Publicidad
Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » Publicar fotos de un personaje público en la terraza de un restaurante no está amparado por la libertad de información
Publicar fotos de un personaje público en la terraza de un restaurante no está amparado por la libertad de información

Publicar fotos de un personaje público en la terraza de un restaurante no está amparado por la libertad de información

El Tribunal Supremo recuerda que la intromisión sólo es legítima cuando haya consentimiento o se realice durante un acto público o en lugares abiertos al público y señala que la terraza del restaurante es un lugar privado

 

El Tribunal Supremo realiza en su sentencia del pasado 14 de septiembre de 2016 una ponderación del derecho a la propia imagen con el derecho a la libertad de información para ver si el primero se ha visto vulnerado por la publicación de unas fotografías en una revista de prensa rosa.

La revista recurrente, alegaba ante el alto tribunal que no se había ponderado adecuadamente el derecho a la libertad de información y libertad de expresión, pues debería haberse respetado la posición prevalente de los segundos, por “resultar esencial como garantía para la formación de una opinión pública libre e indispensable para el pluralismo político que exige el principio democrático”. Señalaba la recurrente además que prevalecen estos derechos cuando se trata de imágenes de personajes públicos y en lugares abiertos al público, donde no es necesario consentimiento.

Recuerda el alto tribunal que la intromisión en el derecho a la propia imagen solo podrá ser legítima cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen de capte durante un acto público o en lugares abiertos al público. De ese modo se podrá entender producida la excepción del art. 8.2 a) de la Ley Orgánica 1/1982, y legitimada la intromisión.

Sin embargo, en los hechos enjuiciados, las fotografías se tomaron en la terraza de un restaurante, lo cual, señala el Supremo, es un lugar privado, por lo que no se cumplen los requisitos para legitimar la intromisión en su derecho. Recuerda el Supremo que, como establece la sentencia de instancia “Por ser personaje con notoriedad pública su esfera de intimidad está reducida pero no hasta su total desaparición porque cualquiera tiene derecho a reservar parte de su intimidad, operando ello como límite al derecho de información.”

En cuanto al argumento referido por la publicación que sobre la “garantía para la formación de una opinión pública”, el Tribunal señala que, siendo que las fotografías versaban sobre la representación del aspecto físico de la demandante, “no se entiende desde una mínima lógica como puede contribuir a formar una opinión libre e indispensable para el pluralismo político que exige el principio democrático que una persona con notoriedad pública, conocida y merecida, aparezca en unas fotografías leyendo en una tumbona al lado de su pareja, ignorando además, el contenido de la lectura, a la que no alcanza la imagen”.

Recuerda el Supremo la jurisprudencia de la Sala al respecto en cuanto considera ilegítima la intromisión si la persona ha sido fotografiada “en un lugar no público o, también en un lugar público pero recóndito, apartado, de difícil acceso, buscado por la persona afectada para preservar la intimidad o determinados aspectos de su imagen”. Pues “la notoriedad pública de un personaje no le priva de mantener ámbitos reservados a su intimidad y de excluir del conocimiento público lo que concierne a su vida privada, sin que su conducta en lo que trasciende al exterior elimine el derecho a la intimidad de su vida privada. Tampoco supone que pierda el control sobre su imagen física, ya que se ha acreditado la inexistencia de consentimiento del recurrente a que se tomaran y divulgaran las fotos”.

Por todo ello, concluye el Supremo, en este caso la afectación del derecho a la propia imagen es relevante frente a la protección del derecho a la libertad de información, pues en este caso su objetivo no era otro que el de satisfacer la curiosidad por conocer la vida de otros.

 

 

 

Puede leer la sentencia completa en www.casosreales.es Marginal nº 70107430

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

La valoración de la prescripción siempre debe favorecer al reo

La valoración de la prescripción siempre debe favorecer al reo

En una reciente sentencia se ha establecido que los términos en que el instituto de la prescripción venga regulado han de ser interpretados con particular rigor en tanto que perjudiquen al reo, sin posibilidad de interpretaciones in malam parte de la normativa reguladora de la prescripción ( art. 25.1 CE ), que está al servicio de la seguridad jurídica de los ... Leer Más »

Los médicos podrán trabajar hasta los 70 años por cuestiones organizativas

Los médicos podrán trabajar hasta los 70 años por cuestiones organizativas

Se señala que el artículo 26.2 de la Ley 55/2003 no establece un derecho a la prórroga en el servicio activo hasta los setenta años de edad sino sólo una mera facultad de solicitarla condicionada al ejercicio por el Servicio de Salud –la Administración recurrida– de su potestad de autoorganización en función de sus necesidades articuladas en el marco de ... Leer Más »

Es un único delito la distribución de diferentes sustancias estupefacientes

Es un único delito la distribución de diferentes sustancias estupefacientes

Para su pena acudiremos a la calificación más grave, absorción, y en el marco del artículo 66 del Código Penal, valorar en fase de individualización la variedad de sustancias ocupadas o poseídas. La tenencia simultánea con fines de distribución de sustancias estupefacientes o psicotrópicas tanto de las que causan grave daño a la salud como de las que tienen una ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Logo Header Menu
Right Menu Icon

Comparte este artículo

¡Comparte este contenido con tus amigos!