Connect with us

Economía

¿Qué es la blockchain y cuáles son sus implicaciones?

Las cadenas de bloques garantizan la seguridad en las transacciones de criptomonedas

Foto: (Economist & Jurist)

Tiempo de lectura: 4 min



Economía

¿Qué es la blockchain y cuáles son sus implicaciones?

Las cadenas de bloques garantizan la seguridad en las transacciones de criptomonedas

Foto: (Economist & Jurist)



Las personas que lean habitualmente información relativa a criptomonedas, o que se acerquen a este mundo de manera puntual, se habrán encontrado con un término, blockchain, de manera recurrente. Esto es así porque es uno de los elementos fundamentales para que existan las criptomonedas.

A grandes rasgos, se puede decir que la blockchain, en español cadena de bloques, es una base de datos creada para evitar que se pueda modificar un dato una vez que es publicado. Por ello, es una tecnología que aumenta la seguridad en las transacciones. La blockchain utiliza una red peer-to-peer, o entre iguales de nodos informáticos para verificar transacciones y la propiedad de criptomonedas. Este proceso de verificación utiliza criptografía para mayor seguridad.



Los nodos son todos los ordenadores de una red que ejecutan un programa en particular. Algunos nodos especializados tienen la tarea de resolver problemas criptográficos, los cuales se utilizan para asegurar las transacciones de criptomonedas. Los nodos que logran resolver estos problemas son premiados con criptomonedas recién creadas. Los nodos que basan su labor en obtener nuevas unidades de criptomonedas son conocidos como “mineros”, término que desarrollaremos en una próxima entrega de esta serie.

Los nodos que logran resolver problemas son premiados con criptomonedas recién creadas. (Foto: E&J)

Registro inalterable

Las blockchains mantienen un registro de todas las transacciones y se caracteriza porque es inalterable. Para que esto sea así tiene que haber un consenso entre todos los nodos que conforman la red. La mayoría de los nodos deben estar de acuerdo con cualquier incorporación a la cadena de bloques (es decir, deben acordar en agregar el siguiente bloque). Ninguna parte puede realizar cambios, lo que hace de la blockchain un sistema descentralizado. Cuantos más nodos se unan a la red, más descentralizada será, lo que conlleva a una mayor seguridad. Hay que destacar que precisamente este sistema de consenso para aceptar cambios es lo que garantiza la seguridad en la cadena de bloques.

El control de datos personales en una blockchain se realiza mediante la utilización de claves privadas. Con estas claves se accede a una cartera digital se almacenan tus datos personales. La ventaja de una clave privada es que no tiene que estar almacenada en un servidor central, a diferencia de las contraseñas de sitios web como Google o Facebook, que pueden ser hackeados.

Las cadenas de bloques pueden almacenar datos de todo tipo que van desde criptomonedas hasta pólizas de seguro, títulos universitarios o incluso acciones de bienes físicos, como los inmuebles. En lugar de almacenarse en un único servidor, la base de datos se distribuye y almacena en la red de nodos. Esto es una gran ventaja si se compara con los servidores centralizados.

Los servidores centralizados presentan riesgos que son solucionados por las blockchains. (Foto: E&J)

Los servidores centralizados almacenan una copia de toda la información de, por ejemplo, una organización, a la que se puede acceder por servidores externos. Quien controla el servidor central se encarga de añadir, modificar o borrar la información. El problema está en que, si el servidor central se daña o resulta hackeado, los datos almacenados en él se verían comprometidos. Esto es resuelto por la blockchain en tanto que funciona de manera descentralizada. No hay una sola entidad con el poder de cambiar la información.

Más transparencia

Entre los beneficios que aportan las cadenas de bloques estás que ofrece una mayor transparencia entre las partes que participan en un intercambio. Esto es así porque cuando dos partes realizan una transacción a través de la cadena de bloques, como puede ser el intercambio de criptomonedas, sólo necesitan confiar en la infraestructura de la misma cadena en lugar de tener que confiar entre sí, porque las redes informáticas descentralizadas verifican y registran por sí mismas cada transacción.

Esto se traduce en que las partes que realizan las transacciones no tienen que preocuparse por la fiabilidad de la otra, ya que todo queda en manos de la red. De este modo, utilizar una blockchain significa otorgar la responsabilidad a los ordenadores, lo que ayuda a evitar el error humano.

La primera cadena de bloques distribuida en el mundo fue la de bitcoin, que es pública. Sin embargo, varias empresas han encontrado formas de comercializar esta tecnología, lo que ha dado lugar a la creación de blockchains privadas autorizadas. Las blockchains privadas se diferencian de las públicas porque los nodos que operan y aseguran la red se eligen de forma privada. Esto, a la pòstre, significa que la red está efectivamente centralizada, debido a que los nodos son propiedad de una sola entidad o de un conjunto de partes privadas. Esto va en contra del propósito fundamental de las cadenas de bloques, que es la descentralización. Los que están en contra de estas blockchains privadas argumentan que si se centralizan todos los nodos no tiene sentido que las cadenas privadas se denominen blockchains.

Blockchains privadas-blockchains públicas

A pesar de los reparos a estas cadenas centralizadas, éstas suelen ser más rápidas rápidas y pueden procesar más transacciones por segundo que las cadenas públicas. Además, las organizaciones que las utilizan pueden necesitar en menor medida las ventajas que ofrece una red descentralizada.

Por su parte, las blockchains públicas son accesibles para todos. Cualquiera puede ver las transacciones, unirse a la red y consultar el código, lo que ayuda a garantizar el cumplimiento, la transparencia y la seguridad. Sin embargo, como cualquiera puede alojar un programa en la red, ésta se puede volver más lenta si llega a ser demasiado popular.

Las blockchains públicas y privadas tienen sus propias fortalezas y debilidades, que varían dependiendo de cada cadena en particular. Por lo tanto, las empresas, los desarrolladores y los usuarios deben elegir qué sistema prefieren utilizar dependiendo de la tarea que deseen llevar a cabo.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments