Connect with us
Actualidad

El sindicato Venia exige una reforma de la ley para garantizar la conciliación de la abogacía

En especial de los profesionales del turno oficio

Belén García, secretaria general del sindicato Venia. (Imagen: Óscar Peña/E&J)

Rosalina Moreno

Redactora jefa




Tiempo de lectura: 4 min

Publicado




Actualidad

El sindicato Venia exige una reforma de la ley para garantizar la conciliación de la abogacía

En especial de los profesionales del turno oficio

Belén García, secretaria general del sindicato Venia. (Imagen: Óscar Peña/E&J)



«A día de hoy la conciliación en la abogacía no es una realidad». Así lo sentencia a Economist & Jurist la secretaría general del Sindicato de Abogados Venia, Belén García García. Afirma que aunque la normativa vigente –artículos 134, 179, 188 y 183 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) y 223 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim)– prevé la suspensión de los actos judiciales por causas justificadas, no cesa el goteo de casos en los que se deniega la suspensión de plazos, como ha ocurrido recientemente a una abogada madrileña a pesar de su baja por embarazo de riesgo, y a un letrado al que el Juzgado de lo Social número 26 de Madrid le mantuvo un juicio a pesar de sufrir una fractura de peroné.

Una cuestión sobre la que precisamente versa la encuesta de esta semana de Economist & Jurist, en la que puede participar pinchando aquí. 



Belén García recuerda que en diciembre de 2022 se modificó la LEC y la LECrim para que contemplaran la posibilidad de suspensión de los juicios cuando los abogados estuvieran enfermos. La iniciativa se llevó a cabo tras la reivindicación de la abogacía de la conciliación en Navidad.

La palabra «podrá» faculta al LAJ

El sindicato Venia señala que a pesar de que la normativa contempla la conciliación expresamente, la palabra «podrá» permite que la decisión quede a discrecionalidad de los Letrados de la Administración de Justicia (LAJs), e incluso pidan documentación médica que lo acredite, cosa que no ocurre con el resto de operadores jurídicos, como fiscales, funcionarios o LAJs». Venia sostiene que los abogados no tienen porqué hacer un informe sobre su enfermedad y que el documento de la baja médica es suficiente. 



Este sindicato subraya que el fallo en la legislación está en la palabra «podrá», ya que faculta al LAJ. Además, advierte que hay otras cuestiones que están mal reguladas, como es el hecho de que en caso de que se suspenda el señalamiento, cuando el letrado es del turno de oficio, transcurrido un mes, si no recibe el alta médica, el LAJ oficia al Colegio para que sea sustituido por otro letrado. 



Belén García, impulsora del sindicato, ejerce la abogacía desde hace más de 20 años, anteriormente fue juez sustituta en Talavera de la Reina y Torrijos (Toledo). (Imagen: Óscar Peña/E&J)

Perjuicio económico para los abogados del turno de oficio

La secretaria general del Sindicato Venia denuncia que esta situación está provocando un perjuicio económico a los abogados del turno de oficio, porque al ser sustituidos no cobran la segunda parte del procedimiento y, además, es un perjuicio directo para el justiciable, que confiaba en su abogado y se lo cambian, dándose la circunstancia de que el nuevo letrado ha de prepararse un juicio de una semana para otra, aunque sea de un caso complejo, lo que provoca que el cliente quede totalmente desprotegido en la vista oral por la sencilla razón de que no tiene dinero». Algo a lo que tanto el justiciable como el Colegio pueden negarse. 

Por tanto, Venia sostiene que la reforma que se llevó a cabo siendo ministra de Justicia Pilar Llop es «insuficiente» y exige una reforma de la ley para garantizar verdaderamente la conciliación de la abogacía. 

Los señalamientos son competencia de los LAJ, por lo que son quienes resuelven sobre las solicitudes de suspensión de las vistas determinando si proceden o no, y en caso de que den luz verde, fijan una nueva fecha. Posteriormente, el letrado puede recurrir esa diligencia de ordenación del LAJ mediante un recurso de reposición, que en este caso resolverá el juez. En paralelo, el abogado puede pedir amparo a su Colegio.

Preguntada sobre si los Colegios están amparando, Belén García manifiesta que actúan cuando el caso salta a la opinión pública, y hace un llamamiento a la abogacía a que pierda el miedo –porque según afirma hay pánico a meterse con los funcionarios– y se denuncien públicamente los casos, porque «la baja médica de un abogado o un procurador debe ser respetada del mismo modo que la del juez, de un letrado de la Administración de Justicia, de un funcionario o de un fiscal».

Ante la campaña del ICAM de recogida de firmas «con el objetivo de instar a los jueces a garantizar el derecho de conciliación de la abogacía», Venia afirma que «se deje de recoger firmas y hable con legislador para que modifique la ley y se garantice el principio de igualdad en la conciliación». Y apunta, que el sindicato, por su parte, «ha hecho más, ya que entre las reivindicaciones de la huelga convocada el pasado 21 de noviembre está la conciliación». 

Belén García analizó el pasado mes de febrero, en una entrevista en el plató de Economist & Jurist, la situación de la abogacía, con «jóvenes abogados cerrando sus despachos y compañeros mayores trabajando con 70 años», y que «no exista el derecho de duelo para los abogados».

Noticias relacionadas:

Los Colegios de Abogados de Valladolid y Cartagena reconocen el derecho de huelga del turno de oficio

Última hora jurídica



Recibe nuestra newsletter de forma gratuita