Publicidad
Inicio » Artículos destacados » ¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una sentencia contencioso-administrativa?
¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una sentencia contencioso-administrativa?

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una sentencia contencioso-administrativa?

Por Fernando Mingo. Abogado del área de contencioso, público y regulatorio de Pérez-Llorca Abogados

El presente artículo, sin pretender ser una solución definitiva, persigue ofrecer un panorama general sobre la ejecución de sentencias contencioso-administrativas, describiendo: (i) las actuaciones de “resistencia” más habituales que puede desplegar la Administración condenada, y (ii) las posibles actuaciones a realizar por el letrado de la parte ejecutante, para conseguir acelerar la ejecución.

1.    Introducción

La ejecución de sentencias en el orden contencioso-administrativo es una cuestión frecuentemente problemática. La Administración condenada suele mostrar resistencia a cumplir aquellas sentencias que, finalmente, han considerado que la actuación administrativa recurrida resultaba contraria a Derecho.

Este fenómeno tiene lugar, paradójicamente, cuando la Administración tiene un deber constitucional de sometimiento pleno a la Ley y al Derecho (artículo 103 de la Constitución Española), que teóricamente debería derivar en una ejecución inmediata de las resoluciones judiciales.

A efectos procesales, el resultado práctico es una marcada dilación de la ejecución de las sentencias en el orden contencioso-administrativo. Si la Administración condenada no quiere cumplir voluntariamente, la fase de ejecución puede extenderse durante años.

Analizamos separadamente la problemática de: (i) la ejecución de las sentencias de condena pecuniaria y (ii) la ejecución de sentencias que imponen a la Administración una obligación de hacer o de no hacer, dado que las actuaciones a realizar difieren notablemente en cada caso.

2.    Ejecución de sentencias de condena pecuniaria

El artículo 106 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa (“LJCA”) regula la ejecución de las sentencias de condena pecuniaria. En principio, con arreglo a la propia regulación del artículo 106 LJCA, la ejecución de estas sentencias debería ser sencilla:

(i)            El apartado 1 señala que, cuando la Administración fuera condenada al pago de una cantidad líquida, el pago de dicha cantidad deberá ser realizado en todo caso en el plazo de tres (3) meses desde la notificación de la sentencia.

(ii)           El apartado 3 señala que, una vez transcurrido este plazo de tres (3) meses, la parte interesada podrá solicitar la ejecución forzosa de la sentencia.

Ahora bien, las previsiones del artículo 106 LJCA chocan contra la realidad de la difícil situación financiera de la Administración y, muy particularmente, de la Administración Local, que tiene una muy reducida disponibilidad presupuestaria.

Adicionalmente, la mayor parte de los bienes de la Administración Local están legalmente protegidos frente a procedimientos de ejecución. Así, el artículo 173.2 del Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, que aprueba el Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, prohíbe a los órganos judiciales despachar mandamientos de ejecución o dictar providencias de embargo contra la Hacienda Local “excepto cuando se trate de bienes patrimoniales no afectados a un uso o servicio público”.

El Tribunal Constitucional, en la Sentencia 166/1998, de 15 de julio, ha señalado que un bien está afectado a un uso o servicio público, cuando dicho bien constituye el “soporte material” de la actividad pública. Este criterio constitucional determina que, en la práctica, la mayor parte de los bienes de la Administracion Local estarán afectados a un uso o servicio público.

Esto plantea una dificultad adicional para el ejecutante: tener que localizar bienes patrimoniales específicos, sobre los que se pueda despachar ejecución. Esta localización, en principio, puede ser realizada por el propio Juzgado encargado de la ejecución, pero la sobrecarga de trabajo de los órganos jurisdiccionales provoca considerables demoras, de meses o incluso años.

En esta situación de protección legal frente a los procedimientos de ejecución, la forma más eficaz de conseguir el cumplimiento de la sentencia de condena pecuniaria consiste en incrementar el importe de la deuda reclamada, adicionando intereses de demora. A este respecto, podemos destacar tres (3) actuaciones de utilidad en procedimientos de ejecución forzosa:

(i)            Si se está reclamando el pago de certificaciones de obra o facturas, las mismas devengarán el interés de demora establecido por la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, de lucha contra la morosidad, aun después de haberse emitido la sentencia. El interés de demora de la Ley 3/2004 actualmente vigente asciende a un 8,05%.

(ii)           Si se está reclamando una deuda no comercial (por ejemplo, una indemnización de daños y perjuicios reconocida en sentencia) puede solicitarse ante el Juzgado la aplicación del interés por mora procesal, correspondiente al interés legal del dinero más dos (2) puntos porcentuales, según el artículo 106.3 LJCA. El interés legal del dinero actualmente vigente es del 3,50%, lo que sitúa el interés por mora procesal en un 5,50%.

(iii)          Si la Administración condenada realiza un pago parcial, pero no total, puede ser relevante solicitar la aplicación del artículo 1.173 del Código Civil, que señala que: “si la deuda produce interés, no podrá estimarse el pago por cuenta del capital mientras no estén cubiertos los intereses”, de manera que dicho pago parcial se impute en primer lugar a los intereses devengados, pero no al principal de la deuda.

Adicionalmente, puede ser útil contratar a profesionales especializados en localizar bienes, para así poder indicar directamente al Juzgado bienes patrimoniales (no afectados a un uso o servicio público) contra los que sí que resultaría posible trabar ejecución.

3.    Ejecución de sentencias de condena no pecuniaria

Las sentencias de condena no pecuniaria, que imponen una obligación de hacer o de no hacer, son las que presentan una mayor dificultad para su ejecución, dado que ofrecen un considerable margen de apreciación a la Administración condenada sobre qué hay que hacer “exactamente” para cumplir la sentencia, siendo habitual la discrepancia entre la postura de la Administración y la del administrado.

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores

Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí .

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

¿Puede mi expareja prohibirme hacer planes con mis hijos este verano?

¿Puede mi expareja prohibirme hacer planes con mis hijos este verano?

Anna Salort, especialista en Derecho de Familia en ABA Abogadas. Al llegar las vacaciones, muchos padres separados organizan diferentes planes con sus hijos. Esto, que normalmente no trae problemas, sí puede llegar a tenerlos si el otro progenitor se opone a ese plan. Pero, ¿puede tu expareja prohibirte hacer tus propios planes con tus hijos? Desde ABA Abogadas, la letrada ... Leer Más »

La economía colaborativa y el derecho del trabajo

La economía colaborativa y el derecho del trabajo

Por  Manel Hernàndez Montuenga. Socio y Director de Oficina de Barcelona de Sagardoy Abogados   EN BREVE: Bajo el concepto de economía colaborativa se incardinan nuevos modelos de organizaciones cuyo objetivo general es conectar diferentes tipos de demandas de servicios directamente con el proveedor de los mismos. El origen de este modelo está ligado a dos hitos muy concretos: la ... Leer Más »

A vueltas con el despido en situación de incapacidad temporal

A vueltas con el despido en situación de incapacidad temporal

Por Àlex Santacana i Folgueroles – Socio Departamento Derecho Laboral de Roca Junyent Hace pocos meses, el Juzgado Social 33 de Barcelona, sacudió al mundo laboral son su ya conocida sentencia de 23 de diciembre de 2016, en la que declaraba el despido de un trabajador en situación de incapacidad temporal (IT) como nulo, modificando con ello el criterio consolidado, salvo en ... Leer Más »

Las sociedades inactivas con deudas pueden cancelarse en el Registro Mercantil

Las sociedades inactivas con deudas pueden cancelarse en el Registro Mercantil

Fernando J. García –Socio Área Mercantil en AGM Abogados – Barcelona La Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN Resoluciones de 29/4/2011 y 1/8/2016) tiene declarado que en el ámbito estrictamente registral no existe norma alguna que supedite la cancelación de los asientos registrales de una sociedad a que carezca de activo o a que haya sido previamente ... Leer Más »

El TS confirma la posibilidad de aplicación analógica de algunos pactos del contrato de agencia al contrato de distribución

El TS confirma la posibilidad de aplicación analógica de algunos pactos del contrato de agencia al contrato de distribución

Por Fernando J. García Socio Área Mercantil AGM Abogados – Barcelona Comentario a propósito de la TS (Sala de lo Civil, Sección 1ª) Sentencia num. 317/2017 de 19 mayo.   En nuestro sistema de Derecho español, los contratos de agencia disponen de una regulación específica en la Ley 12/1992, de 27 mayo, sobre contrato de agencia. Sin embargo los contratos ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon
  • Contacto
  • Acceso Suscriptores