Connect with us

Jurisprudencia

Un abogado de prestigio en el ámbito fiscal y societario es víctima de una hipoteca multidivisa de Bankinter

Equipo de redacción de Economist & Jurist.

Tiempo de lectura: 5 min

Publicado


Comentar



La Sección vigésimo-octava Bis de la Audiencia Provincial de Madrid ha declarado, en su sentencia de 15 de marzo de 2021, que, ser un abogado de reconocido prestigio en el ámbito fiscal y societario, tener cargos en determinadas sociedades e intervenir en una empresa familiar de tenencia de inmuebles, no supone ser conocedor del funcionamiento y riesgos de una hipoteca multidivisa.



“Sin desconocer el perfil profesional del actor, es decir abogado de prestigio, no consta que tenga especiales conocimientos en derecho bancario”, advierte la sentencia.

El presente fallo, llamativamente, se produjo un día antes de que la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo declarase, en su sentencia 155/2021, de 16 de marzo, que la condición de abogados en ejercicio de unos consumidores no permite presumir, por sí sola, los específicos riesgos que supone la contratación del préstamo hipotecario en divisas. Consulta en análisis técnico-jurídico de la citada STS clicando aquí.

Antecedentes

La actora solicita la nulidad parcial, en cuanto al contenido multidivisa del préstamo con garantía hipotecaria suscrito en julio de 2008 con Bankinter, alegando que existe falta de transparencia y abusividad, y, en su caso, vicio del consentimiento, interesando, en definitiva, que sea suprimida la citada cláusula por su nulidad, dejando el préstamo referenciado a euros desde su origen, con recálculo y le fuesen reintegradas las sumas abonadas en exceso. Además, se interesó la declaración de nulidad de determinadas cláusulas y el reintegro de lo pagado por ellas.

Entrada al edificio de la Audiencia Provincial de Madrid (Foto: Europa Press)

Tras los trámites procesales oportunos, el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Madrid dictó sentencia en marzo de 2019 desestimando la demanda formulada y absolviendo a la entidad bancaria demandada de todos los pedimentos deducidos de contrario.

Disconforme con tal conclusión, la representación procesal de la parte actora interpone ahora recurso de apelación en base a, entre otros, los siguientes motivos:

  • Falta de motivación: Es decir, alega la apelante que la sentencia de instancia no cumple con el requisito mínimo de motivación, puesto que no justifica el cumplimiento de la obligación de información por la entidad bancaria, que le hace considerar cumplido el doble control de transparencia.
  • Incorrecta valoración de la prueba realizada por el Juez a quo: En concreto, la apelante alega la incorrecta valoración realizada por la Juzgadora de instancia del perfil del actor-consumidor y sostiene que la sentencia ha extraído consecuencias inadecuadas al realizar el doble control de transparencia.

Perfil del prestatario

Después de declarar que la sentencia de instancia da respuesta a las cuestiones planteadas en el procedimiento, valorando la prueba practicada y permitiendo el conocimiento de lo resuelto y la impugnación de los pronunciamientos no favorables, la Sala se detiene en el apartado b) del fundamento de derecho tercero de la reciente sentencia a analizar el perfil del prestatario.

“Este tribunal, valorando nuevamente la prueba practicada, con competencia plena, al contrario de lo que se establece en la oposición al recurso, entiende que el motivo debe prosperar, puesto que sin desconocer el perfil profesional del actor, es decir abogado de prestigio, no consta que tenga especiales conocimientos en derecho bancario, ni, en concreto, en el producto contratado y en cuanto a la actividad empresarial, tampoco se extrae que por ella deba conocer y menos en el momento de su contratación, el funcionamiento y riesgos de la hipoteca multidivisa”, anticipa el fallo.

En particular, de la prueba de interrogatorio no se deducen especiales conocimientos financieros, habiendo reconocido el actor ser abogado de fiscal y societario, tener cargos en determinadas sociedades, que no constan relacionadas con las inversiones e intervenir en una empresa familiar de tenencia de inmuebles.

“Conocer el tipo de cambio o saber que puede cambiar de divisa, no supone que el consumidor conozca los riesgos del producto financiero”

En la misma línea, de la propia testifical tampoco cabría deducirse que se le diera al actor la necesaria información para que conociera y comprendiera el producto que iba a contratar, “careciendo de relevancia que tuviera la iniciativa o que pudiera estar consultando más ofertas con otras entidades, pues la parte demandada tiene necesariamente que informar a los clientes de las características del producto y de sus riesgos con carácter previo a la contratación, tanto si han pedido información los clientes sobre el producto, como si ha sido recomendado por la entidad”, agrega el Tribunal.

Además, el hecho de conocer el tipo de cambio o saber que puede cambiar de divisa, no supone que el consumidor conozca los riesgos del producto financiero, alerta la Sala.

Por último, apunta el fallo que tampoco consta acreditado que, en la fecha de suscripción del préstamo con garantía hipotecaria, el actor tuviese alguna finalidad empresarial referida al negocio inmobiliario.

Falta de transparencia

En el apartado c) del mismo fundamento derecho tercero de la sentencia, reconoce la Sala que no consto probado que la parte demandada facilitara documentación al actor, ni que realizase simulaciones o previsiones sobre la evolución de la divisa.

Por defectuosa información, la AP de Madrid confirma que existe falta de transparencia en el caso de autos.

Así, “no constando en este supuesto tampoco negociados otros extremos distintos de la cantidad prestada, moneda y plazo de devolución, sin que tampoco sea relevante que el actor tuviera un préstamo en euros y lo intentara mejorar con ese cambio, pues tampoco implica el conocimiento necesario del producto, el motivo, por todo lo expuesto, debe prosperar”, expone el fallo.

La AP de Madrid condena a Bankinter a recalcular el préstamo sin aplicación de la cláusula multidivisa y a devolver al abogado las cantidades percibidas en exceso. (Foto: Reuters)

Por tanto, declarada la falta de transparencia, la Sala declara la nulidad parcial del préstamo pues, a su juicio, puede subsistir sin las cláusulas que hacen referencia a la opción “multidivisa”.

Además, la Sección vigésimo octava Bis de la AP de Madrid condena a Bankinter a recalcular el préstamo sin aplicación de la cláusula multidivisa y a devolver al abogado las cantidades percibidas en exceso desde la suscripción del préstamo hipotecario en cada una de las cuotas devengadas y las posteriores que se fuesen devengando en el futuro, por aplicación de la opción multidivisa y las cláusulas relacionadas con ésta, cantidad que incluiría todas las comisiones y gastos indebidamente repercutidos y que devengarían un interés legal equivalente al interés legal del dinero desde la fecha de devengo de cada una de las cuotas.

Por último, la Sala condena al pago de las costas de primera instancia a la entidad bancaria demandada.

Voz letrada autorizada

La dirección técnica del presente procedimiento ha sido asumida por la firma Montelirio Abogados y Asesores Tributarios.

“Podemos decir, con absoluta rotundidad, que la lectura del clausulado multidivisa contenido en la escritura de préstamo hipotecario resulta complicada para cualquier ciudadano, salvo que sea una persona experta en el mercado de divisas”, apunta el propio Víctor Ceballos Niebla, socio de la firma y Letrado defensor de ASUFIN.

“La lectura del clausulado multidivisa contenido en la escritura de préstamo hipotecario resulta complicada para cualquier ciudadano”

Por su parte, la abogada del Departamento Mercantil y Bancario de Montelirio, Esther de Castro San Miguel, agrega que, como hemos descrito en líneas anteriores, “la condición de letrado no puede conllevar que pueda considerarse como un profesional del mercado bancario y de divisas”.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com