Connect with us

Artículos jurídicos

Responsabilidad social de las empresas frente a una pandemia



if (typeof BingeIframeRan === "undefined") {
window.addEventListener("message", receiveMessage, false);
function receiveMessage(event) {
try {
var parsed = JSON.parse(event.data)
if (parsed.context === "iframe.resize") {
var iframes = document.getElementsByClassName("binge-iframe");
for (let i = 0; i < iframes.length; ++i) { if (iframes[i].src == parsed.src || iframes[i].contentWindow === event.source) { iframes[i].height = parsed.height; } iframes[i].style.opacity = 1; } } } catch (error) { } } var BingeIframeRan = true; }

 

Desde que el pasado mes de marzo se declarara el primer caso de infección por el virus de la Gripe A H1/N1 y especialmente desde que el 11 de junio de 2009, la Organización Mundial de la Salud elevara el nivel de alerta pandémica de fase 5 a fase 6 de la nueva gripe se han acelerado las actuaciones de organismos e instituciones de cara a ultimar sus planes de prevención ante una posible pandemia por Gripe A. Según los datos facilitados por fuentes oficiales, nos aproximamos al periodo que, en caso de materializarse los pronósticos, se convertirá en la etapa más crítica en cuanto a evolución del virus y su impacto en la sociedad.
Por este motivo, organismos  e instituciones sanitarias y políticas a nivel mundial han realizado un llamamiento a la prevención como única manera de paliar las consecuencias que el avance de la gripe así como el número de afectados por ella podría acarrear al normal funcionamiento de las infraestructuras. Las estrategias que apliquen las empresas o centros de trabajo serán esenciales para minimizar el impacto de la enfermedad en sus respectivos empleados y a la vez puede influir directamente en el aspecto económico de la empresa.
Una pandemia de gripe puede tener un gran impacto en el mundo empresarial. Puede afectar a los propios empleados de una empresa o a sus proveedores y clientes, limitando así su capacidad de operación, adquisición de suministros y oportunidades de negocio. Su impacto sobre el personal de las empresas, la disponibilidad de medios de transporte, las comunicaciones o los servicios de salud, puede dañar de forma importante el funcionamiento del sector empresarial y, en general, el de todos los sectores económicos.
La preparación frente a una pandemia es una responsabilidad de toda la sociedad, tal y como se recoge en el documento elaborado por el Ministerio de Sanidad y Política Social “Guía para la elaboración del Plan de Actuación de las Empresas o Centros de trabajo frente a emergencias. Pandemia de Gripe”. Este documento pretende ser una ayuda para las empresas o centros de trabajo frente a una pandemia de gripe sin establecer nuevas obligaciones, ni por supuesto, trasladar la responsabilidad de las administraciones sanitarias de Salud Pública a las mismas. De hecho, en todo lo relacionado con cuestiones laborales o materia laboral, que afecten directa o indirectamente a los derechos de los trabajadores (condiciones de trabajo, derechos de participación, información y consulta, etc.) se estará a lo regulado en el Estatuto de los Trabajadores y en el resto de las normas laborales de aplicación.
La guía incluye las acciones que podrían poner en práctica las empresas o centros de trabajo desde la doble finalidad de asegurar su actividad y de proteger la salud de los trabajadores. En dicha guía se recomiendan diferentes tipos de medidas para hacer frente a la pandemia de gripe, así como indicaciones para mejorar la protección de la salud. Entre ellas se incluyen: 1. Preparación para el impacto de una pandemia en la empresa (designar un coordinador y un equipo que trabaje en la planificación de las labores de respuesta a la pandemia, determinar áreas y empleados esenciales, etc).2.  Preparación para el impacto de una pandemia entre los empleados y clientes: ausencia de empleados por enfermedad personal o familiar o por cuarentenas, 3. Establecimiento de medidas de contingencia para la pandemia (valorar la posibilidad de que los empleados puedan trabajar desde casa o con un horario flexible, etc.). 4. Asignación de fondos para proteger a su personal y a sus clientes: poner a disposición de los trabajadores material para controlar la infección como productos de higiene de manos, etc.5.  Formación e información de los trabajadores y comunicación con ellos (prever situaciones de temor y ansiedad en los empleados, rumores; ofrecer información sobre las páginas web, teléfonos de consulta, etc.). 6. Coordinación de esfuerzos con otras organizaciones (colaborar con las autoridades sanitarias, compartir las buenas prácticas de su empresa, etc.).
La guía para empresas también incluye un apartado específico con indicaciones para proteger la salud de los trabajadores. Entre ese tipo de información se hace especial hincapié en el conocimiento de la enfermedad y las medidas de higiene personal (lávese las manos con frecuencia, tosa o estornude en un pañuelo desechable, etc.), así como en la valoración del uso de equipos de protección individual cuando sea realmente necesario ante un riesgo prolongado de exposición al virus.
Sin embargo, a la hora de planificar las actuaciones para afrontar el impacto de la pandemia debemos tener en cuenta que: las pandemias se comportan de una manera impredecible  en cuanto a la forma en que la enfermedad se va a distribuir entre la población a lo largo del tiempo; el nuevo virus tenderá a producir varias ondas y la proporción de adultos trabajadores enfermos, durante determinadas fases de la pandemia, podría ser muy elevada lo que conllevaría una importante reducción de los trabajadores en activo; los casos se pueden producir de manera muy rápida y aumentar exponencialmente en muy poco tiempo (semanas); algunas personas se infectarán pero no desarrollarán síntomas clínicos significativos, aunque pueden transmitir la infección; la no asistencia al trabajo dependerá de la magnitud de la pandemia y tendrá una correlación con el número de casos de gripe que se produzcan; y finalmente las autoridades sanitarias intencionales pueden recomendar algunas intervenciones de salud pública encaminadas a retrasar la difusión del virus de la gripe (asistencia al trabajo, a la actividad de las escuelas, la cuarentena de los convivientes de los individuos infectados, o relativas a los viajes).
Por todo ello es recomendable hacer la máxima difusión de la información importante sobre la gripe A (H1N1) en las empresas e implantar las medidas que han demostrado ser efectivas a la hora de reducir el impacto esta pandemia.
Aunque no hay referencias específicas en el ámbito laboral del ejercicio del derecho y de la abogacía, estas consideraciones pueden ser perfectamente aplicables en los bufetes de abogados y en otros centros de trabajo relacionados.

Este apartado se podría incluir como anexo en un epígrafe titulado: Información importante sobre la gripe A H1/N1
¿Qué es la gripe?
La gripe es una enfermedad infecciosa que produce fundamentalmente síntomas respiratorios, está causada por un virus y se contagia muy fácilmente.
¿Qué es la gripe por el nuevo virus A (H1N1)?
La gripe por el nuevo virus A (H1N1) (que empezó llamándose gripe porcina y “nueva gripe” y que ahora se le llama Gripe pandémica (H1N1) 2009) la produce un nuevo subtipo del virus de la gripe frente al que, precisamente por ser nuevo, no estamos inmunizados y hay muchas personas que estarán en riesgo de contraerlo.
En contraste, muchas personas tienen inmunidad frente a los virus de la gripe estacional (la gripe que se presenta fundamentalmente en invierno todos los años) por lo que la población susceptible de infectarse es menor.
¿Cómo se contagia el virus de la gripe A (H1N1)?
El contagio, al ser también un virus de la gripe, es como el de la gripe estacional: se transmite de persona a persona, principalmente por el aire, en las gotitas de saliva y secreciones nasales que se expulsan al toser, al hablar o al estornudar. Al estornudar, toser o hablar se emiten pequeñas gotitas de saliva, secreciones nasales que en aquellas personas que padezcan gripe, tendrán virus en su interior. Estas microgotas respiratorias pueden quedar en las manos, en las superficies o dispersas en el aire.
Por tanto, el virus se puede transmitir también indirectamente por tocarse los ojos, la nariz o la boca después de haber tocado las microgotas o secreciones respiratorias procedentes de una persona infectada que han quedado en las manos o depositadas en superficies.
¿En qué periodo se puede contagiar el virus?
El virus se puede transmitir desde 1 día antes de empezar con los síntomas hasta 7 días después.
El virus de la gripe presenta una capacidad máxima de contagio los 3 primeros días desde que empiezan los síntomas pero se puede seguir transmitiendo hasta 7 días después por lo que se recomienda quedarse en casa para asegurarse de no transmitirlo a otras personas.
¿Qué se puede hacer para evitar el contagio?
Para prevenir la propagación del virus  es importante seguir estos consejos:
Al estornudar, toser o hablar se emiten pequeñas gotitas de saliva, secreciones nasales que pueden quedar en las manos, en las superficies o dispersas en el aire. Por tanto, el virus se puede transmitir también indirectamente por tocarse los ojos, la nariz o la boca después de haber tocado las microgotas o secreciones respiratorias procedentes de una persona infectada, que han quedado en las manos o depositadas en superficies.
• Lavarse las manos con frecuencia: ¡A lavarse las manos! Esta es la principal medida de higiene. Medidas de higiene para todos  (evitar contagiar y ser contagiados)
o Las gotitas que se emiten al estornudar, toser o hablar pueden quedarse en las manos donde el virus puede sobrevivir unos minutos (menos de 5 minutos): por eso es importante el lavado de manos.
o También pueden depositarse en superficies (de muebles, pomos, objetos…) donde el virus puede permanecer de horas a días: por eso es importante limpiar más frecuentemente (a diario) estas superficies con los productos de limpieza habituales.
• Taparse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al estornudar o toser y justo después tirar el pañuelo usado a la basura. Se debe evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca. Boca y nariz tapadas al estornudar o toser.
Otras Medidas:
• Si se está enfermo, evitar contagiar a otras personas siguiendo los consejos de los profesionales sanitarios.
• Evitar los besos y contacto muy cercano, así como compartir vasos, cubiertos y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva o secreciones.
• Duerme bien, ten una alimentación saludable, bebe agua, lleva una vida físicamente activa y evita las bebidas alcohólicas y el tabaco
• Si tienes síntomas de la enfermedad sigue las indicaciones de tu Comunidad Autónoma
¿Es recomendable el uso de mascarillas?
No se ha comprobado que el uso generalizado de mascarillas por la población reduzca la propagación del virus y, menos aún, en espacios abiertos.
Las mascarillas pueden ser de cierta utilidad para las personas que están en contacto con enfermos o para contener las microgotas que los propios enfermos expulsan al toser o estornudar. Pero si no se usan correctamente se puede aumentar el riesgo de transmisión.
Las medidas recomendadas para evitar el contagio son más efectivas.
¿Cuándo se debe utilizar la mascarilla?
No se recomienda el uso de mascarillas para la población general. Sólo se recomienda usarlas a las personas enfermas mientras están en contacto con otras personas y a las personas que las cuidan.
¿Cuáles son los síntomas de la gripe A (H1N1)?
Los síntomas son similares a los de cualquier gripe: fiebre (más de 38ºC), tos y malestar general. También se puede tener dolor de cabeza, dolor de garganta, estornudos, dolores musculares y, a veces, diarrea y vómitos.
Lo más frecuente es que la gripe evolucione favorablemente en 2-4 días aunque se pueda continuar con tos una semana y sentir cansancio durante las semanas siguientes al inicio de la enfermedad. Dado que es un virus nuevo aún no se ha determinado con exactitud la severidad del cuadro clínico que produce aunque, hasta el momento la enfermedad es leve en la mayoría de los casos.
¿La gripe puede ser grave en algún caso?
Al igual que en la gripe estacional, esta gripe puede ser grave en algunos  casos.  Hasta ahora los grupos que parecen presentar mayor probabilidad de sufrir complicaciones son:
• Las personas de cualquier edad con:
o Enfermedades del corazón (excepto hipertensión).
o Enfermedades respiratorias crónicas.
o Diabetes en tratamiento con fármacos.
o Insuficiencia renal moderada-grave.
o Enfermedades de la sangre como hemoglobinopatías o anemias si son moderadas o graves.
o Personas sin bazo.
o Enfermedades hepáticas crónicas avanzadas.
o Enfermedades neuromusculares graves.
o Inmunosupresión (incluida la del VIH-SIDA  o las producidas por fármacos que tienen que tomar  personas transplantadas).
o Obesidad mórbida (índice de masa corporal de 40 o más).
• Los  menores de 18 años que reciben tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico (aspirina).
• Las embarazadas: En el embarazo el sistema inmune está disminuido de manera natural, por eso hay más posibilidad de tener gripe y desarrollar complicaciones.
Es posible que más adelante, con los datos del seguimiento de la pandemia, se identifiquen otros grupos de población con más probabilidad de desarrollar complicaciones.
¿Qué tenemos que hacer si tenemos síntomas de gripe?
En la mayor parte de los casos la gripe se cura sola y no hay que tomar ninguna medida especial, salvo las habituales: beber líquidos en abundancia (agua, zumos…), utilizar los antitérmicos y analgésicos habituales como el paracetamol y seguir las recomendaciones de los profesionales sanitarios hasta recuperarse para evitar así también contagiar a otras personas. Es importante extremar las medidas de higiene.
Las personas con síntomas leves pero que pertenezcan a alguno de los grupos con mayor posibilidad de sufrir complicaciones (embarazadas, enfermedades crónicas, inmunodepresión,etc.) deben ponerse en contacto con los servicios sanitarios siguiendo las indicaciones de su CCAA.
También debe contactar con los servicios sanitarios lo antes posible cualquier persona que presente alguno de los siguientes síntomas ya que pueden indicar progresión hacia una gripe más grave:
• Dificultad para respirar.
• Sensación de que le falta el aire.
• Dolor torácico.
• Aspecto azulado o amoratado de piel y labios.
• Mareo o alteraciones de la conciencia.
• Empeoramiento  repentino.
• Empeoramiento pasados ya 7 días de enfermedad.
• Otros síntomas diferentes de los habituales de la gripe.
En niños, signos que pueden indicar peligro son: respiración acelerada, dificultad para respirar, dificultad para despertarse o no tener ganas de jugar.









LEA EL ARTICULO INTEGRO EN DOCUMENTO ADJUNTO

...

¿Quieres seguir leyendo?

Aprovecha nuestra oferta estival

Suscríbete a Economist & Jurist Papel + Digital mensual por
19.99€/mes+ IVA
14.99€/mes + IVA
Lo quiero