Publicidad
Inicio » Artículos destacados » El mediador concursal y la legislación de Segunda Oportunidad
El mediador concursal y la legislación de Segunda Oportunidad

El mediador concursal y la legislación de Segunda Oportunidad

Por Raimon Casanellas, Socio-Director de Insolnet Soluciones Concursales

El mediador concursal es el profesional nombrado en el acuerdo extrajudicial de pagos. Posteriormente, en el caso de que a aquel lo siga el denominado “concurso consecutivo”, será nombrado administrador concursal. La aceptación de dichos cargos supone la asunción de muchas y variadas funciones, tal como tendremos ocasión de analizar a continuación. Iniciaremos nuestra exposición centrándonos en la figura del mediador concursal en el acuerdo extrajudicial de pagos para, seguidamente, analizar sus funciones como administrador concursal.

1.- El mediador concursal en el acuerdo extrajudicial de pagos

En primer lugar, señalamos que para ser mediador concursal se precisa cumplir con los requisitos para ejercer de mediador (titulado universitario o de formación profesional superior con formación acreditada de mediador). Si pretende ser nombrado después en el concurso que le sigue, en su caso, el denominado “concurso consecutivo”, deberá reunir las condiciones para ser administrador concursal (economista, titulado mercantil, auditor o abogado con cinco años de experiencia, o bien una sociedad profesional que incluya profesionales de ambos ámbitos, el económico y el jurídico).

El mediador será nombrado de forma secuencial, entre los que figuran en la lista que obra en el Registro del Ministerio de Justicia, por el Registrador Mercantil o Cámara de Comercio, si el deudor es empresario o entidad inscribible, o por el notario, en caso contrario. Al aceptar el cargo, en el plazo máximo de cinco días deberá facilitar una dirección de correo electrónico que cumpla las condiciones de seguridad respecto la constancia de la transmisión y recepción de sus fechas y del contenido íntegro de las comunicaciones, de manera que pueda recibir comunicaciones y notificaciones y comunicarse con los acreedores.

Dentro de los diez días siguientes a la aceptación del cargo, deberá:

–       Comprobar la documentación aportada por el deudor y requerir la documentación complementaria que precise para completarla, subsanarla o corregirla.

–       Verificar los créditos .

–       Convocar al deudor y a sus acreedores, a una reunión a celebrar dentro delos 30 días siguientes a su convocatoria, si el deudor es persona natural no empresaria, o dentro de los dos meses siguientes a su aceptación en caso contrario.

Con una antelación mínima de quince días naturales a la fecha de la reunión, si el deudor es persona natural no empresaria, o de veinte días naturales, en caso contrario, les remitirá la propuesta de acuerdo, con el consentimiento del deudor. Si la propuesta es aceptada, el mediador concursal deberá elevarla a escritura pública y, si el deudor es empresario o entidad inscribible, presentará ante el Registro Mercantil copia de la escritura para cerrar el expediente. Si no se acepta la propuesta y el deudor sigue siendo insolvente, solicitará inmediatamente el concurso ante el Juzgado Mercantil, si éste es persona natural empresaria o persona jurídica o bien ante el Juzgado de Primera Instancia, si es persona natural no empresaria.

Ello también habrá debido realizarlo si a los diez días siguientes al envío de la propuesta a los acreedores, la mayoría del pasivo no ha querido seguir con la negociación. Asimismo, tiene también la obligación de ir verificando el cumplimiento del acuerdo, dado que en caso de incumplimiento debe solicitar también el concurso. Si el acuerdo es íntegramente cumplido, debe hacerlo constar en acta notarial e instar su publicación en el Registro Público Concursal.

En caso de que se declare el concurso consecutivo se seguirá el mismo por el procedimiento abreviado y será de liquidación, a no ser que el deudor sea empresario o persona jurídica.

2.- El mediador concursal en el concurso consecutivo

El mediador concursal presentará junto con la solicitud de concurso:

–       El informe a que se refiere el artículo 75 de la Ley Concursal.

–       Un plan de liquidación si el deudor es persona natural no empresaria, o una propuesta anticipada de convenio, en caso contrario.

–       Si se trata de concurso de persona natural, un informe sobre la concurrencia de los requisitos establecidos para la exoneración del pasivo insatisfecho y, en caso de que proceda, sobre la apertura de la sección de calificación.

El mediador concursal, si el Juez no nombra a otro profesional como administrador concursal, no podrá percibir más retribución “que la que le hubiera sido fijada en el expediente extrajudicial”. Ello supone una retribución ínfima. Así, por ejemplo, en caso de no aprobarse el acuerdo, que es lo habitual, para un patrimonio de un deudor persona natural sin actividad económica valorado en 100.000 euros y unas deudas de 200.000 euros, su retribución sería de 450 euros.

Las funciones del mediador concursal posteriores a la solicitud del concurso son múltiples y se encuentran detalladas en el art. 33 de la Ley Concursal. Destacamos las siguientes para el caso de concurso de persona natural no empresaria:

–       Sustituirle  en sus funciones de administración y disposición del patrimonio.

–       Remitir  a los acreedores el informe del art. 75 de la Ley Concursal, así como  sus impugnaciones y las contestaciones a dichas impugnaciones.

–       Rehabilitar los contratos de préstamo y demás de crédito. Destacamos entre ellos las de préstamos hipotecarios impagados, siempre que el impago de cuotas se haya producido dentro de los tres meses anteriores a la declaración de concurso.

–       Ejercer acciones rescisorias.

–       Modificar el orden de pago de los créditos contra la masa, según lo dispuesto en los arts. 84.3 y 176 bis.2 de la Ley Concursal.

–       Realizar la lista definitiva de acreedores e inventario definitivo y remitirlos a los acreedores.

–       Formular informes trimestrales de las operaciones de liquidación e informe final justificativo de las operaciones de liquidación (rendición de cuentas) y enviarlos a los acreedores.

–       Solicitar la conclusión del concurso.

 

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores

Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí .

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

El mantenimiento de la integridad del know-how empresarial mediante fórmulas contractuales y de cumplimiento legal

El mantenimiento de la integridad del know-how empresarial mediante fórmulas contractuales y de cumplimiento legal

Por  Antonia Lobo.Socia de Gros Monserrat Abogados  Juan Luis Contreras.Abogado de Gros Monserrat Abogados   Hasta que se proceda a realizar la trasposición de la Directiva 2016/943 sobre Secretos Comerciales, existen distintas formas y maneras para proteger el Know-How de nuestra compañía. Las referencias legales que el Derecho nos ofrece para definir qué se entiende por know-how, coinciden en la ... Leer Más »

El secreto profesional del abogado: límites y consecuencias de su vulneración

El secreto profesional del abogado: límites y consecuencias de su vulneración

Por Fernando Badenes Abogado de King & Wood Mallesons El secreto profesional del abogado constituye unos de los pilares en los que se asienta nuestro sistema jurídico. Coincidimos con los autores que se han pronunciado en la materia[i] en que garantiza y perpetúa no sólo la relación esencial de confianza que tiene que existir entre un cliente y su letrado, ... Leer Más »

Concurso de acreedores en las entidades deportivas

Concurso de acreedores en las entidades deportivas

Por César Gilo Gómez. Abogado. Doctor en Derecho SUMARIO: I. Planteamiento de la problemática. II. Contenido de la Disposición Adicional Segunda Bis de la Ley Concursal. III. ¿Qué deudas deben satisfacerse para no descender de categoría? Nuevo orden de prelación de créditos como consecuencia del artículo 192 del Reglamento de la Real Federación Española de Fútbol. IV. Soluciones: especial referencia ... Leer Más »

Los delitos contra los derechos de los trabajadores no generan responsabilidad penal para la persona jurídica

Los delitos contra los derechos de los trabajadores no generan responsabilidad penal para la persona jurídica

Negro sobre blanco una vez más. La reciente sentencia del Tribunal Supremo 121/2017, de 23 de febrero, aclara lo que era una evidencia para la inmensa mayoría de la jurisprudencia y de los académicos: los delitos contra los derechos de los trabajadores no generan responsabilidad penal de la persona jurídica (RPPJ), aunque sí puedan generarle la obligación civil de indemnizar ... Leer Más »

Caídas en la vía pública: la prueba en procesos seguidos por la responsabilidad patrimonial de los Ayuntamientos

Caídas en la vía pública: la prueba en procesos seguidos por la responsabilidad patrimonial de los Ayuntamientos

  Por Jordi Fontquerni i Bas. Procurador de los Tribunales En la vida práctica aparecen determinados hechos que no por ser supuestos repetidos en infinidad de ocasiones, pierden su importancia procesal, sino todo lo contrario, como ocurre con las caídas en la vía pública por parte de usuarios de la misma. Cada día es más relevante la posición procesal de ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon