Publicidad
Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » Publicar fotos de un personaje público en la terraza de un restaurante no está amparado por la libertad de información
Publicar fotos de un personaje público en la terraza de un restaurante no está amparado por la libertad de información

Publicar fotos de un personaje público en la terraza de un restaurante no está amparado por la libertad de información

El Tribunal Supremo recuerda que la intromisión sólo es legítima cuando haya consentimiento o se realice durante un acto público o en lugares abiertos al público y señala que la terraza del restaurante es un lugar privado

 

El Tribunal Supremo realiza en su sentencia del pasado 14 de septiembre de 2016 una ponderación del derecho a la propia imagen con el derecho a la libertad de información para ver si el primero se ha visto vulnerado por la publicación de unas fotografías en una revista de prensa rosa.

La revista recurrente, alegaba ante el alto tribunal que no se había ponderado adecuadamente el derecho a la libertad de información y libertad de expresión, pues debería haberse respetado la posición prevalente de los segundos, por “resultar esencial como garantía para la formación de una opinión pública libre e indispensable para el pluralismo político que exige el principio democrático”. Señalaba la recurrente además que prevalecen estos derechos cuando se trata de imágenes de personajes públicos y en lugares abiertos al público, donde no es necesario consentimiento.

Recuerda el alto tribunal que la intromisión en el derecho a la propia imagen solo podrá ser legítima cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen de capte durante un acto público o en lugares abiertos al público. De ese modo se podrá entender producida la excepción del art. 8.2 a) de la Ley Orgánica 1/1982, y legitimada la intromisión.

Sin embargo, en los hechos enjuiciados, las fotografías se tomaron en la terraza de un restaurante, lo cual, señala el Supremo, es un lugar privado, por lo que no se cumplen los requisitos para legitimar la intromisión en su derecho. Recuerda el Supremo que, como establece la sentencia de instancia “Por ser personaje con notoriedad pública su esfera de intimidad está reducida pero no hasta su total desaparición porque cualquiera tiene derecho a reservar parte de su intimidad, operando ello como límite al derecho de información.”

En cuanto al argumento referido por la publicación que sobre la “garantía para la formación de una opinión pública”, el Tribunal señala que, siendo que las fotografías versaban sobre la representación del aspecto físico de la demandante, “no se entiende desde una mínima lógica como puede contribuir a formar una opinión libre e indispensable para el pluralismo político que exige el principio democrático que una persona con notoriedad pública, conocida y merecida, aparezca en unas fotografías leyendo en una tumbona al lado de su pareja, ignorando además, el contenido de la lectura, a la que no alcanza la imagen”.

Recuerda el Supremo la jurisprudencia de la Sala al respecto en cuanto considera ilegítima la intromisión si la persona ha sido fotografiada “en un lugar no público o, también en un lugar público pero recóndito, apartado, de difícil acceso, buscado por la persona afectada para preservar la intimidad o determinados aspectos de su imagen”. Pues “la notoriedad pública de un personaje no le priva de mantener ámbitos reservados a su intimidad y de excluir del conocimiento público lo que concierne a su vida privada, sin que su conducta en lo que trasciende al exterior elimine el derecho a la intimidad de su vida privada. Tampoco supone que pierda el control sobre su imagen física, ya que se ha acreditado la inexistencia de consentimiento del recurrente a que se tomaran y divulgaran las fotos”.

Por todo ello, concluye el Supremo, en este caso la afectación del derecho a la propia imagen es relevante frente a la protección del derecho a la libertad de información, pues en este caso su objetivo no era otro que el de satisfacer la curiosidad por conocer la vida de otros.

 

 

 

Puede leer la sentencia completa en www.casosreales.es Marginal nº 70107430

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Obligación de ponderar el interés público vinculado a la protección medioambiental

Obligación de ponderar el interés público vinculado a la protección medioambiental

  Para decidir la solicitud de suspensión y dentro del ámbito permitido en una pieza separada de medidas cautelares, debe tenerse en cuenta que en principio el examen indiciarlo que en esta fase cabe realizar no lleva al grado suficiente de convencimiento sobre la concurrencia de una “apariencia de buen Derecho”, en cuanto al tema sustancial debatido, que justificara un ... Leer Más »

Condicionada la obtención del beneficio a la no impugnación del acuerdo de derivación de responsabilidad

Condicionada la obtención del beneficio a la no impugnación del acuerdo de derivación de responsabilidad

La sentencia de instancia atiende a los términos en los que se ha pronunciado el TEAC, que recordemos anula la declaración de responsabilidad subsidiaria del administrador por las deudas contraídas, y ordena se aplique el art. 41.4 de la LGT , esto es, «se dará trámite de conformidad al responsable en la propuesta de declaración de responsabilidad», desprendiéndose de los ... Leer Más »

Exigencia de que los medicamentos incluidos tengan el mismo principio activo

Exigencia de que los medicamentos incluidos tengan el mismo principio activo

Se impugna la Orden SSI/2160/2015, de actualización del sistema de precios de referencia de medicamentos en el Sistema Nacional de Salud, por razón de las infracciones, en concreto la demandante entiende que dicha Orden, como norma de desarrollo reglamentario, infringe las normas de cobertura ahí citadas por dos razones: 1º Porque forma conjuntos con medicamentos que no tienen el mismo ... Leer Más »

El parte amistoso de accidente es un documento mercantil

El parte amistoso de accidente es un documento mercantil

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo ha determinado que el parte amistoso de declaración de accidente dirigido a una compañía aseguradora para cobrar la indemnización correspondiente, es un documento que puede considerarse como mercantil en tanto que preconstituye la prueba y entra de lleno en un contrato de seguro de naturaleza mercantil. En este sentido, si la aceptación o ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon