Connect with us

Jurisprudencia

Si el crédito ha sido cedido, ¿a quién debe pagar el deudor, al banco o al fondo de inversión? (STS 20/10/2021)

La titulación de un préstamo hipotecario es un mecanismo frecuentemente utilizado por las entidades bancarias para obtener liquidez

(Foto: Economist & Jurist)

Tiempo de lectura: 4 min



Jurisprudencia

Si el crédito ha sido cedido, ¿a quién debe pagar el deudor, al banco o al fondo de inversión? (STS 20/10/2021)

La titulación de un préstamo hipotecario es un mecanismo frecuentemente utilizado por las entidades bancarias para obtener liquidez

(Foto: Economist & Jurist)



En líneas generales, todo el mundo conoce el funcionamiento de un préstamo hipotecario. Cuando un cliente contrata una hipoteca, se compromete a pagar al banco una serie de cuotas hasta satisfacer el importe dinerario que este le ha prestado. Si el cliente no paga, la hipoteca se ejecuta: se procede a la venta del inmueble y el dinero resultante se destina a saldar la deuda. Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg, ya que para muchas entidades bancarias es el primer paso de un proceso llamado titulación.

La titulación de un préstamo hipotecario implica su cesión a un tercero a cambio de un precio. Es usual que el banco venda la hipoteca a un fondo de inversión, obteniendo con ello liquidez y traspasando al fondo el riesgo de un posible impago por parte del deudor.



Surge entonces una duda: si el crédito ha sido cedido, ¿a quién debe pagar el deudor, a la entidad bancaria que le ha concedido el préstamo o al fondo de inversión al que esta ha cedido el crédito? La sentencia que nos ocupa trata de resolver esta cuestión.

STS_3767_2021

Sala Primera del Tribunal Supremo (Foto: Tribunal Supremo)

Titularización e impago de la clienta

En el caso que se estudia, una clienta contrata una hipoteca con una entidad bancaria en el año 2007. El banco titulariza el crédito hipotecario en el año 2015, mediante la emisión de participaciones hipotecarias.

La titulización de préstamos o créditos hipotecarios mediante la emisión de participaciones hipotecarias está prevista en el art. 15 de la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de regulación del mercado hipotecario (LMH), que establece que “las entidades podrán hacer participar a terceros en todo o en parte de uno o varios créditos hipotecarios de su cartera, mediante la emisión de títulos valores denominados participaciones hipotecarias.”. El crédito se divide en participaciones, que son asumidas por terceros. Por tanto, podemos decir que las participaciones representan cuotas del préstamo y pueden alcanzar o no la totalidad del mismo.

En este caso, el crédito fue divido de forma íntegra en participaciones y todas fueron asumidas por el mismo fondo de inversión.

La clienta no pagó las cantidades debidas, por lo que la entidad bancaria interpuso en abril de 2017 una demanda de juicio ordinario contra ella. Como pretensión principal, solicitó que se declarase el vencimiento anticipado de la total obligación de pago derivada del contrato, se condenase a la acreditada al pago de las cantidades debidas y se procediese a la venta del inmueble hipotecado en subasta pública para así poder saldar la deuda con la cantidad procedente de la ejecución.

La clienta se opuso a la demanda: consideró que la entidad bancaria carecía de legitimación activa para dirigirse contra ella. Alegó que el crédito hipotecario que servía de base a su demanda había sido titulizado y cedido a un fondo de titulización, que sería por tanto el acreedor legitimado para accionar con base en el crédito hipotecario que había resultado impagado.

La clienta se opuso a la demanda: consideró que la entidad bancaria carecía de legitimación activa para dirigirse contra ella (Foto: Economist & Jurist)

¿Quién tiene legitimación activa para solicitar la ejecución de la hipoteca? El Supremo se pronuncia

La demandada argumenta que, puesto que el banco no es el titular del crédito hipotecario, para que el pago tenga efectos liberatorios este debería efectuarse al fondo de inversión. Fundamenta su argumentación en el artículo 1526 del Código Civil (CC) que establece que el cesionario se subroga en todos los derechos y acciones del cedente.

El Alto Tribunal determina que la emisión de las participaciones no altera la relación preexistente entre el banco emisor y el deudor hipotecario. Es decir, que la deudora debe pagar al banco como si préstamo no se hubiera titulizado, y que, por su parte, el banco está legitimado para reclamarle la deuda.

La entidad bancaria tiene atribuida la custodia y administración del crédito hipotecario y debe realizar cuantos actos sean necesarios para la efectividad y buen fin del mismo. Por tanto, en estos casos, el deudor del crédito hipotecario continúa obligado frente al banco, mientras que este a su vez se obliga frente al fondo de inversión en los términos previstos en la emisión de las participaciones. En definitiva, el fondo de inversión tiene derecho a que le sean transferidos los pagos que el banco recibe del deudor.

Este esquema negocial complejo se refleja en el sistema de acciones que prevé el art. 15 de la Ley de regulación del Mercado Hipotecario (LMH) y se desarrolla más ampliamente en los arts. 30 y 31 del Reglamento de regulación del Mercado Hipotecario (RMH):

  • Si el deudor hipotecario (es decir, el cliente) no paga al banco, este, como acreedor hipotecario que sigue siendo, tiene acción contra dicho deudor hipotecario. Esto es lo que sucede en el caso que nos ocupa.
  • Si el banco no paga al titular de la participación lo que este tiene derecho a percibir, el titular de la participación tiene acción personal contra el banco, que puede ejercitar en vía ejecutiva.

Además, en los casos de impago del cliente, el art. 31 RMH faculta al titular de las participaciones para:

  • Requerir notarialmente al banco para que inicie la ejecución hipotecaria. Si el banco no inicia el procedimiento dentro de los sesenta días hábiles desde la diligencia notarial de requerimiento, el titular de la participación quedará legitimado solicitar por sí mismo que se ejecute la hipoteca.
  • Una vez que el banco ha promovido la ejecución contra el deudor hipotecario, el titular de la participación puede o bien esperar a que esta finalice, o bien concurrir en igualdad de derechos con el emisor en la ejecución que este siga contra el deudor, personándose a tal efecto en el procedimiento.

El Supremo concluye que el banco que concedió el préstamo posteriormente titulizado tiene plena legitimación para promover el proceso judicial destinado al cobro de las cantidades adeudadas, pues a él le corresponde encargarse de la administración y buen fin del crédito. Ello no obsta para que, como hemos explicado, el fondo de inversión también pueda, si así lo considera oportuno, concurrir con el banco en el proceso de ejecución hipotecaria.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments