[indeed_popups id=1]
Publicidad
[indeed_popups id=1]
Inicio » Noticias Jurídicas » La falta persistente de beneficios no excluye la existencia de actividad económica a efectos del IRPF
La falta persistente de beneficios no excluye la existencia de actividad económica a efectos del IRPF

La falta persistente de beneficios no excluye la existencia de actividad económica a efectos del IRPF

El Tribunal Supremo rechaza que se pueda tildar de irracional y excluir la clasificación como actividad económica una actividad profesional por el mero hecho de que no obtenga beneficios y exige que la presunta falta de racionalidad sea probada de forma “completa y acabada”

 

El Tribunal Supremo, en la Sentencia del pasado 3 de febrero del presente año que resuelve un recurso de casación en unificación de doctrina, limita el criterio de Hacienda que considera que las actividades profesionales para ser catalogadas como actividades económicas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (permitiendo así la deducción de los gastos necesarios para tal actividad), deben producir beneficios, pues en caso contrario será irracional.

En el supuesto de hecho del caso, el contribuyente realizaba, además de su actividad profesional principal, otras dos actividades secundarias en las que se habían registrado durante siete ejercicios consecutivos pérdidas recurrentes. Ante ello, la Agencia Tributaría había tildado de irracional esta actividad y consideraba que no constituía una actividad económica.

El Tribunal Supremo recuerda que el artículo 27 de la Ley reguladora del IRPF   no supedita la existencia de actividad económica a la obtención de ganancias o pérdidas en el ejercicio, sino que sólo lo condiciona a la ordenación del trabajo y capital por cuenta propia con la intención de intervenir en el mercado de bienes y servicios. Por lo que queda excluido que la obtención de pérdidas en una actividad sea susceptible de eliminar, por sí misma, el ejercicio de una actividad económica.

La persistencia de pérdidas y la prueba de la irracionalidad

En cuanto a que estas pérdidas sean recurrentes, el Supremo señala que es irrelevante para mantener la calificación de actividad económica. Sin embargo, cuando estas pérdidas persisten durante varios ejercicios, el Supremo no rechaza absolutamente este extremo, pues considera el alto tribunal que “es evidente que no puede sostenerse su existencia desde un punto de vista racional, cuando las pérdidas son constantes”.

Pero, y este es el quid de la Sentencia del alto tribunal, no vale una mera “afirmación apodíctica” y será necesario un análisis “exhaustivo y completo” que demuestre su irracionalidad, algo que no se realizó ni por la Administración Tributaria ni por la sala de instancia (el Tribunal Superior de Justicia de Madrid). Y ello porque “lo que se presume es la racionalidad, y la afirmación de la irracionalidad tiene que ser probada”, algo que en el caso sentenciado no se hizo.

Actividades de entretenimiento

Para apoyar su posición, la Administración Tributaria, calificaba las actividades realizadas por el contribuyente como mero “hobby” o entretenimiento y las excluía de las actividades económicas.

Al respecto, el Supremo considera que “no puede ser excluida del ámbito de las actividades económicas por el solo hecho de ser entretenimiento”. Y señala que prueba de ello es que cuando este tipo de actividades tienen resultados positivos la Administración no las excluye del ámbito de las actividades económicas. Por lo que tampoco puede una actividad, por el mero hecho de ser de hobby, ser excluida de la catalogación como actividad económica, debiendo, como en el caso de la racionalidad, ser probado por la Administración este extremo.

Una prueba completa y acabada

El Tribunal insiste al final de su fallo en la falta de esfuerzo probatorio por parte de la AET destinada a probar la irracionalidad que alega para no incluir las actividades con pérdidas entre las actividades económicas, y señala que tampoco puede excluirse apriorísticamente la actividad que consiste en entretenimiento.

La prueba, añade, “requiere un análisis de los medios puestos para la obtención de los fines pretendidos que acredite la inadecuación de unos y otros de donde pueda inferirse su racionalidad”, siendo una prueba completa y acabada, no bastando un mero apriorismo que es lo que sucedió en el caso analizado.

 

 

 

Puede consultar la Sentencia completa en www.casosreales.es Marginal nº 69941155

Comentarios

comentarios

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

El Supremo anula una hipoteca por inducir al cliente al error

El Supremo anula una hipoteca por inducir al cliente al error

La Sala Primera del Tribunal Supremo ha reiterado su doctrina sobre el error en la contratación de productos y servicios de inversión y, en concreto, sobre la contratación de swaps de tipos de interés o de inflación por clientes que desconocen los productos financieros y de inversión. En esta sentencia –en la que ha sido ponente el presidente de la ... Leer Más »

Justicia moderniza el Registro Civil

Justicia moderniza el Registro Civil

La secretaria de Estado de Justicia, Carmen Sánchez-Cortés, la subsecretaria de Justicia, Áurea Roldán, y el secretario general de la Administración de Justicia, Antonio Dorado, han comparecido en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados para explicar la distribución del presupuesto de Justicia para 2017. Un ejercicio en el que la asignación ha crecido un 7,7% en relación ... Leer Más »

El Supremo aplica el “canon digital” del TJUE

El Supremo aplica el “canon digital” del TJUE

La Sala III del Tribunal Supremo ha desestimado la petición de resarcimiento por daños y perjuicios formulada por las entidades “Artistas Intérpretes o Ejecutantes, Sociedad de Gestión de España (AIE)”, “Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales (AGEDI)”, y “Sociedad General de Autores y Editores (SGAE)”, por los perjuicios causados por la entrada en vigor y aplicación del Real Decreto de ... Leer Más »

El Tribunal Constitucional  la institución pública más transparente

El Tribunal Constitucional la institución pública más transparente

 El “Informe de evaluación de los órganos constitucionales y reguladores”, elaborado por el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) con la colaboración de la Fundación ¿Hay Derecho?, otorga una puntuación de 9,87 al Tribunal por su fiel cumplimiento, a través de la página web, de las previsiones contenidas en la Ley de Transparencia. También con una elevada puntuación, figuran ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon