Inicio » Artículos destacados » ¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una sentencia contencioso-administrativa?
¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una sentencia contencioso-administrativa?

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una sentencia contencioso-administrativa?

Por Fernando Mingo. Abogado del área de contencioso, público y regulatorio de Pérez-Llorca Abogados

El presente artículo, sin pretender ser una solución definitiva, persigue ofrecer un panorama general sobre la ejecución de sentencias contencioso-administrativas, describiendo: (i) las actuaciones de “resistencia” más habituales que puede desplegar la Administración condenada, y (ii) las posibles actuaciones a realizar por el letrado de la parte ejecutante, para conseguir acelerar la ejecución.

1.    Introducción

La ejecución de sentencias en el orden contencioso-administrativo es una cuestión frecuentemente problemática. La Administración condenada suele mostrar resistencia a cumplir aquellas sentencias que, finalmente, han considerado que la actuación administrativa recurrida resultaba contraria a Derecho.

Este fenómeno tiene lugar, paradójicamente, cuando la Administración tiene un deber constitucional de sometimiento pleno a la Ley y al Derecho (artículo 103 de la Constitución Española), que teóricamente debería derivar en una ejecución inmediata de las resoluciones judiciales.

A efectos procesales, el resultado práctico es una marcada dilación de la ejecución de las sentencias en el orden contencioso-administrativo. Si la Administración condenada no quiere cumplir voluntariamente, la fase de ejecución puede extenderse durante años.

Analizamos separadamente la problemática de: (i) la ejecución de las sentencias de condena pecuniaria y (ii) la ejecución de sentencias que imponen a la Administración una obligación de hacer o de no hacer, dado que las actuaciones a realizar difieren notablemente en cada caso.

2.    Ejecución de sentencias de condena pecuniaria

El artículo 106 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa (“LJCA”) regula la ejecución de las sentencias de condena pecuniaria. En principio, con arreglo a la propia regulación del artículo 106 LJCA, la ejecución de estas sentencias debería ser sencilla:

(i)            El apartado 1 señala que, cuando la Administración fuera condenada al pago de una cantidad líquida, el pago de dicha cantidad deberá ser realizado en todo caso en el plazo de tres (3) meses desde la notificación de la sentencia.

(ii)           El apartado 3 señala que, una vez transcurrido este plazo de tres (3) meses, la parte interesada podrá solicitar la ejecución forzosa de la sentencia.

Ahora bien, las previsiones del artículo 106 LJCA chocan contra la realidad de la difícil situación financiera de la Administración y, muy particularmente, de la Administración Local, que tiene una muy reducida disponibilidad presupuestaria.

Adicionalmente, la mayor parte de los bienes de la Administración Local están legalmente protegidos frente a procedimientos de ejecución. Así, el artículo 173.2 del Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, que aprueba el Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, prohíbe a los órganos judiciales despachar mandamientos de ejecución o dictar providencias de embargo contra la Hacienda Local “excepto cuando se trate de bienes patrimoniales no afectados a un uso o servicio público”.

El Tribunal Constitucional, en la Sentencia 166/1998, de 15 de julio, ha señalado que un bien está afectado a un uso o servicio público, cuando dicho bien constituye el “soporte material” de la actividad pública. Este criterio constitucional determina que, en la práctica, la mayor parte de los bienes de la Administracion Local estarán afectados a un uso o servicio público.

Esto plantea una dificultad adicional para el ejecutante: tener que localizar bienes patrimoniales específicos, sobre los que se pueda despachar ejecución. Esta localización, en principio, puede ser realizada por el propio Juzgado encargado de la ejecución, pero la sobrecarga de trabajo de los órganos jurisdiccionales provoca considerables demoras, de meses o incluso años.

En esta situación de protección legal frente a los procedimientos de ejecución, la forma más eficaz de conseguir el cumplimiento de la sentencia de condena pecuniaria consiste en incrementar el importe de la deuda reclamada, adicionando intereses de demora. A este respecto, podemos destacar tres (3) actuaciones de utilidad en procedimientos de ejecución forzosa:

(i)            Si se está reclamando el pago de certificaciones de obra o facturas, las mismas devengarán el interés de demora establecido por la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, de lucha contra la morosidad, aun después de haberse emitido la sentencia. El interés de demora de la Ley 3/2004 actualmente vigente asciende a un 8,05%.

(ii)           Si se está reclamando una deuda no comercial (por ejemplo, una indemnización de daños y perjuicios reconocida en sentencia) puede solicitarse ante el Juzgado la aplicación del interés por mora procesal, correspondiente al interés legal del dinero más dos (2) puntos porcentuales, según el artículo 106.3 LJCA. El interés legal del dinero actualmente vigente es del 3,50%, lo que sitúa el interés por mora procesal en un 5,50%.

(iii)          Si la Administración condenada realiza un pago parcial, pero no total, puede ser relevante solicitar la aplicación del artículo 1.173 del Código Civil, que señala que: “si la deuda produce interés, no podrá estimarse el pago por cuenta del capital mientras no estén cubiertos los intereses”, de manera que dicho pago parcial se impute en primer lugar a los intereses devengados, pero no al principal de la deuda.

Adicionalmente, puede ser útil contratar a profesionales especializados en localizar bienes, para así poder indicar directamente al Juzgado bienes patrimoniales (no afectados a un uso o servicio público) contra los que sí que resultaría posible trabar ejecución.

3.    Ejecución de sentencias de condena no pecuniaria

Las sentencias de condena no pecuniaria, que imponen una obligación de hacer o de no hacer, son las que presentan una mayor dificultad para su ejecución, dado que ofrecen un considerable margen de apreciación a la Administración condenada sobre qué hay que hacer “exactamente” para cumplir la sentencia, siendo habitual la discrepancia entre la postura de la Administración y la del administrado.

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores
Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí
Por tan solo 9,9€/mes (IVA no incluido)

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Franquiciador y franquiciado: dos caras de una misma moneda

Franquiciador y franquiciado: dos caras de una misma moneda

Santos Agrela Páez. Socio de PROCER Abogados y Asesores Modelo de negocio preestablecido Cuando se valora la opción de abrir un negocio, es extraño a quien no se le pasa por la cabeza la opción de la franquicia. Normalmente, su visibilidad como marca es muy superior a otro tipo de negocios, su expansión y presencia es elevada y eso nos hace ... Leer Más »

El contrato de compraventa de acciones

El contrato de compraventa de acciones

  Irene Terrazas Negro. Abogada en Mariscal Abogados    El contrato de compraventa de acciones cuya denominación anglosajona es Share Purchase Agreement (“SPA”), es uno de los negocios jurídicos por excelencia en virtud del cual se produce la adquisición de una sociedad mercantil. Su finalidad principal es el traspaso del control de una sociedad, que engloba el conjunto de derechos ... Leer Más »

La intromisión ilegítima virtual: ¿necesaria modificación del dies a quo del plazo de caducidad?

La intromisión ilegítima virtual: ¿necesaria modificación del dies a quo del plazo de caducidad?

Mario Bonacho Caballero. Abogado en Departamento de Honor, Intimidad y Propia Imagen y Departamento de Nuevas Tecnologías de AVERUM Abogados   SUMARIO Consideraciones generales O. 1/1982, de 5 de mayo Vs Viralización de redes sociales y webs Daño duradero y daño continuado Intromisiones ilegitimas virtuales: En el derecho al honor En el derecho a la intimidad En el derecho a ... Leer Más »

Las operaciones complejas en el IVA: ¿Independientes o accesorias?

Las operaciones complejas en el IVA: ¿Independientes o accesorias?

Ekaitz Cascante y Alejandra Flores. Abogados Fiscal de Pérez-Llorca   En un mundo globalizado como el actual resulta cada vez más habitual la ejecución de operaciones en el tráfico mercantil cuya complejidad es tal que la calificación jurídica de las mismas resulta extremadamente complicada, en algunos casos por tratarse de operaciones que engloban una multiplicidad de servicios y, en otros ... Leer Más »

Modificación de las conclusiones provisionales tras la práctica de la prueba en el acto del juicio oral

Modificación de las conclusiones provisionales tras la práctica de la prueba en el acto del juicio oral

Modificación de las conclusiones provisionales tras la práctica de la prueba en el acto del juicio oral Autores: Manuel Gómez Hernández. Miguel Ángel Morillas de la Torre. Manuel Moldes Martínez. Abogados del departamento de Penal Medina Cuadros EN BREVE: Vamos a echar un rápido vistazo a los ítems del procedimiento penal previos al momento de decidir si se deben o ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon