Connect with us

Actualidad Jurídica

Entrevista a Antonio Tavira y a Antonio Castán: “durante la pandemia el Ejecutivo directamente se ha arrogado competencias que correspondían al CGPJ”



ELZABURU es sinónimo de propiedad intelectual e industrial. Antonio Tavira es CEO de la firma desde 2009. Se trata de un despacho con una trayectoria de más de 150 años que cuenta con un conjunto de profesionales que figuran en lugares destacados en muchos de los rankings del sector. Entre ellos, Antonio  Castán, socio de Elzaburu desde 1998 y según el portal Merca2,  una de las 25 personas más influyentes en el área del derecho en España. Aunque Antonio Castán se muestra muy reticente ante estos reconocimientos, ha aceptado acompañar a Antonio Tavira en esta entrevista. En época convulsa es bueno contar con la voz de la experiencia.

  • En primer lugar, nos gustaría que nos ofrecieran una reflexión general acerca la actual situación marcada por la pandemia, no referida al sector de la abogacía, sino de la sociedad y situación económica en su conjunto. 

Antonio Tavira: es obvio que la pandemia nos ha puesto a todos a prueba, a nivel personal, empresarial y social. Casi todas las generaciones tarde o temprano se enfrentan a situaciones de crisis, pero ninguna se había topado con una que afectase por igual a todos los países, a casi todos los sectores, a todos los estamentos, a todas las personas sin distinción de clases, de credos, de nacionalidades. Como siempre en estos casos, la clave está no en los efectos que la pandemia trae consigo, que podremos empezar a medir no antes de 2021, sino en la capacidad de reacción, de adaptación y de reinvención. Es ahora, después del confinamiento, cuando hay que dar lo mejor de cada uno.  Curar las heridas, aprender a vivir con las cicatrices y mirar hacia adelante.

“Humildad y solidaridad son para mí las dos enseñanzas claves de esta crisis”

Antonio Castán: humildad y solidaridad son para mí las dos enseñanzas claves de esta crisis. Somos una especie vulnerable. La actitudes de soberbia y autosuficiencia en todos los órdenes de la vida no llevan a ninguna parte. El ejercicio de la solidaridad, con esas muestras tan conmovedoras que hemos visto estos meses, es lo que nos permite sobrellevar con dignidad tantos sinsabores.





  • Ahora sí, ¿cómo cree que ha afectado la interrupción de la actividad en el sector de la abogacía?

Antonio Tavira: Nosotros hemos venido teletrabajando desde el primer día la totalidad de la plantilla, sin reducciones de ningún género. Pero hemos seguido con preocupación la situación terrible que han vivido muchos de nuestros clientes en los sectores más diversos: la hostelería y la restauración, la perfumería y el textil, la producción audiovisual, la automoción.  Si nuestros clientes sufren nosotros tenemos que sufrir con ellos. Es cuestión de empatía y de lógica. Desde ese punto de vista es inevitable que los resultados de los despachos se resientan. Sería paradójico que las firmas profesionales no sufran en la misma proporción que lo están haciendo sus clientes.

“Es inevitable que los resultados de los despachos se resientan”

  • Como socio de una de las grandes firmas del país, ¿considera que nuestro sector va a encontrar serias dificultades económicas a medio-largo plazo o que se restablecerá la normalidad en un período moderado de tiempo?




Antonio Tavira: como antes apuntaba es pronto para medir los efectos económicos de la pandemia. Ni siquiera el factor de riesgo se ha diluido, porque la amenaza del rebrote está en cualquier orden del día. Pero el pesimismo no ayuda. En España la empresa y la industria ha dado muestras siempre de una voluntad de hierro por sobreponerse a cualquier desdicha. Lo estamos comprobando día a día con muchos de nuestros clientes que están retomando su actividad con coraje y con ilusión. La abogacía es una profesión de servicio y debe estar ahí, acompañando a sus clientes en la recuperación. Es muy importante que se arranque con fuerza cuanto antes. Con un poco de músculo financiero, tarde o temprano, conseguiremos estar donde antes.

“Todos tenemos que adaptarnos a un nuevo modelo de oficina donde el teletrabajo está llamado a desempeñar un papel decisivo”

  • ¿Qué estrategias cree que son las idóneas para asegurar el éxito de los bufetes de abogados en el futuro inmediato?

Antonio Tavira:  de puertas adentro, es claro que hay que reforzar las estructuras financieras para hacer frente a todas las contingencias que seguirá trayendo consigo la pandemia; además todos tenemos que adaptarnos, sin prejuicios, a un nuevo modelo de oficina donde el teletrabajo está llamado a desempeñar un papel decisivo. De puertas afuera, los despachos tienen que acompasarse a los tiempos de recuperación que sus clientes precisan y a la situación por la que atraviesan.

Antonio Castán:  y hay que retener el talento, si se me permite el guiño, ahora que nuestro CEO nos escucha.

“Nuestra experiencia es que los Juzgados, desde el levantamiento de la Alarma, están actuando ejemplarmente”

  • Tanto letrados como clientes vaticinan un colapso de juzgados y tribunales, consecuencia lógica de la suspensión de plazos e interrupción de la actividad; ¿qué medidas cree que serían las idóneas al efecto de paliar tal situación?

Antonio Castán: Tres meses sin Vistas ni plazos procesales, para un abogado de pleitos, ha sido una experiencia tan insólita como traumática.  Y eso que los plazos son nuestra mayor servidumbre.  El riesgo de un colapso, en efecto, siempre ha estado ahí principalmente para esas materias que no son de tramitación preferente a los ojos del legislador. Pero nuestra experiencia es que los Juzgados, desde el levantamiento de la Alarma, están actuando ejemplarmente, dentro de las circunstancias tan dispares de cada uno. Las medidas que se han puesto en juego (vistas telemáticas, refuerzo de los Juzgados, aumento de los horarios) van en la dirección correcta, pero hay que recordar que sólo la colaboración conjunta, desinteresada y leal de los distintos agentes (jueces, abogados, procuradores, Letrados de la administración de justicia, fiscales) asegurará el éxito de cualquier iniciativa.

“Me decantaría por la recomendación del Consejo General del Poder Judicial: que los Juzgados hagan un uso moderado de la facultad de señalar vistas en Agosto”

  • Recientemente el Ministerio de Justicia ha declarado hábil el mes de agosto en nuestra actividad para, precisamente, intentar no colapsar los juzgados y desatascar los plazos procesales. Nuestro CGAE se ha opuesto a tal medida. ¿Qué opinión le merece esta medida? ¿Se alinea con lo decretado por el Ministerio o con lo propuesto desde el CGAE?

Antonio Castán: No soy quien para echar un capote al Ministerio de Justicia ni menos aún para contradecir el criterio del Consejo General de la Abogacía. Dejémoslo, si me lo permite en lo siguiente. Como abogados estamos al servicio de los intereses de nuestros clientes. Todo lo que contribuya a aliviar los efectos del parón de la Justicia debe ser bienvenido, mal que nos pese. Por eso me decantaría por la recomendación del Consejo General del Poder Judicial: que los Juzgados hagan un uso moderado de la facultad de señalar vistas en Agosto, en consonancia siempre con las exigencias de cada caso y con el concurso previo de los abogados.

“Más allá de las dificultades técnicas, organizativas y presupuestarias que presenta un cambio como ese(instrucción a manos de la fiscalía), la idea no tiene por qué ser intrínsecamente mala”

  • En su opinión, ¿es mejor que la instrucción continúe siendo responsabilidad de los jueces o que pase a la fiscalía?

Antonio Castán.  Como procesalista uno tiende a cultivar la ortodoxia y a mirar con reservas cambios que suponen la inversión total de las tornas en un sistema procesal. Pero la vedad es que hace tiempo que perdí mis prejuicios sobre este tema, como sobre tantos otros.  Cuando un Fiscal General del Estado tan sensato y riguroso como lo fue Eduardo Torres Dulce abraza la causa de la atribución a los fiscales de la instrucción es que, más allá de las dificultades técnicas, organizativas y presupuestarias que presenta un cambio como ese, la idea no tiene por qué ser intrínsecamente mala.

“Durante la pandemia el Ejecutivo directamente se ha arrogado competencias que correspondían al CGPJ”

  • Cada vez con más asiduidad asistimos a injerencias desde el ejecutivo al Poder Judicial, asumiendo los vicios inherentes que per se tiene nuestro sistema de elección de magistraturas. ¿Qué opinión tienen acerca de esta situación? ¿Qué soluciones plantea para asegurar la independencia del Poder Judicial?

Antonio Castán: no es un misterio para nadie que la independencia política de Jueces y Magistrados, no así la funcional, está en jaque desde el cambio del sistema de elección de los Vocales del Consejo General del Poder Judicial, su órgano de gobierno, en 1985. Tampoco es decir nada nuevo que la clase política en su conjunto, del color que sea, no ha tenido la voluntad de resolver este problema y sigue aplicando (más de treinta años después) remedios de paños calientes, cuando no de simple maquillaje, para minimizar los efectos que la dependencia del Parlamento lleva consigo. Nada va a cambiar mientras la clase política no cambie. Al contrario, durante la pandemia esas injerencias a que usted se refiere, han ido más lejos, porque el Ejecutivo directamente se ha arrogado competencias que correspondían al CGPJ. Pero quiera añadir, que una cosa es la independencia política (la relación del Poder Judicial con los otros poderes del Estado) y otra la funcional, que es la que marca el ejercicio por cada juez o magistrado de la función jurisdiccional en cada caso concreto. Y ahí mi confianza en la independencia judicial es total.

“Las leyes se cumplen o se cambian”

  • Si la aplicación correcta de una ley a un caso concreto produce un resultado injusto, ¿cree que esa ley es inaplicable?

Antonio Castán: Hay dos puntualizaciones que son necesarias para no caer en el tópico. La primera que en un proceso judicial el resultado es justo o injusto en función del material procesal producido por las partes y no de la mejor o peor bondad de la ley. Por eso el abogado es tan importante. La segunda que el ordenamiento jurídico en su conjunto ofrece remedios e instrumentos para soslayar situaciones en las que una ley desentona en el momento de su aplicación a un caso concreto. Pero las leyes se cumplen o se cambian. Ni los abogados ni los jueces (ni los políticos, claro, aunque no lo parezca a veces) estamos para ignorarlas.

“No creo que haya que mirar con recelo el crecimiento de los derechos autonómicos, siempre que se respete el reparto de atribuciones con el Estado”

  • ¿Cree que el derecho común español está en peligro ante el crecimiento de los derechos autonómicos?

Antonio Castán: Perdón por la pedantería, pero mi abuelo José Castán Tobeñas publicó su Manual de Derecho Civil, desde su primera edición hace más de setenta años, bajo el título  “Derecho civil español, común y foral”, precisamente para dar a entender la importancia que las normativas forales han tenido siempre sobre el Derecho civil. No creo que haya que mirar con recelo el crecimiento de los derechos autonómicos, siempre que se respete el reparto de atribuciones con el Estado, se eviten las duplicidades innecesarias y se actúe con lealtad institucional.

“La claridad debe ser la primera virtud del abogado”

  • El ministro de justicia ha manifestado en diferentes foros que el lenguaje jurídico debe ser más claro y preciso; no utilizar tantas frases subordinadas, numerar los párrafos etc. ¿Está de acuerdo?

Antonio Castán: estoy totalmente de acuerdo. La claridad debe ser la primera virtud del abogado. No se me caen los anillos porque el Tribunal Supremo protocolice algunas exigencias formales de los recursos de casación y limite la extensión de los escritos. Nunca somos lo suficientemente claros (a veces porque no podemos serlo, cabría puntualizar) y siempre se pueden decir las cosas con menos palabras. No digo más porque me estaría contradiciendo.

“Hago todo lo posible, inútilmente, por no desmerecer mis apellidos”

  • Usted es miembro de una familia de importantes juristas, ¿ha influido este entorno familiar en su vocación?

Antonio Castán: muchas gracias por el recuerdo a mi familia. Mi abuelo paterno viene del mundo de la judicatura, al que pertenecen actualmente dos primos míos; Paco y Fernando, muy queridos que portan nuestro apellido, por eso siempre me han inspirado el mayor respeto los jueces; mi padre fue miembro del Ministerio Fiscal y se dedicó a la enseñanza universitaria; pero mi abuelo materno Antonio Pérez-Gómez fue un bibliófilo que ejerció la abogacía toda su vida desde Cieza, un pueblecito de Murcia. Yo pertenezco a la tercera generación, donde por desgracia los genes se han diluido ya bastante. Pero quiero pensar que  parte de ellos han ayudado a conformar mi vocación.  Y hago todo lo posible, inútilmente, por no desmerecer mis apellidos.

“Los tres retos de nuestro sector son el tecnológico, el humanista y el financiero”

  • Como abogado, díganos cuáles son, para usted, los tres grandes retos que encara nuestro sector.

Antonio Tavira: Antonio y yo, junto al resto de los socios de nuestra Firma, hemos hablado mucho de esto. Hay un primer reto, que es el tecnológico, la necesidad de adaptarse al entorno digital en todas sus manifestaciones; hay un segundo reto, que es el humanista, la necesidad de crear entornos de trabajo estimulantes para nuestros profesionales; y hay un tercer reto, que es el financiero, la conveniencia de estabilizar las estructuras económicas para resultar competitivos y atender las exigencias de nuestros clientes. Son retos que ponen siempre las miras en resultar más eficientes en nuestro servicio al cliente.

“Estamos avanzando, desde una estructura de Firma familiar hacia un modelo de partnership

  • Haga balance, en calidad de Consejero Delegado de Elzaburu, del devenir de su firma en los últimos años.

Antonio Tavira: ELZABURU SLP ha evolucionado de forma significativa en estos veinte últimos años, bajo el impulso de nuestro añorado Alberto de Elzaburu.  Estamos avanzando, desde una estructura de Firma familiar hacia un modelo de partnership, con un protagonismo claro de la Junta de Socios profesionales. Hemos dejado ya muy atrás la imagen de firma dedicada a las marcas y las patentes, para extender nuestros servicios a campos muy diversos; la producción audiovisual, la Inteligencia Artificial, los secretos empresariales, la protección de datos, la lucha contra la piratería, la evaluación de activos inmateriales. Tecnológicamente estamos a la vanguardia, con productos como “Elzacloud” que permiten a nuestros clientes la interacción online en la gestión de sus carteras o nuestro propio “Chatbot”. Pero queda mucho que recorrer todavía!

“Muchos de los atributos que debe reunir un abogado: Antonio Garrigues”

  • Nombre a algunos juristas que admire

Los dos: si uno y otro empezamos a decir nombres no acabaríamos. Pero sí hay uno en el que los dos coincidimos y que aglutina, con un dechado de cualidades humanas y toda la sabiduría de vida, muchos de los atributos que debe reunir un abogado: Antonio Garrigues. Vaya su nombre por todos.

“En el Derecho, en la abogacía, en la vida, siempre es más lo que tienes que aprender que lo que puedes enseñar”

  • Por último, le damos vía libre para que se dirija a nuestros abogados y abogadas y les ofrezca el mensaje que usted desee.

Antonio Castán: aunque carezco de legitimación para lanzar mensajes, si mi CEO me permite que me tome yo la licencia, me gustaría decir algo que vengo repitiendo mucho en estos últimos tiempos: en el Derecho, en la abogacía, en la vida, siempre es más lo que tienes que aprender que lo que puedes enseñar.

 

Antonio Tavira, Consejero Delegado de Elzaburu

Abogado y Diplomado en Ciencias Empresariales por Universidad Pontificia Comillas – ICADE. Colegiado en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Máster en Administración de Empresas EMBA (IESE Universidad de Navarra). Agente de la Propiedad Industrial colegiado desde 1992 y Agente Europeo de Marcas desde 1995 (Representante autorizado ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO). Presidente y Delegado Suplente de la Sección Española de la FICPI y Miembro del Comité (CET Group 8) de la FICPI.
Antonio Castán, Socio y Director del área Legal de Elzaburu

Abogado por Universidad Pontificia Comillas ICADE, Colegiado en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Su trayectoria profesional ha girado siempre en torno al ejercicio de acciones civiles y penales en propiedad industrial, derecho de autor y competencia desleal. Es Profesor de Derecho Procesal en la Universidad Pontificia Comillas – ICADE desde 1986, Profesor invitado por el Magister Lvcentinvs de la Universidad de Alicante, encargado del módulo «Acciones y Procedimientos» del curso de Derechos de Autor desde 1996. Vicepresidente del Instituto Latinoamericano del Derecho de Autor. Participa asiduamente en Congresos, nacionales e internacionales, en materia de propiedad intelectual e industrial y es autor de un número importante de publicaciones.
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *