Connect with us

Artículos jurídicos

El Desarrollo de Habilidades. Como conseguir el éxito profesional para un Abogado.



 

1.- La evolución del mundo de la abogacia.





 





El concepto tradicional de abogado que se encuentra especializado en una única materia se modifica, especialmente afecta a un despacho pequeño, mediano. Se buscan profesionales que ya no sólo trabajen en un único campo, se requiere la polivalencia, la capacidad de ser comercial, de negociar, de buscar clientes, de captar y de saber expresarse en público, etc.

 

Se buscan nuevas fórmulas para captar clientes, fidelizar a los actuales, estableciendo nuevos criterios de organización en base a implantar sistemas de comunicación, valoración de puestos de trabajo, imagen corporativa, etc.

 

Pero hay un apartado dentro de estos cambios que se están produciendo y es el desarrollo de habilidades, como medirlas, para que sirven, y ver cómo afectan al desarrollo profesional de un abogado.

 

 

En definitiva, y para sintetizar todas las ideas mencionadas anteriormente, se buscan nuevas fórmulas para ser más competitivos en el mercado de la abogacía, y la clave de ese éxito, radica en la capacidad para desarrollar las habilidades de los abogados.

 

 

El bufete que no se gestione con criterios empresariales tendrá problemas para sobrevivir en el futuro. Esto es especialmente evidente en el caso de los medianos y pequeños. Gestionar con criterios empresariales es perfectamente compatible con hacerlo en el marco de la ética y la deontología de la abogacía, con la dignidad de la profesión de abogado

 

 

2.- “SABER COMO´´ GESTIONAR LOS CAMBIOS A TRAVES DE LAS HABILIDADES.

 

Como se ha mencionado con anterioridad, el abogado se encuentra ante nuevos retos, como captar a sus clientes, fidelizar a los actuales, aportarles nuevos servicios de valor, etc. En definitiva, “saber como´´ lograr todos estos cambios, implica  aplicar criterios empresariales y gestionarlos a través de las habilidades.

 

EL abogado en su labor diaria está trabajando con una serie de habilidades que en mayor medida debe utilizarlas para lograr esos cambios:

 

–          Está constantemente negociando, estableciendo criterios de negociación, contratos, etc. Con sus clientes, entre compañeros, en su vida personal, todo es una continua negociación.

 

–          Se tiene que expresar en público, debe conocer los diferentes factores y aspectos que deben tenerse en cuenta para dirigirse con sus clientes, ante el magistrado, con sus colaboradores, prensa, etc.

 

–          Debe ser capaz de establecer medios de comunicación interna en su empresa, si tiene a su cargo un equipo de gente, debe ser un líder en definitiva que sea capaz de interactuar adecuadamente con sus colaboradores.

 

–          Poder organizar en cualquier momento una reunión, asumiendo roles, examinando posibles contenidos para esa reunión, etc.

 

–          Trabajar en equipo, verificando y analizando cuales son sus compañeros de trabajo, como mejorar el rendimiento de sus equipos, etc.

 

–          En todo momento se tiene que actualizar a través de formación, conocer nuevas técnicas, nuevos supuestos, nuevas leyes, etc.

 

El abogado debe desarrollar esas habilidades para poder saber gestionar los cambios que se avecinan llegando a:

 

-˜          Asumir riesgos: ser emprendedor, aceptar los retos, resistir la incertidumbre.

 

-˜          Ser participativo: ser democrático, identificar el grupo con los objetivos de la organización en la solución de los problemas, aceptar ideas y propuestas y evitar “formalismos”.

 

-˜          Tener mayor Autonomía: ser independiente, pensar por si mismos, decidir y actuar sin reglamentación de superiores, no delegar “hacia arriba”, asumir responsabilidades individuales.

 

-˜          Conseguir una Proyección de futuro: ser visionario, aprovechar las oportunidades, ser estratégico, adelantarse al futuro.

 

-˜          Evitar la complejidad cognitiva: tener facilidad para el aprendizaje, establecer asociaciones, tratar con informaciones difíciles y complejas, manejar contradicciones, incrementar las alternativas para la toma de decisiones.

 

-˜          Ser Flexible: ser versátil, adaptarse a situaciones diversas, tener pensamiento abierto a las contingencias y otras formas de pensar.

 

-˜          Crear: ser pro-activos, tener baja resistencia al cambio, desarrollar iniciativas, innovar, promover la creatividad de otros, facilitar iniciativas.

 

-˜          Comunicar: influir, convencer, ser sociable, saber negociar. Tener claridad expositiva, saber dialogar abiertamente, saber escuchar, solucionar conflictos.

 

-˜          Motivar: deseos de desarrollo personal, estimular el acuerdo a resultados, reconocimiento por el trabajo, tener en cuenta las necesidades de otros, estimular la capacitación.

 

 

3. LAS HABILIDADES MAS DESTACADAS QUE DEBE DESARROLLAR UN ABOGADO.

 

Dentro de las habilidades mencionadas con anterioridad, el abogado debe hacer mayor hincapié en las siguientes:

 

a)       Negociación:

 

El abogado está en todo momento negociando, con sus clientes, compañeros, con otros despachos, gestorías, en los juzgados, con empresas, etc. Es fundamental para su desarrollo profesional que su capacidad de negociar se vea incrementada de forma progresiva para poder cerrar cualquier tipo de acuerdo.

Para poder preparar la negociación y obtener el mejor resultado posible para sus intereses, el abogado necesita las siguientes habilidades para  participar eficientemente en cualquier operación:

 

–          La escucha activa.

–          Las preguntas abiertas o cerradas.

–          La comunicación no verbal.

–          Seleccionar y sintetizar.

–          Controlar el desarrollo de la situación.

–          Administrar el tiempo disponible.

 

b)       Presentaciones:

Tradicionalmente se ha dicho que “El orador nace, no se hace´´, siendo esta frase una equivocación ya que salvo excepciones, es la experiencia y los años de aprendizaje los que convierten a cualquier persona en un excelente orador. Y sin ninguna duda, los abogados en más de una ocasión deben tener que hablar en público, en reuniones, en juicios, etc.

 

Para lograr tener éxito en público, se hace imprescindible tener en cuenta los siguientes aspectos. Ver cuadro en página-

 

C)      Comunicación.

 

En el mundo de la abogacía asistimos a cambios que antiguamente se veían impensables. El abogado empieza a presentar una imagen corporativa, una marca que transmita confianza a sus clientes y permita captar nuevos.

 

Pero no sólo hablamos de comunicación externa, sino también se habla del mismo abogado, o cómo se comunica con sus propios compañeros de trabajo.

 

La comunicación en todos sus sentidos es un vehículo a través del cuál se producen todos los procesos de integración e inserción en los fines y objetivos del abogado o del despacho.

 

En cuanto a las habilidades respecto a la comunicación que debe desarrollar el abogado son:

 

a)       Habilidades receptivas:

a.        Observar.

b.        Escuchar.

c.        Empatizar.

b)       Habilidades expresivas:

a.        Preguntar.

b.        Describir.

c.        Sacar conclusiones.

 

Entre ambos grupos de habilidades es necesario que exista equilibrio, que ambos interlocutores “han de recibir y expresarse a partes razonablemente´´.

 

d) Reuniones eficaces.

 

En cada reunión de trabajo, juicios, presentaciones, el abogado se encuentra con un público diferente, y un objetivo diferente que pretende conseguir.

 

Para ello, debe trabajar con una serie de pautas que le permitirá conseguir los objetivos propuestos para  esas reuniones. Entre esas pautas cabe destacar:

 

–          Como elaborar los mensajes: siendo claros, concretos, con un tono adecuado, ordenados, exactos, concisos, etc.

 

–          A través de una escucha activa y eficaz: procurando extraer las principales ideas del mensaje, no hacer juicios de valor ni críticas, permanecer relajado, etc.

 

–          Tener un comportamiento verbal eficaz en la reunión: siendo creativos, reactivos, clarificativos, etc.

 

–          Manteniendo una actitud: constructivas, crítica, integradora o independiente.

 

Junto a todas estas pautas previas que tiene que cumplir el abogado, tendrá un papel más activo a la hora de cumplir sus objetivos. Debe desarrollar en este apartado un estilo que le identifique y diferencie de su contrario. En definitiva, la clave es mostrar un estilo de Dirección: marcando un estilo de dirección y control sobre el contenido y el grado de implicación que se busca en la reunión, a través de la información, de la persuasión, consulta, cooperación, etc.

 

e)       Liderazgo:

 

Esta es sin ninguna duda, una de las habilidades que más debe desarrollar un abogado. El liderazgo que es lo que requiere desarrollarse en un individuo, para que pueda desempeñarse de manera efectiva como un verdadero líder, lo que su vez incide en la calidad de su actuación, encontramos una gran variedad de términos y definiciones, aunque la esencia del contenido sea la misma.

 

El abogado ante sus clientes, sus contrarios, en una reunión, en un juicio, en un debate, etc, debe mostrarse como un verdadero líder, capaz de  transmitir a todo el auditorio el mensaje que desea e influirles mediante su palabra.

 

Algunos talentos y habilidades que en su opinión deben desarrollar los abogados en los diferentes ámbitos de sus vidas:

<SPAN style=”FONT-SIZE: 8pt; L

...

¿Quieres seguir leyendo?

Suscríbete a Economist & Jurist desde

9.99€/mes+ IVA