Inicio » Marketing Jurídico y Habilidades Abogacía » Coaching. Instrucción. Entrenamiento
Coaching. Instrucción. Entrenamiento

Coaching. Instrucción. Entrenamiento

 

El ejercicio de la abogacía ha evolucionado mucho en los últimos años. Ahora nos preocupamos –sobre todo los que menos tiempo llevamos en la profesión- por aspectos tan diversos como formación, marketing, inteligencia emocional, habilidades tecnológicas, redes sociales, marca personal, etc., que con carácter general no se aprenden en las facultades de Derecho, pero que sin duda tienen una gran importancia en la actividad profesional de nuestros días.

 

Además de la edad, el interés por estas nuevas capacidades depende de otro factor como la localización geográfica en la que ejerzamos la actividad, puesto que algunos de ellos –en especial los referidos a comunicación y marketing- tienen una importancia relativa distinta en núcleos de población más pequeños.

 

Si hay una profesión en la que se necesite adquirir habilidades distintas de las puramente teóricas, ésa es la profesión de abogado

Desde la óptica del abogado que recibe coaching, debemos tener muy claro que nuestro objetivo es un valor añadido a nuestro perfil profesional que nos diferencie del resto de abogados con los que competimos en el sector legal.

 

Como abogado con cierta experiencia en el ejercicio profesional, mis recomendaciones se dirigen, esencialmente, a tres aspectos fundamentales: (i) la inteligencia emocional, (ii) la técnica forense y (iii) la marca personal. Ninguna es más importante que las demás, y el trabajo conjunto de todas potenciará la figura del abogado que las practica.

 

Inteligencia emocional orientada hacia el cliente

 

Según Salovey y Mayer, consiste en la habilidad para manejar los sentimientos y emociones, discriminar entre ellos y utilizar estos conocimientos para dirigir los propios pensamientos y acciones. Frente a la distinción entre personas cerebrales o sentimentales, aboga por la interacción natural de una con la otra.

 

La genética es importante en el desarrollo de la personalidad humana, pero también lo son las conductas aprendidas. Una mezcla entre naturaleza y educación.

 

Algo verdaderamente importante en la profesión jurídica es escuchar. Lo tenemos que hacer con nuestros maestros, con nuestros clientes, con nuestros compañeros abogados –especialmente con los que trabajan para la parte contraria-, con los jueces y magistrados, con las autoridades administrativas…

 

Cada cliente es único, aunque compartimos con todos la misión de conseguir que nos informen de todos los elementos necesarios para poder realizar la mejor defensa de sus intereses. Lograr esto reducirá el riesgo de que en el peor momento salga a relucir algún detalle que cause un gran perjuicio al propio cliente, sobre lo que el cliente no nos instruyó pues consideró que no era relevante.

 

Ser capaz de mostrar un conocimiento suficiente de la materia de la que trata el problema legal, sin abrumar en el contenido ni avasallar ni en las formas, ayudará a construir un puente bidireccional que facilitará el trasvase de información con nuestro cliente.

 

Escuchar y comprender el asunto que nos ocupa es el primer paso para poder trabajar en la defensa de los intereses de nuestros clientes, y sin lugar a dudas para ganarnos su confianza. No es recomendable que el abogado se identifique con el cliente y con su problema legal, y mucho menos con la vertiente personal de su asunto; pero la empatía sí es necesaria al menos para que el cliente nos trate como un auténtico confesor, digno depositario de todos los detalles del asunto que pretende encargar.

 

La adecuada combinación de esos elementos creará el clima propicio en la relación con el cliente para que fluya la información.

 

Técnica forense

 

Para un abogado ejerciente tan importante es redactar escritos como defender sus argumentos de forma oral.

 

En uno u otro caso es fundamental tener un esquema claro de lo que se quiere hacer. Un modo de ahorrar tiempo es tomarse el necesario para realizar esa primera aproximación en forma de esquema inicial.

 

Señalo la palabra inicial, porque el desarrollo del trabajo llevará, en la mayoría de las ocasiones, a variar el contenido de ese documento primigenio adecuándolo a las necesidades y circunstancias que vayan apareciendo.

 

A la hora de escribir, tiene una importancia extrema presentar las ideas de un modo claro y conciso para facilitar la labor de los jueces y de las autoridades a las que nos dirijamos. Las oraciones tienen que ser lo más cortas posibles y, aunque parezca una obviedad, se ha de intentar respetar en la medida de lo posible la estructura clásica de sujeto, verbo y predicado tratando de evitar todo lo posible las subordinadas.

 

No hay foro dedicado a estas cuestiones donde no se diga que los escritos han de ser breves, tendentes a ocupar la menor extensión posible.

 

Si bien es cierto que se intenta actuar de este modo, no lo es menos que debido al notable incremento de acciones en reclamación de responsabilidad profesional contra los abogados, este criterio está reñido con el de agotar –en todos los sentidos- los argumentos, por absurdos e improductivos que puedan llegar a ser, para satisfacer al cliente.

 

En cuanto a la oratoria, la puesta en escena, es un arte en el que si bien es importante estar dotado de ciertas condiciones, no lo es menos que la práctica, unida al interés por mejorar, puede dar unos resultados espectaculares. De cualquier modo coincidimos con Shakespeare en que la mejor improvisación es la que se prepara.

 

Los intentos de agilizar los procedimientos judiciales en España han llevado a que el legislador haya intentado potenciar la actividad procesal oral, por lo que el dominio de esta habilidad se revela cada vez más importante.

 

La comunicación consta de dos aspectos, uno verbal y otro no verbal, que han de ir acompasados.

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores

Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí .

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

El lenguaje de los Abogados: disuadir, persuadir y convencer con las palabras

El lenguaje de los Abogados: disuadir, persuadir y convencer con las palabras

Por José Domingo Monforte, socio director de Domingo Monforte Abogados Asociados Las palabras del abogado, pronunciadas o escritas, no están destinadas a comunicar sino a convencer, persuadir y disuadir Los abogados tenemos un lenguaje propio que responde al sentido práctico de derecho. El llamado “Estilo Jurídico” no tiene como prioridad la comunicación sino la imposición subliminal de una idea. Es por ... Leer Más »

Técnicas para abogados que quieran mejorar su habilidad de hacer presentaciones en público

Técnicas para abogados que quieran mejorar su habilidad de hacer presentaciones en público

Por María Jesús González-Espejo, Experta en marketing de despachos y socia directora de www.emprendelaw.com, y Daniel Bermejo Teixidó, periodista y Project Manager en www.emprendelaw.com Los aspectos clave de una presentación exitosa Recursos para habar en público Gestión de situaciones difíciles Si un profesional desea presentar algo en público con éxito necesitaría además de dominar tanto el arte de la oratoria, ... Leer Más »

El derecho de los precandidatos a dirigirse a los electores antes de formalizar su candidatura

El derecho de los precandidatos a dirigirse a los electores antes de formalizar su candidatura

Por Enrique Arnaldo Alcubilla.  Catedrático de Derecho Constitucional de la URJC   Principios generales que la LOREG Elecciones corporativas o asociativas En el subconsciente colectivo, e incluso en no pocos juristas, existe la idea de que la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (en adelante, LOREG) es de aplicación a cualesquiera procesos electorales. He encontrado no pocas invocaciones de ello ... Leer Más »

La nueva Abogacía 2: El abogado de los mayores

La nueva Abogacía 2: El abogado de los mayores

Por Carles McCragh. Abogado. Decano del Colegio de Abogados de Girona y President del Consell de l’Advocacia Catalana   Antecedentes. Denominación. Los vulnerables. Reflexiones. Necesidad de una regulación. El papel del abogado de los mayores. El papel de la Administración y de los Colegios de Abogados.   Este artículo pretende ser una breve herramienta jurídica de sensibilización y concienciación social. ... Leer Más »

Control mental . Un arma eficaz en la batalla legal

Control mental . Un arma eficaz en la batalla legal

Por José Domingo Monforte –abogado- y Toni Pons -entrenador mental El abogado se enfrenta, a diario, a situaciones complicadas. La resolución de conflictos legales es su trabajo. Y para realizarlo con garantías, no solo es importante saber de leyes y manejar adecuadamente el estado jurisprudencial de la cuestión. Es necesario trasmitir de la mejor manera esos conocimientos. Argumentar con solvencia ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon