Connect with us

Artículos jurídicos

El litigation support :la división básica para el trabajo coordinado entre bufetes e investigadores privados

AUTOR
Redacción editorial
Tiempo de lectura: 11 min

Publicado

 

I. La división “Litigation suport´´

 





La actualización definitiva de la situación del investigador privado en España frente el sistema judicial llegó con la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil del 2000. Esta reforma permitió la aceptación de la pruebas presentadas por los investigadores, de los medios y soportes sobre los que se presenta dicha prueba ñhasta no hace demasiado los vídeo no entraban en las salas de los juzgadosñ y la validación de los informes emitidos por los investigadores colegiado.





Con ambas reformas legislativas la investigación privada en España ha visto reconocida su figura dentro del marco de la legalidad judicial, la profesión ha evolucionada hacia una mayor integración dentro de los bufetes de abogados. El principal servicio que ofrecen los investigadores privados a los bufetes de abogados se basa en la obtención de pruebas para verificar o demostrar los hechos denunciados. El conjunto de técnicos y procedimientos que ofrecen los investigadores a los bufetes de abogados es llamado técnicamente Litigation Support. En esta división se pone en común el trabajo de especialistas para las áreas de laboral, derecho de nuevas tecnologías, mercantil, fiscal, propiedad industrial e intelectual, matrimonial y penal.

A nivel práctico, el trabajo de un investigador privado permite que este sector conozca de primera mano los problemas legales a los que se enfrentan las empresas y la sociedad.

 

II.- El detective español, el mejor formado de Europa

España es el único país europeo que tiene regulada por ley la profesión de detective privado. Por ello, sólo pueden ejercer la profesión aquellas personas que reúnan los requisitos legales, entre otros el de una formación específica, siendo ésta los estudios de Investigación que se cursan en distintas universidades.

Las garantías de la profesión a través de las sucesivas leyes ñ1992 La Ley de Seguridad Privada y en 2000 la reforma de la Ley de Enjuiciamiento  Civilñ han llegado paralelamente a una regulación de los investigadores privados. Actualmente, el plan formativo está constituido por los estudio de Grado Medio en Criminología e Investigación Privada. La obtención de la licencia y la posibilidad de colegiarse, posteriormente, están ligados a la posesión del título.

La formación dura tres años en los que se imparten asignaturas como derecho penal, civil, procesal, entre otros, psicología, sociología, sicopatología forense, dactiloscopia, criminalística o asignaturas técnicas como investigaciones periciales, incendios y explosiones o balística.

Los detectives de hoy en día tienen que poseer una clara vocación y deben ser personas analíticas, pluridisciplinares y abiertas a las innovaciones tecnológicas. El profesional de la investigación debe conocer el mercado desde la perspectiva reglamentaria pero también cuáles son los resortes verdaderos que puede haber tras las acciones que él analiza y observa en un momento determinado. Por eso, la clásica imagen del detective privado con gabardina espiando por el agujero de la cerradura se debería actualizar para convertirla en la imagen de un profesional de bata blanca.

III.- Justificar un despido procedente

Casos como el que desarrollamos a continuación son frecuentes en los sectores de servicios e industrial, mucho más en los departamentos comerciales. Nos encontramos ante el caso de una empresa de trabajo temporal, de ámbito multinacional que se instauró en España tras adquirir el 71 por ciento de las acciones de una pequeña empresa de las mismas características pero de ámbito local.

El director general de esta pequeña compañía de ámbito local, pasó a ser el gerente de esta nueva empresa resultante. Con la nueva etapa empresarial, el gerente blindó su contrato por un tiempo por una enorme cantidad de dinero pero firmando, en contrapartida, un documento de no competencia. Según este contrato, él no podía tener participaciones ni intereses en empresas de la misma actividad, ni desarrollar una segunda actividad profesional de las mismas características mientras formara parte del staff de la compañía española. También quedaba prohibido explícitamente fichar personal de la empresa en un periodo de 2 años en caso de que éste abandonara la entidad.

Pasado un tiempo del inicio de la actividad, y tras un relativo tiempo de buenos resultados, los gestores y otros directivos de la empresa de trabajo temporal en la que trabajaba empezó a observar un descenso en su cartera de clientes e incluso de su cartera de disponibles (en las ETT es llamado así el personal que se ofrece para entrar a trabajar en las empresas de sus clientes). Por ello, dispusieron que el gerente debería hacer una mayor labor comercial; en contrapartida, esa labor comercial le mantenía fuera del despacho largas horas y por lo tanto le mantenía fuera del alcance de la dirección.

Tras las modificaciones realizadas para invertir la tendencia de descenso de clientes, la situación no mejoró y seguía la misma tendencia. Llegado a este punto, la empresa se puso en contacto con un bufete de abogados para exponerle el caso y ver cómo podrían rescindir el contrato del gerente, a quien atribuyen la deceleración de ventas, teniendo en cuenta que posee un contrato blindado que sería extremadamente costoso quebrantar.

Después de que los abogados estudiaran el caso y se analizara la dificultad de romper el contrato blindado del gerente sin implicar grandes pérdidas para la empresa, el bufete se puso en contacto con un equipo de investigadores a fin de exponerles cuál era la situación y determinar qué tipo de acciones podrían emprenderse para nutrir de información la estrategia que habían determinado.

En los casos en que existe una pérdida de clientes constante que están vinculados únicamente al trabajo comercial de una sola persona, lo que se suele analiza en primer lugar el sentido en que se mueven estos clientes, es decir, en qué empresa buscan los servicios que anteriormente buscaban en la otra. Por tanto, el primer aspecto que se debía investigar fue si la cartera que se está perdiendo se estaba diseminando en diferentes empresas del sector (atribuible a una mala gestión de la empresa) o si por el contrario, una empresa en concreto se está llevando el groso de su cartera por lo que se podría interpretar un desvío deliberado de clientes y mano de obra.

Tras diversas investigaciones en múltiples empresas de la ciudad donde sucedió el caso, finalmente comprobamos que, en efecto, el groso de los clientes que se estaban perdiendo pasaban a engrosar la cartera de una sola empresa de la competencia.

Una vez detectado este punto y analizado conjuntamente con el bufete y sus clientes, se procedió a investigar profundamente la empresa que estaban engrosando su cartera de clientes con los que dejaban de serlo en la empresa demandante. Se comprobó que la empresa hacía poco más de un año, había realizado una ampliación de capital y había dado entrada a un nuevo accionista que pasaba a ser mayoritario. Investigado este punto descubrimos que este accionista es un abogado especializado en derecho mercantil con un pequeño bufete en la ciudad.

Haciendo un segundo análisis de los resultados con el bufete ponemos sobre la mesa la posibilidad de que este letrado sea tan solo una persona interpuesta entre la sociedad y el verdadero accionista.  Por ello, y de común acuerdo con el bufete y con la empresa demandante de sus servicios, los investigadores deciden establecer un control sobre el gerente de la compañía que es el punto de partida de toda la investigación. Las primeras fases de una observación consisten en analizar los signos externos (bienes y propiedades, análisis de nivel de vida, capacidad de gasto, etc.) y las rutinas diarias que realiza la persona observada. La investigación sirve para comprobar que su trabajo en la compañía es su única entrada de ingresos junto a una propiedad en una localidad de la costa que tiene arrendada durante unos cuantos meses al año.

Con estos datos, profundizamos en la observación del gerente con el fin de determinar cuáles son sus pautas de conducta diarias. Durante este seguimiento observamos que si bien dedica la mayor parte de su tiempo a la visita  de posibles clientes, muchos de ellos pertenecen a la lista de clientes que ya no son de la compañía y que han pasado a formar parte de la cartera de una sola empresa de la competencia. En sí mismo, esta actitud no significa nada, pues podría ser una tasca de “repesca´´, sin embargo, horas más tarde observamos cómo el gerente sobre el que se realiza el seguimiento se dirige a un local comercial que se está remodelado. En ese local no vemos más que operarios de la construcción y tampoco apreciamos ningún signo corporativo que nos ayude a identificar la empresa que explotará en su momento dicho establecimiento.

Bajo el debido pretexto, accedemos al local con el fin de obtener información que nos ayude a determinar porqué pasa gran parte de su jornada laboral en este establecimiento. Cuando se accede al local, se comprueba que se trata de unas oficinas, la mayoría ya terminadas y con personal en varios escritorios trabajando con ordenadores. Al fondo y tras una pared de cristal, observamos sentado en  un despacho a nuestro informado revisando documentación e introduciendo datos en un ordenador.

Mantenemos la observación en las inmediaciones del local hasta que vemos salir al gerente investigado portando una caja de cartón repleta hasta el borde de papeles que deposita junto a un contenedor de basura frente a la oficina.

De esta caja, que se encuentra en la calle, obtenemos diversa documentación que desvela toda duda sobre la realidad de los hechos. Esta documentación está compuesta por fichas de clientes y de personal de la empresa de nuestro cliente, y cartas de presentación firmadas por el gerente investigado quien lo hace con el cargo de Director General.

Paralelamente comprobamos quién ostenta la propiedad del local y se trata precisamente de la sociedad de la competencia del cliente antes mencionada que recientemente había hecho una ampliación de capital.

Todos estos datos, en poder del bufete, sirvieron para denunciar al gerente por competencia desleal y consiguiendo incluso una indemnización en concepto de compensación por daños y perjuicios.

IV.- Estadísticas de casos laborales

Este tipo de casos suelen ser de los más frecuentes que se presentan para los especialistas en derecho laboral de las agencias de investigación. De todos los casos que trata este departamento, más de un 28 por ciento son peticiones para realizar investigaciones para verificar la fidelidad laboral fuera del centro de trabajo habitual. En el caso desarrollado se daba, además, otra circunstancia agravante de una fuga de información; este tipo de casos ñtambién llamados de espionaje industrialñ suelen representar por encima de un 21 por ciento de los casos que investigan en el equipo de derecho laboral.

En este tipo de casos, se ha producido una evolución a destacar en los últimos años, cual es, el aumento de positividad o acierto. Esto es que cuando alguien requiere el servicio de un investigador con una sospecha, esta se confirma o queda refutada. Durante los últimos años se ha pasado de un 38,42 por ciento en el año 2001, a un 49,12 por ciento, cercano a la mitad de los casos en el 2002 y en el pasado año 2003 se llegó a un nivel de positividad del 69,24 por ciento.

Estos datos se encuentran siempre condicionados por los criterios de reelección de nuestros clientes y por tanto, no tiene ningún rigor al margen de nuestra propia valoración interna. A pesar de ello, sí es destacable el incremento de aciertos o positividades que se han producido durante el último año; dicho de otra forma, se ha producido una dilatación de tiempo que tardan los clientes en presentar sus sospechas parar iniciar la investigación y en el momento en que la duda se dilata en el tiempo, el acierto es proporcional al tiempo de maduración y recogida de indicios.

V.- Partner en procesos judiciales

Las Agencias de investigación participan en más de 3000 casos al año a requerimiento de profesionales del derecho. A menudo es difícil acudir a cualquier juzgado de Madrid o Barcelona y no encontrarse con una veintena de investigadores que asisten para actuar como peritos o testigos en procesos penales. En la mayoría de casos, la actuación del investigador privado consiste en aportar información y pruebas sobre hechos y conductas privadas que puedan ser aportadas en un procedimiento judicial. Esto es así en los casos de la jurisdicción civil y posteriormente a la modificación de la Ley, acaecida en 2000. En los procesos penales, la investigación es competencia de la policía judicial, siempre y cuando el juez no autorice un permiso para un investigador o una agencia.

Aportar pruebas, verificar la fiabilidad de los testigos, refutar las pruebas presentadas por la parte contraria entre otras actividades constituyen otra de las formas en que una agencia de investigación puede actuar en un proceso judicial.

Un caso que ilustra esta forma de participación se dio hace algún tiempo, cuando un bufete expuso al investigador el problema de uno de sus clientes, informarnos de la estrategia que había determinado el abogado y solicitarnos en qué puntos podíamos aportar información al expediente.

El caso se trataba de un litigio entre dos compañías por incumplimiento de contrato en el que la compañía contraria aportaba una veintena de testigos capaces de testificar que nuestro cliente forzaba a la contraria hasta el punto de rozar la extorsión.

Partíamos de la base de que las acusaciones formuladas por aquellas personas no eran ciertas  y, por ello, una primera investigación se basó en averiguar qué motivaba a esas personas, a prestar falso testimonio ante un tribunal.

Se realizó una primera línea de investigación sobre los testigos presentados. Las primeras fases suelen establecer lazos de consanguinidad, intereses económicos o negocios comunes, tanto en el pasado como en el presente, etc. Ya la primera fase de esta investigación se demostró que la gran mayoría de testigos estaban unidos familiarmente con el propietario de la compañía demandante, aquel que decía que nuestro cliente había rozado la extorsión. Esta vinculación les desautorizaba como testigos. Los testigos restantes, aquellos con los que no había lazos de consanguinidad o bien tenían intereses comerciales con el mismo fuera del ámbito del conflicto.

Aunque se realizaron otra serie de investigaciones en este asunto que no nos sirven para ilustrar este ejemplo, decir que el día del juicio, y después de que hubieran declarado los testigos de la otra parte y que por supuesto juraron no tener ninguna relación de amistad o parentesco con el interesado, el abogado de la parte demandada (nuestro cliente) llamó a declarar al investigador. Tras relatar la realidad sobre los testigos presentados, no solo se anularon la mayoría de sus testificaciones si no que incluso el magistrado tuvo que suspender temporalmente la vista por el revuelo que se alzo en la sala.

Con todo esto y muchos otros ejemplos, quiero transmitir la ventaja competitiva que supone contar con una empresa seria de investigación privada desde el principio de un conflicto o proceso por que permite al profesional observar con perspectiva todo el asunto y conseguir mejor los objetivos que en todo momento pretenden los letrados. Por el contrario peticiones como las de “sigue a esa persona o averigua lo que puedas sobre tal empresa´´, limita nuestra propia capacidad de actuación, dejando muchos flecos sueltos y en perjuicio del cliente final.

************************** Cuadro 1**************************

 

Partnership, la colaboración continuada

Es cada vez más habitual que bufetes de abogados se apoyen en empresas de investigación privada no sólo para obtener una información puntual que favorezca los intereses de su cliente, si no contar con su colaboración para determinar la estrategia y nutrirse de múltiples informaciones que enriquezcan y ayuden a actualizar dichas estrategias, siempre en beneficio del cliente final.

Establecer una estrategia durante todo un proceso puede acabar ahorrando dinero al cliente puesto que la mayor fiabilidad de las pruebas puede determinar el resultado del litigio. Si éstas se han obtenido de forma consciente y planificando una estrategia conjuntamente con el cliente y el abogado, todo el proceso se puede agilizar.

Así, se puede secuenciar la intervención de un investigador privado durante todo un proceso. Antes del proceso, por ejemplo, el investigador puede agilizar la obtención de pruebas válidas o la localización y evaluación de testigos. Durante el proceso, un investigador puede garantizar la veracidad de los contenidos e informaciones aportadas. Igualmente, también servirá para valorar la validez de las pruebas, testigos e informaciones aportadas por la otra parte.

Con posterioridad al proceso, hay informaciones que son susceptibles de verificarse o certificarse. Verificar patrimonios, levantamientos de bienes, solvencias o posibles vinculaciones empresariales, son imprescindibles en determinados tipos de fraudes y estafas.

**************************Cuadro 2**************************

Conocer el equipo comercial

 

A través de innumerables investigaciones de tipo laboral, hemos podido comprobar que el 60% de los descensos importantes de ventas en los comerciales de empresas, suele responder a competencias desleales (desvío de ventas a empresas de la competencia por el cobro de comisiones) o a segundas actividades, profesionales u ociosas. Y, en general, la experiencia en la agencia demuestra que cuando descienden las ventas, los motivos suelen estar desvinculados del azar.

La mayoría de veces, cuando se detecta un descenso en las ventas de un trabajador del departamento comercial, esto suele significar que se produce una dedicación del horario laboral a otros trabajos o simplemente a no trabajar. Estos son los casos más frecuentes, pero también existen casos de desvío de clientes o espionaje para empresas de la competencia.

Hay agentes comerciales poco o nada identificados con la compañía  que trabajan de forma más o menos autónoma fuera de las oficinas de ésta, sobre los que es difícil realizar un control exhaustivo. Algunos comerciales, sabiendo que su trabajo de visitadores les excluye de este control pueden tender a minimizar su horario laboral, iniciando su horario de trabajo más tarde o permaneciendo en su domicilio más horas.  En determinado tipo de empresas, como las franquicias inmobiliarias, este tipo de actitudes afecta la inercia del equipo puesto que el resto de agentes comerciales suelen conocer este tipo de actitudes y acaban realizándolas también debido a la impunidad que detectan hacia el trabajador.

Como en todas las empresas, las inmobiliarias se ven muchas veces obligadas a valorar el rendimiento de su red de ventas sobre todo cuando algunos de sus miembros ven decrecer sus índices de un modo desacorde al del resto de la red o del propio sector.

**************************Cuadro 3**************************

 

Hacia un mercado global de fraude

Europa es ya una realidad global y con ella se han globalizado relaciones personales, comerciales, fraudes o conflictos, por ello cada vez es más frecuente tener que investigar asuntos fuera de nuestras fronteras. No sólo la libre circulación de bienes, personas y mercaderías establecidas entre los países miembros de la Unión Europea, la progresiva liberalización de determinados sectores del comercio hacen que cada vez, se hable de investigaciones más globales.

 

La naturaleza del fraude o la estafa hace que este tipo de delitos sean difíciles de cuantificar; las administraciones no disponen de dichos datos y lo máximo a lo que se suele llegar es a analizar el volumen de casos destapados cada año y la cuantificación de estos. Sin embargo, la Unión Europea ha calculado que existe un déficit en ingresos por extracciones agrícolas, derechos de aduana y cobro de IVA de cientos de millones de euros al año. A pesar de ellos, no todo el dinero se pierde, a menudo, gracias a las investigaciones y las sentencias judiciales subsiguientes, se recupera parte del dinero robado.

Malversación de fondos, corrupción, blanqueo de dinero o delitos cibernéticos, son algunos de las estafas y fraudes que más padecen las empresas multinacionales españolas en Europa, según un estudio de 2001. Este mismo estudio cuantificaba que más de un 25 por ciento de estas empresas sufren este tipo de fraudes que se podrían detectar y evitar mediante las investigaciones oportunas a nivel interno de auditorías y validación de trabajadores.

...

Aprovecha nuestra oferta estival

Suscríbete a Economist & Jurist Papel + Digital anual por
199€/año + IVA
149€/año + IVA
Lo quiero
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!