Inicio » Editorial » La Buena Fe
La Buena Fe

La Buena Fe

 

Los ciudadanos intuyen enseguida que la buena fe es algo conveniente y socialmente muy útil. Y esta visión intuitiva es acertada, pero cuando se inquiere lo que operativamente es en Derecho la buena fe surge la indeclinable necesidad de un análisis y una precisión, que exige la heterogeneidad del concepto: Así, la buena fe, se nos muestra:

 

    1. Como una cualidad del conocimiento personal, concretamente la ignorancia o desconocimiento de un defecto que afecta a un derecho o a una relación jurídica. Tiene buena fe quien no sabe, ignora (humanamente invenciblemente) la existencia de un defecto que obsta a la eficacia de la constitución de una relación jurídica. Se trata pues de una cualidad del conocimiento y como tal interna, íntima, y de detectación difícil.
    2. Por esto, por ser una cualidad de la mente (el desconocimiento) esta buena fe (o sea este “desconocer” no saber) se presume. Esta es la buena fe, que se menciona en el art. 34 de la L.H.
  • También buena fe es la perceptible ante la presencia de un hacer, de un comportamiento externo fáctico y como tal perceptible fácilmente, es decir, es buena fe la calidad (corrección, “civiliter”) de un comportamiento, de una conducta, de un hacer del sujeto; esta buena fe se manifiesta externamente de manera fácil. A ella, a esta conducta, se refiere el art. 7 del Código civil. Tiene buena fe el que es correcto (según la ley, la moral y las buenas costumbres) en su hacer.

 

 

Cabe pues concluir que quien tiene buena fe, ora sea aquella que se detecta como una cualidad del conocimiento (apartado anterior A) ora sea aquella que se muestra con la corrección de su conducta o comportamiento (anterior apartado B) goza de una singular protección jurídica.

 

Y vale la pena ser ciudadano de buena fe.

 

José Juan Pintó Ruiz. Doctor en Derecho – Abogado

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores
Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí
Por tan solo 9,9€/mes (IVA no incluido)

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Facultad de disposición

La gratitud

La gratitud

  Decía el Notario Faus que la gratitud no es solamente un deber moral, sino que es también un deber jurídico cuya operancia se muestra ya ahora en situaciones determinadas. El anciano, el “mayor” siente la necesidad de ser atendido, comprendido, de “relacionarse” con sus familiares, especialmente con sus descendientes. No se trata solo de no ofender, no dañar, ni ... Leer Más »

EL ADN

EL ADN

  El diario LA LEY (Semanal 178.17 al 24 de abril de 2016) alertaba sobre la dispuesta recogida de ADN en el CP (art. 129 bis) en un serio y documentado estudio de Pedro Lacal y Puerto Solar. Si el ADN guarda una información determinante de las características de un organismo y sus funciones, características que mediante tal ADN se ... Leer Más »

La muerte: su realidad y alcance

La muerte: su realidad y alcance

Es bien cierto que la muerte comporta la destrucción del cuerpo humano. Y tal destrucción sabemos que ocurrirá inevitablemente, pero no sabemos cuándo (“certus an, incertus quando”). Y tal destrucción del cuerpo solo comporta esto: su propia destrucción, sin que ello genere necesariamente algo más (Cc art. 4), cual sería la destrucción de algo distinto; El hombre alude a su ... Leer Más »

El cambio de domicilio y la movilidad incluso transfronteriza de las sociedades

El cambio de domicilio y la movilidad incluso transfronteriza de las sociedades

Un aleccionador artículo que aparece en la revista Notario del siglo XXI (diciembre 2017 núm. 76, pág. 168) da cumplida cuenta de las propuestas del Congreso de los Notarios de Europa (celebrado en Santiago de Compostela) sobre la movilidad transfronteriza de las sociedades. Y es que la movilidad del domicilio social en el seno de España es tan posible que ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon