Publicidad
Inicio » Artículos destacados » La fiscalidad medioambiental
La fiscalidad medioambiental

La fiscalidad medioambiental

Por Jordi Fontquerni. Procurador 

 

El agua, conjuntamente con el aire y la tierra, conforman los elementos más importantes de medio ambiente. La relación que tiene la persona con estos tres elementos naturales es permanente y constante, lo que ha provocado de forma sistemática no ya el uso racional de los mismos, sino la progresiva destrucción de la naturaleza debido, entre otros factores, al crecimiento industrial de nuestra sociedad, lo que hace difícil la necesaria compaginación entre industrialización y defensa de la naturaleza.

De los distintos sistemas que han aparecido tanto en nuestro Derecho como en el Derecho comparado, a efectos de proteger la naturaleza, vamos a analizar la posibilidad de que el Derecho Tributario pueda ser también utilizado en el Derecho Medio Ambiental, con las dificultades técnicas y jurídicas que ello puede suponer, pues, por una parte aparece la extrafiscalidad y por otra la consideración jurídica de las figuras tributarias, que a pesar del tiempo en que nos encontramos dista mucho de estar totalmente esclarecida, pues a toda la colección de figuras tributarias también pueden considerarse la existencia de Impuestos Especiales en la protección del medio ambiente.

El principio “quien contamina paga” que ha venido considerándose como el principio básico de la tributación medio ambiental, no ha producido los beneficios sociales que se esperaba del mismo, pues en la actualidad debe superarse el contenido y finalidad de dicho principio,  en el sentido de  reducir su aplicación al agente contaminador como si de una sanción administrativa se tratara, o bien, como si se tratara de obtener una licencia para poder contaminar, que es lo que en realidad ha ocurrido en numerosas ocasiones, produce siempre efectos contradictorios,  pues el agente contaminador, o susceptible de contaminar puede llegar a pensar que si paga puede contaminar, con lo que la protección al medio ambiente es prácticamente nula.

Se puede contaminar solamente en los niveles mínimos que se establezcan para cada caso, pues el uso del agua genera siempre aguas residuales que posteriormente necesitarán un tratamiento de reciclaje, tanto a nivel privado como público. A mayor carga contaminante, mayor debería ser la contribución impositiva del sujeto pasivo. La aplicación simple de dicho principio ha contribuido, en buena medida, a la destrucción de la naturaleza, pues al exigirse sin las garantías y límites mínimos de contaminación, ha sido asimilado a la compra del poder de contaminar el medio ambiente, con las consecuencias nocivas que ello ha producido en esta materia. También puede entenderse dicho principio en el sentido de que los costes de la contaminación debe abonarlos quien los produce, con los correspondientes efectos disuasorios para el agente contaminador que, ante la carga impositiva deberá disminuir progresivamente la contaminación que produce. Ahora bien, si el que contamina paga, el que no contamine no debe pagar, de ahí la limitación de este principio medio ambiental, que solamente contempla un aspecto de la protección de la naturaleza, debiendo aplicarse también en el sentido indicado de primar o favorecer con la  exención fiscal correspondiente a quien no contamina, pues en caso contrario, no existe estímulo alguno en la no contaminación.

Dentro del complejo marco  del Derecho Tributario, que ha permitido configurar todo un sistema que inicialmente ha pretendido allegar fondos con el fin de conseguir el sostenimiento de los gastos públicos, esto es, poder satisfacer el interés general, debemos analizar si es posible la adaptación de los tributos a esta exigencia indicada anteriormente, en el sentido de utilizar el sistema tributario para defender el medio ambiente, destacar de este modo, un único fin a diferencia de la conceptuación tradicional del tributo.

En consecuencia, no cabe excluir la protección del medio ambiente de los fines generales que fundamentan la imposición tributaria, pues no sólo el mandato constitucional anteriormente indicado, sino también la propia existencia de la vida puede ser objeto de vulneración. Por ello, es necesario que los ingresos que se obtengan en función de un determinado hecho imponible, como es en el presente caso, el impuesto sobre el agua, repercutan posteriormente de forma directa en beneficio de la misma comunidad favoreciendo, en principio, el mismo medio ambiente, y posteriormente, de una forma indirecta, que también se beneficie la propia comunidad en función de una disminución de los tipos impositivos de otras figuras tributarias, tal como se indica más adelante.  Sobre este aspecto, conviene recordar el contenido del artículo 2 de la  Ley 58/2003, General Tributaria, que dispone lo siguiente:

Los tributos, además de ser medios para obtener los recursos necesarios para el sostenimiento de los gastos públicos, podrán servir como instrumentos de la política económica general y atender a la realización de los principios y fines contenidos en la Constitución.

Ello significa, entre otras cosas, que la finalidad básica y principal de los tributos, es, tal como se ha indicado anteriormente, recaudar ingresos públicos, pero ello no impide el reconocimiento legal de otras finalidades, que, por lo que ahora nos interesa debemos destacar el ser instrumentos de la política económica general. Y entre dichos fines, es obvio que también pueden y deben incluirse los que se refieren a la protección del medio ambiente, tal como se demostrará a continuación. No en vano el artículo 45 de la Constitución reconoce el derecho a disfrutar un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo.

La utilización del sistema tributario en la defensa del medio ambiente, hasta ahora, ha permitido la configuración de unas figuras tributarias sospechosas de parafiscalidad, lo cual ha contribuido al fracaso del sistema, pues al obligado tributario no le era indiferente la posible vulneración del principio de capacidad económica e incluso del principio de legalidad, por no decir de la propia finalidad constitucional de los tributos, pues estos no pueden ni deben ser configurados para corregir determinadas conductas de los particulares, tanto sean personas físicas como jurídicas.

La utilización de los tributos con esos fines pseudo educativos suponen siempre una modificación grosera de los fines del tributo en general, y de los principios que configuran el sistema tributario en particular. No obstante, los denominados tributos medio ambientales o ecológicos pueden tener dos claros ejemplos: en primer lugar, tratar de compensar los costes sociales que se derivan de la contaminación como consecuencia de la actividad que lleva a cabo el sujeto pasivo, y, en segundo lugar, el fomento en la utilización de tecnologías limpias que traten de evitar o impiden la contaminación del medio ambiente. En el primer aspecto se podrían incluir las tasas y contribuciones especiales, que normalmente se encuentran en la denominación tradicional de cánones, y en el segundo deberían incluirse los impuestos, pero caracterizados por una finalidad extrafiscal.

No puede caber la menor duda que si se imponen determinadas cargas fiscales en la explotación de los recursos naturales, como ocurre con el agua, en poco tiempo se deberá haber conseguido un uso más racional y debido de dicho elemento medio ambiental. Esa carga fiscal debe servir no solo para recordar al usuario del agua que, ésta es escasa y necesaria para la vida, sino también para encarecerla y evitar, de este modo, el uso abusivo del agua, que tanto se puede manifestar en la utilización de la misma, como en la contaminación como consecuencia de vertidos de aguas residuales.

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores

Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí .

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

¿Puede mi expareja prohibirme hacer planes con mis hijos este verano?

¿Puede mi expareja prohibirme hacer planes con mis hijos este verano?

Anna Salort, especialista en Derecho de Familia en ABA Abogadas. Al llegar las vacaciones, muchos padres separados organizan diferentes planes con sus hijos. Esto, que normalmente no trae problemas, sí puede llegar a tenerlos si el otro progenitor se opone a ese plan. Pero, ¿puede tu expareja prohibirte hacer tus propios planes con tus hijos? Desde ABA Abogadas, la letrada ... Leer Más »

La economía colaborativa y el derecho del trabajo

La economía colaborativa y el derecho del trabajo

Por  Manel Hernàndez Montuenga. Socio y Director de Oficina de Barcelona de Sagardoy Abogados   EN BREVE: Bajo el concepto de economía colaborativa se incardinan nuevos modelos de organizaciones cuyo objetivo general es conectar diferentes tipos de demandas de servicios directamente con el proveedor de los mismos. El origen de este modelo está ligado a dos hitos muy concretos: la ... Leer Más »

A vueltas con el despido en situación de incapacidad temporal

A vueltas con el despido en situación de incapacidad temporal

Por Àlex Santacana i Folgueroles – Socio Departamento Derecho Laboral de Roca Junyent Hace pocos meses, el Juzgado Social 33 de Barcelona, sacudió al mundo laboral son su ya conocida sentencia de 23 de diciembre de 2016, en la que declaraba el despido de un trabajador en situación de incapacidad temporal (IT) como nulo, modificando con ello el criterio consolidado, salvo en ... Leer Más »

Las sociedades inactivas con deudas pueden cancelarse en el Registro Mercantil

Las sociedades inactivas con deudas pueden cancelarse en el Registro Mercantil

Fernando J. García –Socio Área Mercantil en AGM Abogados – Barcelona La Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN Resoluciones de 29/4/2011 y 1/8/2016) tiene declarado que en el ámbito estrictamente registral no existe norma alguna que supedite la cancelación de los asientos registrales de una sociedad a que carezca de activo o a que haya sido previamente ... Leer Más »

El TS confirma la posibilidad de aplicación analógica de algunos pactos del contrato de agencia al contrato de distribución

El TS confirma la posibilidad de aplicación analógica de algunos pactos del contrato de agencia al contrato de distribución

Por Fernando J. García Socio Área Mercantil AGM Abogados – Barcelona Comentario a propósito de la TS (Sala de lo Civil, Sección 1ª) Sentencia num. 317/2017 de 19 mayo.   En nuestro sistema de Derecho español, los contratos de agencia disponen de una regulación específica en la Ley 12/1992, de 27 mayo, sobre contrato de agencia. Sin embargo los contratos ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon