión es delictiva al tratarse de una facilitación de consumo a terceros, por limitarse su actuación a una distribución estructurada al servicio de un grupo amplísimo e indiscriminado de usuarios que se limitan a obtener la sustancia previo pago.

 

Puede consultar la sentencia completa en www.casosreales.com Marginal nº 70103904

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

No puede aplicarse a los despidos objetivos el artículo 110.4 de la LRJS

No puede aplicarse a los despidos objetivos el artículo 110.4 de la LRJS

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo ha declarado la improcedencia de un despido por no acreditarse la falta de liquidez que justificaría no poner a disposición del trabajador la indemnización legal. Asímismo, tampoco se admite un nuevo despido efectuado transcurrido el plazo de 7 días recogido en el artículo 110.4 de la LRJS. Se concluye que desde el punto y hora ... Leer Más »

El bien jurídico protegido en el delito de resistencia a la autoridad es la garantía de funcionamiento de los servicios y funciones públicas

El bien jurídico protegido en el delito de resistencia a la autoridad es la garantía de funcionamiento de los servicios y funciones públicas

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo ha establecido que el bien jurídico protegido, en el delito de resistencia a la autoridad, más que el tradicional principio de autoridad, lo constituye la garantía del buen funcionamiento de los servicios y funciones públicas. En este sentido, aunque la resistencia del art. 556 es de carácter pasivo, puede concurrir alguna manifestación de violencia ... Leer Más »

La responsabilidad civil de un padre por un delito de su hijo puede ser atenuada

La responsabilidad civil de un padre por un delito de su hijo puede ser atenuada

El Alto Tribunal, conforme al artículo 61.3, establece la posibilidad de moderar, que no exonerar, la responsabilidad cuando se acredite que los padres (o en su caso, los tutores o guardadores) no hubieren favorecido la conducta del menor con dolo o negligencia grave. Esta facultad de moderación debe ejercitarse además según los casos lo que exige analizar las concretas circunstancias que ... Leer Más »

No es abusiva una cláusula por la que los compradores renuncian al saneamiento por vicios ocultos

No es abusiva una cláusula por la que los compradores renuncian al saneamiento por vicios ocultos

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo,  confirma la sentencia que desestima la reclamación realizada por una mancomunidad de propietarios al Instituto de Viviendas de las Fuerzas Armadas, basándose en los daños del edificio. Los hechos que declara probados la sentencia recurrida ponen en evidencia la falta de relevancia de la cláusula de renuncia al saneamiento, puesto que no había ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon