Inicio » Artículos destacados » Edades en la ley penal
Edades en la ley penal

Edades en la ley penal

Por Ignacio Fuster-Fabra Y Jose Carlos Velasco. Socios de Fuster- Fabra Abogados

Sumario

  1. 1.    Introducción
  2. 2.    Ámbito de aplicación de la ley del menor
  • · Responsabilidad penal de los menores de catorce años
  • · Responsabilidad penal de las personas entre catorce y dieciocho años
  • · Responsabilidad penal de las  personas mayores de edad

 

  1. 3.  ¿Tiene realmente naturaleza penal la ley orgánica de responsabilidad de los menores?

: Cuando se trata de analizar la responsabilidad penal y el marco legal que se le aplica a las personas físicas no podemos obviar la idea que en el siglo pasado predetermino Mahatma Gandhi en su famosa sentencia “Es incorrecto e inmoral tratar de escapar de las consecuencias de los actos propios”, y es por ello que presente artículo tiene por objeto analizar las contingencias que surgen en la aplicación penal de las responsabilidades de las personas físicas según la edad de aplicación que tenga el sujeto en cuestión.

En primer lugar, y a efectos de una mayor comprensión del tema que nos ocupa, es necesario tener en cuenta que existen dos normas jurídico-penales que fundamentalmente se ocupan de atribuir la responsabilidad penal a las personas:

–      Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal.

–      Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, Reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores. (Ahora en adelante Ley del Menor)

Precisamente, desde el 13 de enero de  2001, fecha en la que entró en vigor la conocida Ley del Menor, han ido surgiendo numerosos casos que han hecho que la sociedad en general, y los juristas en particular, nos replanteemos si de verdad esta norma está teniendo efectividad plena o si, por el contrario, el sistema penal juvenil debe modificarse.

Algunos de los casos más públicamente conocidos son:

–      La violación de Baena.

–      La violación de Isla Cristina (Huelva).

–      El agresor de la Ballesta.

–      El asesinato de Sandra Palo.

–      El asesinato de Marta del Castillo.

 

  1. 1.    ÁMBITO DE APLICACIÓN DE LA LEY DEL MENOR

En cuanto a los destinatarios de la Ley del Menor, el art. 1.1. de la referida norma, establece que son todas aquellas personas mayores de catorce y menores de dieciocho años que hayan llevado a cabo una acción calificada como delito o falta[1] en el Código Penal o en las leyes especiales, serán enjuiciadas en el marco de la referida ley.

Así pues es destacable que la propia Ley diferencia cuatro bloques de edad, si bien es cierto que en la práctica jurídico-penal de la norma, se clasifica en tres categorías, las cuales se enumerarán a continuación y se comentarán posteriormente en sus respectivos apartados:

  1. Menores de 14 años (niños).
  2. Menores entre 14 y 18 años (menores).
  3. Mayores de 18 años (adultos).

1.1.      RESPONSABILIDAD PENAL DE LOS MENORES DE CATORCE AÑOS

En relación a la responsabilidad de los menores de catorce años, la cuestión principal es que aún cuando éstos ejecuten un hecho calificado como delito, no responderán conforme a la Ley Penal del Menor, sino que se les aplicará lo dispuesto en las normas sobre protección de menores previstas en el Código Civil y demás disposiciones vigentes, así lo estipula el artículo 3, el cual delimita:

Cuando el autor de los hechos mencionados en los artículos anteriores sea menor de catorce años, no se le exigirá responsabilidad con arreglo a la presente Ley, sino que se le aplicará lo dispuesto en las normas sobre protección de menores previstas en el Código Civil y demás disposiciones vigentes. El Ministerio Fiscal deberá remitir a la entidad pública de protección de menores testimonio de los particulares que considere precisos respecto al menor, a fin de valorar su situación, y dicha entidad habrá de promover las medidas de protección adecuadas a las circunstancias de aquél conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero.”

En este mismo sentido, otro dato importante que recoge la segunda parte del referenciado precepto, es que cuando un menor de catorce años comete un hecho delictivo, es el Fiscal quien valora la procedencia de enviar los particulares o recomendaciones que considere oportunos a la entidad pública de protección del menor; y además es importante tener en cuenta, que el referido envío se efectuará a favor de la entidad pública del lugar del domicilio del menor, y nunca al del lugar de comisión del hecho delictivo, en el caso de que fueran distintos.

Por ello es evidente que el legislador con la redacción de este precepto, ha pretendido imponer como límite de edad, un mínimo en los catorce años, a efecto de comenzar a exigir responsabilidades a los menores desde un punto predeterminado y exacto en términos jurídico-criminales.

Por ende, a efectos penales lo que nos indica, es que todas aquellas personas, menores de edad, que cometan un hecho ilícito y estén por debajo de ese umbral mínimo, es decir los catorce años, son inimputables.

Adicionalmente a lo expuesto en este apartado, cabe decir que el régimen jurídico de los menores de catorce años se compone de las siguientes normas:

–      La sección primera, Capítulo V, Título VII, del Libro I del Código Civil, que contiene la rúbrica “De la guarda y acogimiento de menores”, artículos 172 y siguientes del referido código.

–      Las normas sobre protección de menores dictadas por las respectivas Comunidades Autónomas.

–      Las normas sobre acogimiento de menores estipuladas en los artículos 12 y siguientes de la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor.

 

1.2.   RESPONSABILIDAD PENAL DE LAS PERSONAS ENTRE CATORCE Y DIECIOCHO AÑOS

A fin de determinar la responsabilidad penal de aquellas personas que a la hora de cometer un delito tuvieran entre catorce y dieciocho años de edad, es preciso acudir al art. 19 del Código Penal de 1995, el cual dispone lo siguiente:

Los menores de dieciocho años no serán responsables criminalmente con arreglo a este Código.

Cuando un menor de dicha edad cometa un hecho delictivo podrá ser responsable con arreglo a lo dispuesto en la ley que regule la responsabilidad penal del menor.”

Haciendo alusión al mencionado precepto, queda patente, que el legislador en aquel momento (cuando introdujo este precepto) se expresó de una forma ambigua, haciendo una remisión a otra norma penal, que entonces todavía se desconocía, motivo por el cual quizás no la incluyó expresamente.

Precisamente es el art. 1.1. de la Ley del Menor el que resuelve tal indeterminación, al expresar en su redacción lo siguiente:

Esta Ley se aplicará para exigir la responsabilidad de las personas mayores de catorce años y menores de dieciocho por la comisión de hechos tipificados como delitos o faltas en el Código Penal o las leyes penales especiales”.

En definitiva, todas aquellas personas menores de edad y mayores de catorce años que cometan un hecho delictivo serán responsables penalmente conforme a la Ley del Menor. Precisamente esta norma diferencia dos grupos dentro de este bloque de edad (mayores de catorce años y menores de dieciséis años, de un lado, y mayores de dieciséis y menores de dieciocho años, de otro), y todo ello con el objeto de establecer para cada uno de ellas diferencias en la duración de las medidas.

De este modo, recoge el art. 10 de la Ley del Menor lo siguiente:

  1. 1.  Cuando se trate de los hechos previstos en el apartado 2 del artículo anterior, el Juez, oído el Ministerio Fiscal, las partes personadas y el equipo técnico, actuará conforme a las reglas siguientes:

a)     si al tiempo de cometer los hechos el menor tuviere catorce o quince años de edad, la medida podrá alcanzar tres años de duración. Si se trata de prestaciones en beneficio de la comunidad, dicho máximo será de ciento cincuenta horas, y de doce fines de semana si la medida impuesta fuere la de permanencia de fin de semana.

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores

Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí .

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Cómo mejorar tu perfil de abogado a través del marketing legal

Cómo mejorar tu perfil de abogado a través del marketing legal

  Por Lucía Sicre. Directora de Sicre Comunicación*   * Agencia especializada en marketing para abogados         Es fácil entender que la abogacía se haya adentrado en Internet con cierto retraso con respecto a otros sectores. Hasta 2001 los abogados no podían utilizar la publicidad para ofrecer sus servicios, y hasta 1995 estaba prohibido incluso informar de forma ... Leer Más »

La unión hace la fuerza. La importancia de la comunicación en los despachos de abogados

La unión hace la fuerza. La importancia de la comunicación en los despachos de abogados

Por David Muro. Experto en Marketing y Comunicación para despachos de abogados   Vamos a ponernos ahora en esa misma situación de cambio obligado e incertidumbre dentro de otro despacho, pero cambiando la manera de hacer las cosas en materia de comunicación interna. Supongamos que se trata de un bufete tocado en sus ventas, incapaz de atraer a nueva clientela, un ... Leer Más »

La negociación, habilidad indispensable para el abogado del siglo XXI

La negociación, habilidad indispensable para el abogado del siglo XXI

Por Luis López de Castro Alonso. Socio director de López de Castro abogados   Los abogados por definición histórica estamos asociados al conflicto, La Real Academia de la Lengua Española define “Abogar como defender en juicio, por escrito o de palabra”.   Con el paso de los años y con el cambio sufrido en el sector legal en los últimos años, ... Leer Más »

Protección jurídica de la reventa de programas de ordenador

Protección jurídica de la reventa de programas de ordenador

 Por Jordi Bacaria Martrus. Abogado. Global Legaldata. Presidente de la Sección de derechos de propiedad intelectual y derechos de imagen. ICAB Planteamiento de la cuestión prejudicial   La Sentencia tiene su origen en una petición de decisión prejudicial por la Rīgas apgabaltiesas Krimināllietu tiesu kolēģija (Formación especial de la Sala de lo Penal del Tribunal Regional de Riga) en el ámbito ... Leer Más »

Domicilio a efectos de notificaciones, entrada y registro.

Domicilio a efectos de notificaciones, entrada y registro.

Por  Jesús Pérez Morilla. Abogado Cremades & Calvo-Sotelo Concepto de Domicilio. Tal y como hemos comentado anteriormente, dentro de encontramos ante una pluralidad de conceptos para definir el domicilio según su ámbito, podemos considerar genéricamente que el domicilio es el lugar donde cada persona constituye el centro de su vida y adquiere una gran relevancia para el mundo del derecho ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon