Connect with us

Jurisprudencia

El Sabadell pagará 12.000 € a empresa por incluirla por error en un registro de morosos

El banco reconoció su error e intentó compensar los efectos mejorando las condiciones económicas de su relación con la afectada

(Foto: Banco Sabadell)


Jurisprudencia

El Sabadell pagará 12.000 € a empresa por incluirla por error en un registro de morosos

El banco reconoció su error e intentó compensar los efectos mejorando las condiciones económicas de su relación con la afectada

(Foto: Banco Sabadell)



La Audiencia Provincial de Barcelona ha reducido de 30.000 a 12.000 euros la indemnización por daños morales que el Banco Sabadell deberá asumir después de haber inscrito, de forma improcedente, a una empresa en un registro de morosos durante algo más de cinco meses.

Tras detectar el error, el banco no se negó a gestionar la rectificación

La sentencia, de 8 de febrero de 2022, reconoce la falta de prueba del alcance que tuvo la difusión de la inscripción.



Hechos

Tras la imposibilidad de cargar un cheque de 6.000 euros en la cuenta de la mercantil demandante (una empresa dedicada a la restauración), el Banco Sabadell procedió, a inicios de mayo de 2014, a inscribir a esta última en el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI).

“La publicación errónea en el aludido registro de morosos era potencialmente cognoscible por las entidades financieras”. (Foto: Tramitarjeta)

El RAI es un registro de morosos o fichero de incumplimiento de obligaciones dinerarias de titularidad privada cuya finalidad es contribuir al saneamiento del sistema financiero y mejora del tráfico mercantil, mediante la puesta a disposición de información relativa a incumplimientos de pago, a través de sistemas informáticos centralizados.

En octubre de 2014, el banco reconoció que el intento de cargo era improcedente. Por ello, de forma inmediata, la entidad instó a cancelar la inscripción de la actora en el aludido registro de morosos.

Primera instancia: 30.000 euros por los daños morales

Pese a la rectificación, la compañía afectada entabló una demanda en la que solicitó la condena del banco al pago de la suma de 92.403,88 euros en concepto de daños y perjuicios patrimoniales y 30.000 euros por daños morales.

Por su parte, el Juzgado de Primera Instancia n.º 4 de Rubí (Barcelona) desestimó la pretensión relativa a los perjuicios patrimoniales por falta de prueba y estimó la demanda en lo referido a los daños morales.

No procede fijar indemnizaciones meramente simbólicas, con las que la indemnización produciría escaso efectos disuasorio y práctico

En opinión del Juzgador de instancia, la publicación errónea en el aludido registro de morosos era potencialmente cognoscible por las entidades financieras, a las que puedo hacer creer que la sociedad había incumplido sus obligaciones.

A su juicio, la imagen de la demandante quedó potencialmente afectada, pese a que no se requería la prueba de qué terceros conocieron la inscripción. Además, como es lógico, la información sobre la insolvencia produce efectos disuasorios sobre posibles financiadores o proveedores y era razonable pensar que la afectación a su confianza en la actora produjese efectos dilatados en el tiempo.

Segunda instancia: la indemnización es “excesiva”

En su recurso de apelación, el Sabadell puso su atención en que el fallo de instancia no consideró probada la existencia de perjuicios patrimoniales y, sin embargo, el juez aceptó la posible disuasión de proveedores y financiadores como fundamento de la indemnización concedida.

La empresa no aportó, por ejemplo, una relación de proveedores que hubiesen modificado sus condiciones

Además, entre otros argumentos, la recurrente resalta la actitud del banco, que reconoció el error e intentó compensar sus efectos mediante la mejora de las condiciones económicas de la relación de la empresa damnificada con el banco.

Pues bien, ahora, la AP de Barcelona, en su sentencia de 8 de febrero de 2022, tilda la cuantía fijada por el Juzgado de “excesiva” y reduce la indemnización a 12.000 euros.

Sede de la Audiencia Provincial de Barcelona. (Foto: Diari Ara)

Eso sí, “pese a que no se han acreditado perjuicios económicos, ha de fijarse una indemnización por razón de lo ocurrido”, agrega la Sala.

Es cierto que en el informe pericial aportado por la actora se hablaba de la “repercusión en el conjunto de las operaciones de las empresas del grupo de la demandante”. En cambio, “no se comprende por qué no se aportaron otros medios de prueba más objetivos”, manifiesta ahora el Tribunal.

En palabras de la Audiencia, “no puede pretenderse que todos los proveedores aporten algún tipo de justificante documental, pero tampoco tiene explicación que por lo menos alguno no facilitase esa justificación”.

Hubo una actitud positiva de la entidad

Por último, en relación a la postura adoptada por el Sabadell tras detectar el error, la Sala subraya su “actitud positiva”. “Quizá pudo hacerlo antes”, le amonesta, “pero lo cierto es que hubo una actitud positiva de la entidad, que contrasta con lo ocurrido en otros casos”, apunta el reciente fallo.

Así las cosas, como adelantábamos, la Sala termina considerando que la cantidad fijada por el Juzgado es “excesiva” y califica de “razonable” reducir la indemnización a 12.000 euros. “Creemos que esta cantidad compensa suficientemente el perjuicio al prestigio que pudo ocasionar la inscripción”, concluye el Tribunal.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments