Connect with us

Jurisprudencia

Es nulo por usurario el contrato de préstamo formalizado con Cofidis con un 18,39% TAE


Jurisprudencia

Es nulo por usurario el contrato de préstamo formalizado con Cofidis con un 18,39% TAE



Revocando la sentencia de instancia, la Sección Decimonovena de la Audiencia Provincial de Barcelona ha declarado, en su reciente sentencia de 11 de mayo de 2021, la nulidad por usurario del contrato de préstamo formalizado entre Cofidis y una clienta en febrero de 2014. Además, la entidad financiera deberá abonar a la afectada 1.604,7 euros.

En el caso de autos, el tipo de interés remuneratorio pactado era del 18,39% TAE y el tipo de interés aplicado en febrero de 2014 por las entidades de crédito a los créditos al consumo se encontraba en un 9,98%, es decir, se duplicaba el interés medio establecido para las operaciones de la misma naturaleza en la época en que fue concertado el contrato.

Antecedentes

Por la representación procesal de la cliente se interpuso demanda contra Cofidis interesando la nulidad del contrato de préstamo formalizado entre ambas partes en febrero de 2014, al considerar que el tipo de interés remuneratorio pactado (18,39% TAE) era usurario.

Subsidiariamente, interesaba la nulidad por abusivo de la cláusula de intereses remuneratorios, al considerar que no superaba el doble control de transparencia.

Fachada de la Audiencia de Barcelona (Foto: Acta Sanitaria)

Además, en ambos casos, se peticionaba la devolución de las cantidades que se hubiesen entregado por encima del capital prestado y, en el caso de que no hubiese sido íntegramente satisfecho, que las cuotas se devenguen únicamente por el principal sin interés alguno.

Por su parte, la entidad financiera especializada en la concesión de créditos se opuso a la demanda sosteniendo que:

  • La actora cumplió íntegramente el contrato hasta su terminación (actos propios);
  • Claridad y plena transparencia en la cuantía adeudada y el tipo pactado;
  • Inaplicabilidad de la Tabla de tipos de interés en las operaciones de crédito al consumo de entre 1 y 5 años.

Pues bien, tras los trámites procesales oportunos, el Juzgado de Primera Instancia nº 7 de los de San Feliú de Llobregat (Barcelona) dictó sentencia en julio de 2019 desestimando la demanda interpuesta y condenando a la actora al pago de las costas procesales.

Disconforme con tal conclusión, la representación procesal de la actora interpuso recurso de apelación contra dicha resolución al considerar que se había producido un error en la valoración de la prueba por el juzgador de instancia, reiterando el carácter abusivo del interés remuneratorio pactado.

¿Es usurario el tipo de interés remuneratorio pactado?

Sobre el carácter usurario del tipo de interés remuneratorio pactado, la Sala reproduce, por resultar “clarificadora” la STS 628/2015, de 25 de noviembre, en concreto, los apartados 3, 4, 5, y 6 de su fundamento de derecho tercero.

Asimismo, después de citar la más reciente STS 149/2020, de 4 de marzo, la AP de Barcelona alude, en materia de préstamos personales, a la STS 422/2002, de 7 de mayo, la cual declaró usurario un interés remuneratorio que superaba en más del doble al tipo medio de la época en que se concertó el contrato y, así, indicó: “El motivo se desestima por no compartir esta Sala en modo alguno los criterios de la entidad recurrente en cuanto al carácter de sus operaciones de préstamo. Cierto es que la calificación de los intereses a efectos de la usura en sentido legal no puede hacerse por el tanto por ciento de devengo sobre el principal, sino que depende de las circunstancias en que se desenvuelva el mercado monetario. De ahí que un tipo de interés que en una época es muy alto, en otra se entienda que es normal. Pero la sentencia recurrida ha prestado atención a ello; no sólo ha tenido presente el tipo acordado, sino el básico del Banco de España y el de obtención de créditos en el mercado hipotecario (…). Siendo éstos del 10% y entre el 14 y 16% anual, respectivamente, es de una claridad meridiana que el interés pactado en un préstamo con garantía hipotecaria del 29% anual excede con mucho de cualquier límite razonable. El criterio de interés normal del dinero lo marca el mercado, en una situación de libertad en su estipulación”.

Después de reproducir otras SSTS aplicables al caso de autos (STS 113/2013, de 22 de febrero, entre otras), la AP de Barcelona sostiene que, dado que la tasa anual efectiva estipulada en remuneración por la entidad prestamista es del 18,39% (así se desprende de la documentación aportada) y dado que el interés normal o habitual acudiendo a las estadísticas que publica el Banco de España sobre los tipos de interés aplicados en febrero de 2014 por las entidades de crédito a los créditos al consumo entre 1 a 5 años se encontraba en un 9,98%, la conclusión es que “el tipo contractual es notablemente superior al normal del dinero, pues representa un incremento del tipo medio del 54,26% y, por tanto, implica duplicar el interés medio establecido para las operaciones de la misma naturaleza en la época en que fue concertado el contrato”.

“El tipo contractual es notablemente superior al normal del dinero, pues representa un incremento del tipo medio del 54,26%”.

Además, frente a la conclusión anterior, “no consta acreditado en autos que concurran circunstancias excepcionales que puedan justificar la imposición de un tipo comparativamente tan elevado sobre el normal del dinero”, advierte la Sala.

Por tanto, la AP de Barcelona declara la nulidad del contrato por usurario e informa que las consecuencias de tal declaración son las previstas en el art. 3 de la Ley de 23 de julio de 1908 sobre nulidad de los contratos de préstamos usurarios, es decir, la obligación del prestatario de reembolsar al prestamista, exclusivamente, aquéllas cantidades percibidas en concepto de capital prestado, sin adicionar ninguna otra cuantía, ni por gastos ni por intereses moratorios u otros conceptos.

En definitiva, como la demanda se presentó cuando la prestataria ya había satisfecho la cuantía total de 5.199,70 euros (es decir, la totalidad del préstamo), la cantidad a reembolsar por Cofidis asciende a 1.604,7 euros (única cantidad que, superando el capital prestado, consta que haya sido satisfecha por la actora).

Fallo

La Sección Decimonovena de la Audiencia Provincial de Barcelona estima el recurso de apelación presentado por la representación procesal de la clienta afectada, revoca íntegramente la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 7 de San Feliú de Llobregat, declara la nulidad del contrato de préstamo suscrito entre las partes y condena a Cofidis a abonar a la actora la ya citada cuantía de 1.604,7 euros.

“La cantidad a reembolsar por Cofidis asciende a 1.604,7 euros“.

Además, las costas de la primera instancia se imponen a la entidad financiera demandada.

La dirección Letrada del caso ha sido asumida por Preico Jurídicos.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments