Connect with us
Actualidad

Los premios Goya cercan los delitos de violencia sexual: «Sin denuncia de la víctima, la Justicia no puede actuar»

El ministro de Cultura anuncia que se creará una oficina para la prevención y lucha para proteger a esas víctimas

Los premiados posan con sus galardones y reclaman tolerancia cero con los delitos de violencia sexual (Imagen: Academia de Cine)

Luisja Sánchez

Periodista jurídico




Tiempo de lectura: 9 min

Publicado




Actualidad

Los premios Goya cercan los delitos de violencia sexual: «Sin denuncia de la víctima, la Justicia no puede actuar»

El ministro de Cultura anuncia que se creará una oficina para la prevención y lucha para proteger a esas víctimas

Los premiados posan con sus galardones y reclaman tolerancia cero con los delitos de violencia sexual (Imagen: Academia de Cine)



La 38 edición de los Premios Goya celebrada en Valladolid la pasada noche del sábado, con la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y varios ministro, sirvió para corroborar el rechazo del mundo del cine a la violencia sexual contra las mujeres, visible estos días tras un reportaje de El País en el que varias mujeres acusaban al cineasta Carlos Vermut de presuntas agresiones sexuales.

En dicho reportaje tres mujeres contaban algunas relaciones mantenidas con Vermut, donde llegaban a hablar de posible violencia sexual. Curiosamente el propio Vermut en declaraciones a este medio rehusaba esos términos e indicaba que ese tipo de relaciones sexuales habían sido consentidas.



Sin embargo, el revuelo generado por ese reportaje y posteriores declaraciones de otras mujeres que en redes sociales han manifestado haber sufrido otros episodios ha hecho que Ernesto Artasun, ministro de Cultura, anunciara la creación de una oficina de prevención y apoyo a las víctimas de violencia machista.

A este respecto, muy comentadas han sido las declaraciones hechas a los periodistas en dicha gala de la actriz Penélope Cruz, quien ha llegado a señalar que los fallos del sistema judicial propician que las mujeres estén abandonada a su suerte: “Lo que más nos está fallando», considera que es «un sistema judicial» que, cuando una mujer, «en nuestro país y en muchos otros, coge fuerza, que es muy difícil tenerla», ha puntualizado, «no son respaldadas«.



Declaraciones poco afortunadas

Fernando Portillo, juez decano de Melilla, subraya que las manifestaciones de Penélope Cruz no son verdad: “No podemos admitir su comentario de que el sistema judicial dé la espalda a la violencia de agresiones sexuales. Todas las semanas hay decenas de condenas por este tipo de delitos en los juzgados españoles. Es peligroso este tipo de mensaje porque pueden desincentivar a las mujeres a denunciar porque piensen que no tendrán apoyo de policías, fiscales, funcionarios o jueces”.



En su opinión “es evidente que desde el sistema judicial se puede hacer mejor, pero la falta alarmante de medios humanos y técnicos es preocupante. El procedimiento judicial es el que es por esa falta de medios, por eso no se va tan rápido. Una víctima de este tipo de delitos puede estar inmersa en este tipo de asuntos muchos meses, pero para eso habría que dotar de más medios a la Justicia. La Justicia no falla por culpa de sus operadores y sí por esa falta de medios que comentamos”.

Fernando Portillo, como juez, cree que el sistema judicial funciona pero hay que dotarle de más medios (Imagen: Fernando Portillo/ E&J)

Desde su punto de vista “la solución está en denunciar, y no en acudir a un medio de comunicación y de forma anónima contar una historia que lo único que genera es el linchamiento mediático de un tercero. Nosotros, como sociedad civilizada, lo suyo es que si alguien comete un delito lo pague realmente una vez se analice el asunto en los tribunales de justicia. La Oficina que quiere crear Cultura no es la solución. Lo fundamental es que la Justicia actúe desde la presunción de inocencia y amparando a las víctimas”.

En su opinión, “lo lógico sería invertir el dinero que irá a esa Oficina en la propia Administracion de Justicia que carece de muchos medios y eso es lo que produce que los procedimientos se eternicen en los juzgados. Se treta de solucionar el problema de fondo, que es que una víctima ha sufrido una posible agresión sexual. Este tipo de delitos requieren denuncia de la perjudicada que luego deben ser probadas en un proceso penal”.

Los fiscales no pueden actuar de oficio

Para la fiscal experta en violencia de género y delitos de odio de la ciudad de Valencia, Susana Gisbert, “cuando hablamos delitos contra libertad sexual, antes, ahora y no sabemos hasta cuando dependen de la denuncia de víctima. Aunque lo supiéramos en fiscalía no podemos hacer nada. Al mismo tiempo si son hechos muy antiguos depende de si el plazo de prescripción haya pasado o no. La violencia machista es perseguible de oficio cuando hablamos de delitos sobre la indemnidad o libertad sexual sigue sujeto al régimen de denuncia”.

Susana Gisbert recuerda que es fundamental que la víctima denuncie para poder acometer cualquier delito de violencia sexual (Imagen: Susana Gisbert/ E&J)

En este contexto le recuerda a Penélope Cruz que “para que el sistema judicial pueda responder debe existir esa denuncia. Otra cosa es que se cambiar la ley, pero por el momento la última reforma de la Ley Si, Solo es Sí no se modificó con lo cual estos delitos contra la libertad de sexual necesitan de esa denuncia de la afectada o en el caso de personas vulnerables y menores seria la fiscalía quien entras de oficio, pero solo en estos casos”.

A su juicio “el problema que se ha detectado en el mundo artístico, no es tanto un problema judicial como de cambiar los esquemas y dejar de consentir de cuestiones que se han consentido lo dijo Ana Belén al principio de la gala de los Goya. Es importante que el entorno de la víctima apoya a estas personas a la hora de denunciar su testimonio para hacérselo fácil”.

Sobre la oficina que creará Cultura para proteger a las víctimas “es hay en algún otro ámbito y ayudan a la víctima del delito, les ayudan a nivel legal y en cuanto a la búsqueda de ayudas pero no suplen la función de los tribunales.  Nosotros actuamos cuando el hecho ya se ha producido, lo ideal es que actuásemos de forma preventiva, pera eso hay que trabajar mucho en educación y prevención. Igual que en el caso de la futbolista Jennifer Hermoso en este asunto de Vermut se debe denunciar para aclarar la situación”.

Más control de las relaciones íntimas, no

Javier Puyol, abogado y socio director de Puyol Abogados, conoce el derecho penal como nadie. En los últimos años se ha especializado en el compliance penal, como así lo revelan sus últimas publicaciones. A su juicio la iniciativa del Ministerio de Cultura de crear esa oficina de protección a las víctimas de acoso machista en el sector no es afortunada “Es una imprudencia no puedes regular las relaciones personales en el Ministerio de Cultura frente al resto de la sociedad”.

Javier Puyol cree que todo es una cuestión de consentimiento y que no debería regularse tanto las relaciones personales (Imagen: Javier Puyol/ E&J)

Para Puyol, esta vuelta al ‘Si, es Si o al No, es No’ “hay que regularlo de forma global, porque podría pasar que al final cada Ministerio regulase el alcance de las relaciones personales, lo que de todo punto sería injusto. Se pone el foco en la Cultura, como si hay tuviera el problema. Estamos de nuevo ante un problema de consentimiento. No es una buena idea ponerlo en marcha”.

Sobre el affaire del productor de cine Vermut acusado de presuntas agresiones sexuales por varias actrices, a través de un diario informativo “podría ser otro linchamiento, si en su momento hubo consentimiento, la revocación de ese consentimiento podría entrar dentro de la injuria y la calumnia. Eso no puede afectar al honor de este cineasta porque si ha habido relaciones consentidas, hubo consentimiento les guste o no”.

Puyol recuerda que sin denuncia por parte de las víctimas la justicia no puede actuar y avisa que el problema de una mayor regulación de la esfera íntima de las personas “es que te puedes cargar las relaciones personales. Estamos desnaturalizando las cosas. Y si son relaciones consentidas, lo son a todos los efectos. Lo que no tiene sentido es que alguien se retracte de ese consentimiento que ha prestado tiempo atrás. Eso puede generar un atentado al honor de esa persona”.

Puyol recuerda que “si este asunto sale y ya ha prescrito el presunto delito que pudiera haber que está entre seis y diez años todo lo que se diga puede afectar al derecho al honor de esa persona. El consentimiento es la tarjeta de acceso a todo este problema. Es posible que entre el caso de Vermut y aquellos otros sobre Plácido Domingo tienen cierta similitud. Se hablaron de unos hechos que no se probaron en los tribunales”.

La Oficina de Cultura no hace falta

Por su parte, Jose Antonio Tuero, responsable de penal del bufete Martínez-Echevarría Abogados, “no entendemos que se ponga en marcha esta iniciativa que viene desde Cultura de lucha contra la violencia machista en ese amplio sector. También es una forma de estigmatizar un sector como es el cultural donde se presupone que existen casos y situaciones de violencia machista, aunque realmente esa decisión final debería corresponder a un juez y no a ningún organismo administrativo”.

En su opinión “con esta iniciativa se pone en tela de juicio el papel de la judicatura y de las investigaciones judiciales. No parece que tenga mucho sentido, pese a las presuntas agresiones denunciadas en un medio informativo contra el productor Carlos Vermut por varias mujeres de su entorno que aseguran que se produjeron aunque no han denunciado aún este tipo de situaciones. Si han sido víctimas deben denunciarlo, es la única manera que se persiga esa delito”.

Para este penalista “este tipo de situaciones que se denuncian en los medios de comunicación antes que en los juzgados lo único que generan son juicios paralelos al presunto agresor y un linchamiento que puede dañar la reputación de esa persona. Es posible que en este sector cultural haya alguna situación puntual por lo que sabemos en los casting de las películas, pero ante situación debe denunciarse de inmediato y no dejar pasar los años para luego denunciarlo públicamente”.

Jose Antonio Tuero cree que este tipo de asuntos deben acabar en los tribunales y evitar el linchamiento mediático de nadie (Imagen: Martínez-Echevarría Abogados)

Desde su punto de vista esta campaña mediática que está sufriendo Vermut como presunto agresor sexual no es de recibo. “Lo lógico es que todo estas denuncias acabaran en los tribunales para que pudiera ejercitar su derecho a la defensa. No se puede perseguir de oficio como otros delitos relacionados con la violencia machista. Es importante que por seguridad jurídica de las partes este tipo de asuntos acabe en los tribunales y preservar la presunción de inocencia”.

Este penalista coincide con otros expertos en que “faltan medios humanos y técnicos para agilizar estos procedimientos. El papel cero no existe y estos asuntos pueden alargarse meses lo que hace que las víctimas sufran demasiado en este tipo de asuntos. Las opiniones de Penélope Cruz no son acertadas”.

Hay que denunciar la presunta agresión

Por su parte, desde Sevilla, otro penalista como Luis Romero ve innecesaria esta iniciativa anunciada ante los periodistas que cubrían los Goya por el titular de Cultura, Ernesto Artasun “no es necesaria, lo que tiene que dedicarse este Ministerio es al fomento de la Cultura y que sean los jueces los que tengan que impartir justicia. Al final la creación de este tipo de situaciones refuerza la presunción de culpabilidad para el hombre, donde parece que se siguen superando todos los límites”.

Para Romero “hay que ver realmente como se vertebra esta iniciativa. Las víctimas de cualquier tipo de violencia machista tienen ya a la policía, a los tribunales de justicia y después en general todas las CCAA y ayuntamientos tienen su gabinete de asuntos sociales para ayudar esas personas. Creo que las declaraciones de Penélope Cruz no son afortunadas. El sistema judicial no falla, el problema es que tiene pocos medios pero se atiende a la víctima”.

Luis Romero cree que El sistema judicial no falla, el problema es que tiene pocos medios pero se atiende a la víctima” (Imagen: E&J)

A su juicio “el presunto problema de violencia machista que se indica que hay en el sector cultural, lo hay en otros ordenes de la vida, pero son casos puntuales realmente no podemos generalizar de forma exagerada. Es innecesario que se haga esa distinción extrema entre el sector cultural y otras actividades. Es más una operación de marketing impulsada por el propio ministro de Cultura que otra cosa”, aclara este jurista.

La aparición de esta iniciativa, aún por concretar y conocer todos sus elementos viene a cuento tras las denuncias públicas realizadas por varias mujeres en un medio informativo contra el productor Carlos Vermut “de momento no hay denuncia en los tribunales con lo cual no podemos estar hablando de un delito contra la libertad sexual. Una denuncia falsa, hay que tenerla en cuenta que puede arruinar la vida de cualquier hombre”, apunta.

Sobre la prescripción de estos delitos “ahora hablamos de agresiones sexuales, antes los abusos eran de cinco años y ahora con el cambio de la ley todo son agresiones y hay un plazo de prescripción de diez años. Es fundamental la existencia de las pruebas, no puede ser que solo sea necesaria la palabra de la víctima por encima de todo. Habrá que ver los futuros acontecimientos y si las víctimas se deciden a denunciar a Vermut en los tribunales de justicia”.

1 Comentario
1 Comentario
Más antiguo
El mas nuevo
Inline Feedbacks
View all comments
Anonymous
13 días atrás

Si no llegan las denuncias será porque el mecanismo establecido no resuelve el acercamiento de la victima a la Justicia.
Es tan delicado como dificil la situación de la víctima.
Y la cobertura legal sin comentario…si es por el Turno, .apestados…trato igual que si fuera un delincuente la víctima ,o trastornada,..cuestionando de inicio su credibilidad.
Es cierto que la falsedad existe,….pero me reintero en que supone desconfianza,y alejamiento del testimonio

Nombre
Maria

Última hora jurídica



Recibe nuestra newsletter de forma gratuita