Connect with us

Al día

Recursos humanos

AUTOR
Redacción editorial
Tiempo de lectura: < 1 min

Publicado

 

 

Un estudio reciente del Instituto de Biomecánica de la Universidad Politécnica de Valencia revela que en España el 55 por ciento de las personas que desarrollan su actividad laboral en una oficina tienen problemas posturales. De ellas, el siete por ciento ha causado baja por este motivo. Las molestias más frecuentes afectan al  cuello, los hombros, los ojos, la zona dorso-lumbar y la cabeza. La Ley de Prevención de Riesgos de 1995 establece la necesidad de adaptar el puesto de trabajo a la persona, de modo que todo trabajador tiene el deber de informar al empresario de las disfunciones y aspectos que le produzcan fatiga o molestias y el empresario de introducir las modificaciones ergonómicas necesarias para que el trabajador pueda realizar su trabajo eficientemente. En el de las empresas de menos de seis trabajadores es el propio empresario el encargado de la puesta en marcha del sistema de prevención. Cuando la compañía superar este número es necesario designar a un trabajador responsable, previo curso de formación certificado de un mínimo de treinta horas, o contratar un servicio de prevención





Soluciones ergonómicas a las molestias posturales





         mobiliario adecuado

         espacio suficiente en la mesa de trabajo

         colocar la pantalla frente al usuario, paralela a la ventana para evitar reflejos

         poder apoyar los antebrazos sobre la mesa para que el peso del brazo no repercuta en las muñecas

         características de la silla: regulable en altura, giratoria, con ruedas y con un respaldo abatible

         en oficinas grandes, colocar mamparas que aislen del ruido y permitan un mayor nivel de concentración