Connect with us

Artículos

¿Casarse por el rito gitano es compatible con la pensión de viudedad?: la “buena fe” es determinante

La unión matrimonial celebrada conforme a los usos y costumbre gitanos no ha sido reconocida por el legislador como una de las formas válidas para contraer matrimonio con efectos civiles

Imagen del programa Palabra de Gitano (Foto: Mediaset)

Tiempo de lectura: 5 min



Artículos

¿Casarse por el rito gitano es compatible con la pensión de viudedad?: la “buena fe” es determinante

La unión matrimonial celebrada conforme a los usos y costumbre gitanos no ha sido reconocida por el legislador como una de las formas válidas para contraer matrimonio con efectos civiles

Imagen del programa Palabra de Gitano (Foto: Mediaset)



El artículo 49 de Código Civil (CC) establece que cualquier español podrá contraer matrimonio dentro o fuera de España, bien en la forma regulada en el Código, o bien en la forma religiosa legalmente prevista.

Los matrimonios bajo forma religiosa que producen plena validez en España son los celebrados por la Iglesia Católica, la Iglesia Evangélica, la Comunidad Judía y la Comunidad Islámica. En este supuesto, el reconocimiento de efectos civiles requerirá el cumplimiento de los siguientes requisitos:

  • La tramitación de un acta o expediente previo de capacidad matrimonial con arreglo a la normativa del Registro Civil.
  • La libre manifestación del consentimiento ante un ministro de culto debidamente acreditado y dos testigos mayores de edad.


La inscripción del matrimonio (tanto civil como religioso) en el Registro Civil es meramente declarativa y no constitutiva, ahora bien, es necesaria para el pleno reconocimiento de los efectos civiles del matrimonio, quedando a salvo los derechos de terceros de buena fe, que no pueden verse perjudicados en caso de falta de inscripción.

El Estado no ha otorgado reconocimiento al matrimonio celebrado exclusivamente por el rito gitano. Una pareja que se case de esa manera, si quiere que su unión despliegue efectos civiles, debería casarse también en la forma civil descrita por nuestra legislación. En otras palabras: haber celebrado matrimonio únicamente por el rito gitano no tiene ningún efecto.

Si el matrimonio no cumple con las formalidades expuestas, el cónyuge superviviente no podrá acceder a la pensión de viudedad. La compatibilidad de la pensión de viudedad con el matrimonio en el rito gitano ha dado lugar a numerosos pronunciamientos de los tribunales españoles y los europeos.

Vestido de gitana, que no formando parte del rito de unión matrimonial de esta etnia, sí forma parte de su floklore (Foto: Economist & Jurist)

STEDH de 8 de diciembre de 2009: reconoce el derecho a la pensión de viudedad

Tras varios años de procesos judiciales en España, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos falla a favor de una mujer española gitana a la que las autoridades nacionales habían denegado una pensión de viudedad por haber contraído matrimonio por el rito gitano en el año 1971.

Concretamente, el Tribunal de Estrasburgo considera que la negativa del Estado español a reconocer a la recurrente una pensión de viudedad derivada de un matrimonio gitano supuso una violación del principio de igualdad consagrado en el artículo 14 del Convenio Europeo de Derecho Humanos (CEDH). Sin embargo, estima que el hecho de que el matrimonio gitano no tenga efectos civiles no constituye una discriminación prohibida por el citado precepto.

En este caso, la mujer casada por el rito gitano tuvo seis hijos, que fueron registrados en el libro de familia expedido a la pareja por las autoridades españolas del Registro Civil. Además, el Estado español les concedió el estatuto administrativo de familia numerosa, para cuya obtención los padres tenían que ser «cónyuges», y fueron capaces de ejercer todos los derechos correspondientes al mismo. Esto es determinante, pues las autoridades contribuyeron a que la demandante creyera que su matrimonio tenía plena validez. Su creencia era tanto más creíble puesto que la propia administración había emitido una serie de documentos oficiales que certificaban su condición de cónyuge de su marido fallecido.

El 24 de diciembre de 2000 murió el marido de la recurrente, que solicitó una pensión de viudedad. Este le fue denegada incluso por el Tribunal Constitucional (STC 69/2007, de 16 de abril). Con posterioridad, tras la reforma de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) operada por la Ley 40/2007, se reconoció el derecho a cobrar la pensión de viudedad en el que caso de que se pueda demostrar convivencia al menos los seis años anteriores al deceso. En aplicación de esta norma, a finales de 2008 el INSS le reconoció la pensión de viudedad a la mujer, pero su demanda ante el TEDH ya estaba interpuesta y tomó la decisión continuar el proceso.

En la Sentencia del TEDH se valora la buena fe de la demandante, que creía que verdaderamente estaba casada (o, mejor dicho, que confiaba en la validez de su matrimonio). Por ello, el Tribunal considera que el no reconocer a la demandante su pensión de viudedad constituye una diferencia de trato en relación con el tratamiento jurisprudencial que suelen darse a otras situaciones en las que el demandante actúa con buena fe.

Edificio del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. (Foto: TEDH)

STS 58/2018: deniega la pensión de viudedad

El Supremo resuelve no conceder la pensión de viudedad a una mujer que presentó la solicitud tras el fallecimiento, en 2014, del hombre con el que estaba unida por el rito gitano, al ser preciso para generar la pensión cumplir el requisito de inscripción en el Registro de Parejas de Hecho, lo que no concurría en este caso.

El Alto Tribunal no considera aplicable a este caso la sentencia de 2009 del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Señala que no cabe alegar “buena fe” de la concurrente ya que en todos los documentos oficiales (libros de familia, e inscripciones de nacimiento de los hijos) constaban los miembros de la pareja como ‘solteros’ y sus hijos como ‘extramatrimoniales’ o ‘naturales’.

STC 1/2021, de 25 de enero: el caso anterior llega al Tribunal Constitucional

La mujer del caso anterior interpuso un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC) al estimar que había sido discriminada por razones étnicas (vulneración del art. 14 de la Constitución Española).

El Tribunal Constitucional insiste en que “la denegación de la prestación viene dada por la inexistencia de un vínculo matrimonial válido en Derecho y por la falta de formalización de una pareja de hecho de acuerdo con lo prescrito en la ley, al carecer las uniones celebradas conforme a los usos y costumbres de la etnia gitana de su consideración de matrimonio en nuestro ordenamiento jurídico”. En otras palabras, si no consta vínculo matrimonial válido con el causante de la prestación, en alguna de las formas reconocidas legalmente, no cabe hablar discriminación directa basada en motivos sociales o étnicos.

¿Por qué no hay discriminación?

La validez de ciertas formas de matrimonio religioso se reconoce en virtud de acuerdos entre esas confesiones y el Estado.

El TEDH considera que el hecho de que el rito gitano no haga desplegar los efectos civiles del matrimonio no supone una discriminación, en tanto que el matrimonio civil en España, en vigor desde 1981, está abierto a todos.

El Tribunal viene a decir que nada impide a la comunidad gitana casarse conforme a su rito y después celebrar un matrimonio civil para así conseguir que su unión tenga efectos. Este mismo planteamiento es que reproduce la sentencia del TC arriba tratada.

Obviamente, esta argumentación es susceptible de generar discrepancias. En concreto, la STC 1/2021 contiene un voto particular, en el que el magistrado Juan Antonio Xiol aduce que sí que existe una discriminación indirecta. Lo razona del siguiente modo:

La exigencia de inscripción de las parejas de hecho para poder acceder a la pensión de viudedad cumple una función de garantía. Lo que se busca es que se acredite de alguna forma que la personas han mantenido una relación de forma previa al deceso del causante. El magistrado señala que esta finalidad de garantía queda satisfecha también si se demuestra la celebración del matrimonio por una tradición cultural como en el caso lo es una boda por el rito gitano.

 

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments