Connect with us

Jurisprudencia

Empresa pierde la oportunidad de recurrir por la hospitalización de su abogado

Debido al estado de salud del letrado titular, el escrito de preparación de recurso se presentó fuera de plazo

(Foto: E&J)


Jurisprudencia

Empresa pierde la oportunidad de recurrir por la hospitalización de su abogado

Debido al estado de salud del letrado titular, el escrito de preparación de recurso se presentó fuera de plazo

(Foto: E&J)



La Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha desestimado la queja interpuesta por un abogado sustituto que, debido al ingreso hospitalario y sometimiento a una fuerte medicación del letrado titular del asunto, no presentó un escrito de preparación de recurso en plazo.

El plazo finalizó el 7 de julio, pero el letrado que recibió el encargo no presentó el escrito de preparación hasta el 9 de julio

El auto, de 21 de junio de 2022, indica que no se puede apreciar una situación de indefensión o menoscabo de su derecho a la a tutela judicial efectiva, “al no haber hecho uso la parte recurrente de los mecanismos habilitados por el ordenamiento jurídico para corregir en el momento procesal oportuno”.



El caso

La sentencia dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de justicia de Andalucía fue remitida a las partes por Lexnet el 17 de junio de 2021. Sin embargo, el letrado de una de las partes implicadas, debido a su ingreso hospitalario y sometimiento a una fuerte medicación, no accedió a su contenido hasta el 28 de junio, con lo que dejó transcurrir tres días hábiles -18, 21 y 22 de junio-, comenzando el plazo para preparar el recurso de casación para unificación de doctrina el día siguiente hábil al tercero.

El plazo para preparar el aludido recurso finalizó el día 7 de julio a las 15:00 horas, pero el letrado que recibió el encargo -debido al estado de salud de su compañero-, no presentó el escrito de preparación hasta el día 9 de julio.

Según la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social, el recurso de casación para la unificación de doctrina “podrá prepararlo cualquiera de las partes o el Ministerio Fiscal, dentro de los diez días siguientes a la notificación de la sentencia impugnada”

Consecuencia de lo anterior, la Sala de lo Social del TSJ de Andalucía, mediante auto, tuvo por no preparado el recurso de casación para la unificación de doctrina presentado por la representación procesal de la mercantil interesada, por no haberse efectuado su presentación dentro del plazo legal.

Disconforme con tal conclusión, el abogado sustituto interpuso recurso de queja contra dicho auto, en nombre y representación de la citada empresa.

“Está excluida del ámbito protector del art. 24 de la CE la indefensión debida a la pasividad, desinterés, negligencia, error técnico o impericia de la parte o de los profesionales que la representen o defiendan”. (Foto: E&J)

Según el recurrente, debido a la situación personal que padeció el letrado titular que ostentaba la representación de la mercantil, los plazos legales para la preparación del repetido recurso de casación para unificación de doctrina debieron ser interrumpidos, procediendo a reanudarse el cómputo el día 28 de junio, una vez la empresa tuvo conocimiento de los plazos legales en curso.

Además, se recalca en el escrito de recurso que, cuando el abogado titular anunció a la mercantil, vía correo electrónico, su imposibilidad de hacerse cargo de la preparación del recurso, se trasladó erróneamente que la sentencia le fue notificada el día 28 de junio (y no -como era lo correcto- que la notificación era efectiva desde el día 23 de junio), y que tenían tiempo para presentar escrito de preparación del recurso hasta el día 12 de julio (y no que tuvieran de plazo -como así era – hasta el día 7 de julio).

Tribunal Supremo: el interesado no se auxilió de los mecanismos legales en el momento procesal oportuno

Ahora, la Sala de lo Social del TS desestima el recurso de queja interpuesto por el abogado sustituto y rechaza que se haya vulnerado el derecho a la tutela judicial efectiva del art. 24 de la Constitución Española.

Aplicando la doctrina reiterada del Tribunal Constitucional, la Sala Cuarta advierte, en primer lugar, que la posibilidad de interrupción de los plazos que contempla el art. 134.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, “al margen de que su concurrencia debe ser interpretada restrictivamente, no fue instada por la recurrente en su momento”.

Según el TC,  “no se menoscaba el derecho a la tutela judicial efectiva cuando la falta de respuesta en el fondo se deba a la pasividad, desinterés, negligencia, error técnico o impericia de las partes o profesionales que las representen o defiendan”

Además, en segundo término, tampoco existe constancia que se procediera de acuerdo con lo dispuesto en el art. 9.5 del Código Deontológico de la Abogacía Española, que establece como obligación, entre otras, del abogado en sus relaciones con el colegio profesional al que pertenece, “comunicar al colegio las circunstancias personales que afecten a su situación profesional, (…) y supuestos de enfermedad o invalidez por largo tiempo que le impidan atender el cuidado de sus asuntos”.

Así pues, estas dos circunstancias impiden que nuestro Alto Tribunal “pueda apreciar una situación de indefensión de la parte o un menoscabo de su derecho a la tutela judicial efectiva, al no haber hecho uso la parte recurrente de los mecanismos habilitados por el ordenamiento jurídico para corregir en el momento procesal oportuno, esa situación sobrevenida de imposibilidad en la atención por el letrado del asunto, teniendo posibilidad e instrumentos a su alcance para ello”, concluye el reciente auto.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments