Connect with us

Despachos

¿Qué diferencia a un juez de un magistrado?

Se tiende a utilizar como sinónimos los sustantivos juez y magistrado, pero no son lo mismo

(Foto: Economist & Jurist)

Tiempo de lectura: 2 min



Despachos

¿Qué diferencia a un juez de un magistrado?

Se tiende a utilizar como sinónimos los sustantivos juez y magistrado, pero no son lo mismo

(Foto: Economist & Jurist)



En ocasiones, cuando se habla de juicios o de tribunales, se tiende a utilizar como sinónimos los sustantivos juez y magistrado. Sin embargo, aunque su trabajo coincide (juzgar y hacer ejecutar lo juzgado), no son lo mismo.

Para ser juez hay que tener una licenciatura en Derecho. Es necesario aprobar una oposición y, una vez superada la prueba, pasar por la escuela judicial. Al salir de la escuela los nuevos jueces pasan a formar parte de un órgano jurisdiccional unipersonal (un juzgado) del que son sus titulares.



Existen diversos tipos de juzgados en función del tipo de asunto o delito sobre el que se vaya a juzgar, por ejemplo: un juzgado de familia, de lo penal, de lo contencioso-administrativo, etc.

Los magistrados conforman un escalafón superior al de juez. Para ascender de juez a magistrado hay que llevar al menos tres años en la carreara judicial. También se puede obtener esta categoría tras la superación de pruebas selectivas exclusivamente dirigidas a jueces. En cuanto al lugar de trabajo, el magistrado tiene dos opciones: puede integrarse en un órgano colegiado (por ejemplo, una Audiencia Provincial); o bien puede seguir al frente de un órgano unipersonal.

También se puede acceder a la magistratura a través de lo que se conoce como el cuarto turno y el quinto turno. En el cuarto turno, una cuarta parte de las plazas de magistrado se reserva para juristas de reconocido prestigio, como por ejemplo profesores de derecho, abogados, etc. En el caso del quinto turno se hace una reserva de plazas -en concreto, una de cada cinco- ofertadas para magistrados del Tribunal Supremo a juristas de reconocida competencia.

Antes comentamos que un magistrado puede estar al frente de un juzgado. En este caso, ¿cómo distinguimos a un juez de un magistrado? En primer lugar, y como en el Ejército, para conocer los rangos hay que fijarse en el atuendo. Las togas de los jueces no llevan puñetas en las mangas y además, la insignia que llevan puesta es plateada. Por su parte, en las togas de los magistrados sí podemos observar puñetas en las mangas y su insignia es dorada.

En cuanto al tratamiento que se les confiere, también es distinto según se trate de uno u otro. Mientras que en el caso del juez siempre se le llama señoría, si nos dirigimos al magistrado habremos de hacerlo mediante el empleo de etiquetas de respeto tales como ilustrísima señoría o señoría ilustrísima.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments