Inicio » Editorial » SOPLAN NUEVOS VIENTOS PARA LA ABOGACIA. ¡ Y TANTO!

SOPLAN NUEVOS VIENTOS PARA LA ABOGACIA. ¡ Y TANTO!

  Carlos era un chico muy espabiladillo que siempre quiso ser abogado, igual que su padre y que su abuelo. Para ello estudiaba con ahínco los farragosos apuntes que dictaban los profesores en la universidad y disfrutaba especialmente con algunas clases, como la de procesal y la de civil. Ya en quinto de carrera ilusionaba…

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores
Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí
Por tan solo 9,9€/mes (IVA no incluido)

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

El poder judicial y el legislativo

El poder judicial y el legislativo

Del poder legislativo emanan las normas de conducta (“norma agendi”) de carácter general. De las sentencias firmes y ejecutorias emanan normas que valen en su caso por sí mismas y su mandato concreto es rigurosamente operativo (“res judiciata pro habetur”). Pero conviene no confundirlas. Ni una Sentencia por si sola puede ser una norma general, ni una norma general (Ley) ... Leer Más »

Facultad de disposición

La gratitud

La gratitud

  Decía el Notario Faus que la gratitud no es solamente un deber moral, sino que es también un deber jurídico cuya operancia se muestra ya ahora en situaciones determinadas. El anciano, el “mayor” siente la necesidad de ser atendido, comprendido, de “relacionarse” con sus familiares, especialmente con sus descendientes. No se trata solo de no ofender, no dañar, ni ... Leer Más »

EL ADN

EL ADN

  El diario LA LEY (Semanal 178.17 al 24 de abril de 2016) alertaba sobre la dispuesta recogida de ADN en el CP (art. 129 bis) en un serio y documentado estudio de Pedro Lacal y Puerto Solar. Si el ADN guarda una información determinante de las características de un organismo y sus funciones, características que mediante tal ADN se ... Leer Más »

La muerte: su realidad y alcance

La muerte: su realidad y alcance

Es bien cierto que la muerte comporta la destrucción del cuerpo humano. Y tal destrucción sabemos que ocurrirá inevitablemente, pero no sabemos cuándo (“certus an, incertus quando”). Y tal destrucción del cuerpo solo comporta esto: su propia destrucción, sin que ello genere necesariamente algo más (Cc art. 4), cual sería la destrucción de algo distinto; El hombre alude a su ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon