Connect with us

Humanizando la Justicia

Más “hard” que nunca ¿Y si el robot del futuro … eres tú?

Tiempo de lectura: 5 min

Equipo de redacción de Economist & Jurist.

Publicado



EN BREVE



Lamentablemente, el ejercicio de la abogacía sufre un bajo nivel de bienestar y sus cotas de satisfacción profesional parecen muy limitadas[1].  Somos conscientes de la necesidad imperiosa de adaptarnos al cambio innegable que estamos viviendo, pero nos aterra dar pasos efectivos que nos lleven a salir de lo que hasta ahora era nuestra zona de confort y nos permitan desarrollar con éxito nuestra trayectoria personal y profesional.

[1] Aunque el 75% de los abogados españoles está satisfecho con el desarrollo y ritmo de su carrera profesional, 3 de cada 10 escogerían otra carrera si pudiesen volver atrás – I Estudio sobre la Salud y el Bienestar de la Abogacía Española elaborado por Lefebvre y el Instituto de Salud Mental de la Abogacía



  1. Introducción

Acusamos a la tecnología disruptiva como la Inteligencia Artificial, el Big Data o la robotización de la destrucción el empleo, aferrándonos a datos como el del World Economic Forum de que 7,1 millones de empleos se perderán por la incidencia de la automatización en las empresas. Pero no es más que un falso mito que se sustenta en una interpretación sesgada de los datos. Esa automatización, según la misma fuente, generará 2,1 millones de nuevas posiciones en 2020 relacionadas con la Industria 4.0. Y en esta línea, un estudio de la Universidad de Oxford[1], que afirma que el 65% de los niños que hoy estudian primaria trabajarán en profesiones aún por inventar.

  1. Transformación laboral: ¿destrucción de empleo u oportunidad?

Por tanto, la destrucción de empleo es, en realidad, una transformación. Las oportunidades creadas por los continuos avances tecnológicos son tan innegables como los desafíos que representan. Eso sí, las personas tenemos que cambiar radicalmente nuestra forma de trabajar, actualizar nuestras competencias y adaptarlas a lo que demanda el mercado. La fuerza laboral debe alinearse a las habilidades futuras, y la formación no será algo puntual, sino que requerirá un reciclaje y una actualización constantes.

...

¿Quieres seguir leyendo?

Suscríbete a Economist & Jurist desde

9.99€/mes+ IVA