Connect with us

Jurisprudencia

El BBVA desenmascara al responsable de un ataque «phishing»

Según la AP de Valladolid, el acusado tuvo que colaborar necesariamente con las personas que acometieron la manipulación informática

(Foto: BBVA)


Jurisprudencia

El BBVA desenmascara al responsable de un ataque «phishing»

Según la AP de Valladolid, el acusado tuvo que colaborar necesariamente con las personas que acometieron la manipulación informática

(Foto: BBVA)



La Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado a un hombre a seis meses de prisión y a que indemnice al BBVA con 500 euros después de acreditarse su participación en un ataque de «phishing» a un cliente de la entidad financiera.

La sentencia, de 4 de octubre de 2022, subraya que, sin la cuenta beneficiaria de la que el condenado era el único titular, no hubiera sido posible consumar el delito de estafa informática que aquí nos ocupa.



El caso: el cliente «picó» en el anzuelo

El 22 de mayo de 2019, a primera hora de la mañana, el cliente del BBVA, titular de una tarjeta asociada a su cuenta bancaria, recibió un SMS cuyo texto decía lo siguiente: “Tu tarjeta ha sido bloqueada haz clic y revisa la información para desbloquear: http//e-bbvamóvil.com/particulares”.

Tras clicar en el mencionado enlace, el usuario fue dirigido a lo que parecía la página web del BBVA. Allí introdujo su número de DNI y la contraseña de su cuenta.



Sin embargo, minutos después, el cliente comprobó que, a través de la aplicación Bizum, un tercero desconocido le había extraído de su cuenta la cantidad de 500 euros. Cabe apuntar que el usuario recibió a tal efecto en su teléfono móvil una clave de confirmación para realizar tal pago, operación que él acepto, debido al nerviosismo ocasionado por creer que su cuenta había sido bloqueada.

«No hay duda de que existió dicha manipulación informática». (Foto: La Sexta)

Finalmente, el BBVA abonó al afectado la cantidad dispuesta. Asimismo, como la operación fraudulenta se produjo vía Bizum, se pudo acreditar quién estaba detrás del número de teléfono vinculado a la cuenta beneficiaria de la citada transferencia de dinero.

Pese a tal identificación, el Juzgado de lo Penal n.º 2 de Valladolid, en abril de 2022, absolvió al acusado, de nacionalidad extranjera, del delito de estafa informática, apropiación indebida y receptación por los que venía siendo investigado.

Cooperador necesario de un delito de estafa informática

La AP de Valladolid ha estimado el recurso de apelación formulado por el BBVA y ha condenado al acusado como cooperador necesario de un delito de estafa informática, a la pena de seis meses de prisión y a que indemnice a la financiera en la cantidad de 500 euros.

En primer término, la Sala explica que “no hay duda de que existió dicha manipulación informática”, por lo que el ahora condenado “necesariamente tuvo que colaborar con las personas que la acometieron, convirtiéndose en cooperador necesario (con pena equivalente a la del autor) del delito de estafa informática que nos ocupa, toda vez que sin la cuenta beneficiaria no hubiera sido posible consumar el delito”.

La transferencia se dirigió a una cuenta de CaixaBank cuyo único titular era el ahora condenado

Pese a ser cierto que no se ha podido probar el fin que se le dio a los fondos “debido a la falta de colaboración por parte del acusado”, el Tribunal recuerda que el delito de estafa informática “no siempre debe finalizar con la entrega de los fondos de procedencia fraudulenta a un tercero”, es decir, el delito se consuma en el momento en el que, mediante una manipulación informática y sin el consentimiento del titular, se llevan a cabo las transferencias de dinero desde su cuenta, al conocer, previo engaño, las claves bancarias de la víctima.

Por último, como bien explicó la entidad recurrente, en el delito de estafa informática no es necesario acreditar cómo se llevó a cabo el engaño por medios informáticos o la conexión que el acusado tuviera con las personas que lo idearon y que lo llevaron a cabo, sino que bastaría con acreditar que la persona acusada “facilitó su número de cuenta para ser la receptora de los fondos de los que se iba a disponer fraudulentamente”.

Así las cosas, si el acusado se benefició al quedarse con un porcentaje de la cantidad sustraída o incluso con el 100 % de la misma, sea como fuere, su conducta, como cooperador necesario, debe recibir un reproche penal, concluye la Sala.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments