Connect with us

Al día

GESTIONAR EL TIEMPO



 

En nuestra profesión, como en muchas otras, es permanente la sensación de no tener tiempo para nada. Es frecuente que la jornada laboral supere las diez horas diarias, nos llevemos el trabajo a casa, y cometamos errores significativos por fatiga o falta de concentración. Por ello es necesario planificar debidamente nuestro tiempo. No olvidemos que trabajar más no es sinónimo de trabajar mejor; además  si a un determinado asunto, le dedicamos más horas que las previstas de forma ideal al inicio, va a causar un doble perjuicio: para el abogado, pues resta tiempo a otro asunto o actividad; para el cliente: una mayor inversión de horas supone normalmente una mayor facturación. Damos a  continuación algunos consejos para “GANAR TIEMPO AL TIEMPO´´:

1.- Planificación semanal y diaria: es fundamental. Debemos reservar 10 minutos al día para programar el día siguiente; y cada viernes planificar los objetivos de la próxima semana.





2.- La planificación ha de estar escrita en nuestra agenda y la agenda tenerla siempre a la vista , ya que nos va a obligar a cumplirla.





3.- Destinar un espacio de tiempo al día para imprevistos. Asimismo intentar “dejar días en blanco´´

4.- Asignara a cada actuación un tiempo: por ejemplo, redacción de una demanda, 4 horas; redacción de un contrato sencillo: 1 hora; complejo: 3 horas. Reuniones: 30, 60 o 90 minutos. Ser estricto en el tiempo dedicado a las reuniones: no dilatarlas innecesariamente.

5.- Intentar hacer dos o más actuaciones por la mañana y por la tarde. En caso contrario “perdemos tiempo´´. Ejemplo: si nos planificamos toda una tarde para redactar la demanda X, sin ninguna otra actiuvidad corremos el riesgo de relajarnos y dedicarle más tiempo del necesario Para evitarlo, al inicio de la tarde, podríamos contestar  tres o cuatro llamadas telefónicas y posteriormente dedicarnos a la demanda