Connect with us

Marketing Jurídico y Habilidades Abogacía

Claves para conseguir el look adecuado para un abogado

AUTOR
Redacción editorial
Tiempo de lectura: 7 min

Publicado





 ¿Hasta qué punto es importante la imagen en esta profesión?, ¿sería inteligente utilizar los servicios de personal shoppers y asesores?

Por Isabel Yuste Tosina. Personal shopper y asesora de imagen.

  1. La imagen que tenemos de los abogados, y de qué modo puede serles útil la ayuda de un personal shopper

Si existe una profesión que nuestra mente relacione inmediatamente con la elegancia esa es la de abogado, sobre todo con la masculina, posiblemente la culpa la tengan las series de televisión y el cine. Sin ir más lejos uno de los legal drama más exitoso del momento, que emite la cadena USA Network y que ya va por su cuarta temporada en antena, se llama Suits (trajes de chaqueta) y es un verdadero marcador de tendencias en cuanto a moda masculina. ¿Quién no recuerda a los elegantes abogados de La ley de los Ángeles, o más recientemente los perfectos trajes de Armani o Prada de Alicia Florrick la protagonista de The Good Wife? En la pantalla grande ocurre lo mismo, los abogados siempre suelen ir impecables, y como en la vida real se utiliza el vestuario y la imagen para influir en el telespectador, los que pertenecen a un bufete siempre van trajeados y con corbata, sin estridencias y ellas elegantes y recatadas, y cuando el protagonista es un abogado por cuenta propia su imagen suele ser más relajada, más moderna. En los juicios, el abogado defensor tiende a ser más joven e informal y el fiscal más elegante.





¿Ocurre lo mismo en la vida real? Salvando distancias y evitando generalizar, se puede decir que sí. Obviamente depende del tipo de abogado, del país o provincia donde ejerza, de la edad, del cliente con el que suela trabajar, etc., pero por lo general es una profesión donde la imagen es muy importante. Pocas son las universidades o escuelas donde los alumnos vayan vestidos de traje a las clases, en cambio en las de Derecho, hay muchas donde ir aseado y trajeado es casi una obligación académica más, y en los bufetes más prestigiosos hay un código de vestimenta estricto.

Por tanto, no es una locura pensar que los estudiantes de abogacía o los profesionales del sector recurran cada vez más a los servicios de asesores de imagen y personal shoppers. La elegancia es algo innato, pero en profesiones como éstas donde el poder de la imagen es tan importante, si no se tiene hay que adquirirla de algún modo. No se trata solamente de que el profesional pueda contar con un armario adecuado a sus necesidades, sino también que consiga dar siempre (y sobretodo en un primer contacto), la impresión que desee. Un abogado es su propia imagen de marca. Por otro lado, es una profesión muy sacrificada en la que en muchas ocasiones es difícil conciliar trabajo con vida familiar, y si a esto le sumáramos que el profesional tuviese que dedicar muchas horas de su vida a ir de compras o cuidar su imagen, en muchos casos sería prácticamente imposible, y es entonces cuando la ayuda de un personal shopper es fundamental.

Un personal shopper es un profesional que, a través de una asesoría de imagen y un posterior trabajo de adquisición de vestuario, ayuda a los clientes a sacar el mayor partido de su belleza natural y facilita su vida ocupándose de su armario. Hay personas que tienen un sentido estético o elegancia natural, pero hay otras que están muy perdidas en ese campo, bien porque no les interesa, o porque no tienen tiempo. A través de sus armas de trabajo, el personal shopper puede asesorarles en cuanto a los colores que mejor le sientan, los cortes o los estilos que más le favorecen y posteriormente acompañarle de tiendas para poner en práctica todo lo aprendido y que elaboren juntos (adecuándose a un presupuesto y unas características personalizadas),  un fondo de armario que facilite al cliente la ropa adecuada para cada ocasión durante un largo periodo de tiempo.  ¿No sería genial saber qué color de traje te va a hacer lucir más fresco y descansado, o cuál te hará parecer más serio?, ¿qué ancho de base de cuello necesitan tus camisas en función de la forma de tu rostro?, ¿qué largo deben tener tus faldas y como combinar aquella chaqueta que tanto te gusta pero lleva años en el armario sin estrenar?, ¿qué corte de pelo te hace parecer más joven, o cómo maquillarte adecuadamente?, ¿no sería fantástico saber el protocolo adecuado que te exige cada ocasión, o que alguien organice por ti los outfits completos que vas a usar cada día durante un mes, y que posteriormente conozca tan bien lo que te gusta y mejor te sienta que pueda comprar por ti cada vez que lo necesitas sin que tu tengas que invertir tu tiempo en ello?. Por estas razones el asesoramiento es fundamental y una inversión inteligente.

  1. Como debería vestir un abogado

No hace mucho se desató una gran polémica al respecto, cuando un decano emérito del colegio de abogados de Sevilla, D. José  Ángel García Fernández publicó su obra Vademécum para Abogados Noveles que se repartía como obsequio a los recién colegiados en A Coruña. Abogados coruñeses integrados en la iniciativa 542.2 pidieron su retirada, alegando que los consejos sobre vestimenta que en el libro se daban eran “pautas sexistas y trasnochadas”. El decano aconsejaba a las letradas no usar pendientes grandes, botas con faldas, esmalte de uñas o perfumes muy fuertes para ir al juzgado.

Dejando de lado la polémica, los consejos del señor García Fernández no están muy alejados de lo que marcaría el protocolo adecuado pero, obviamente, hay que amoldarse a los tiempos y matizar algunas de sus opiniones. De hecho, en los grandes bufetes los trabajadores con su contrato firman acatar una serie de normas de vestimenta que no distan tanto de las que apuntaba el  decano sevillano, como nada de faldas cortas, escotes y tirantes para las señoras o siempre traje de chaqueta con corbata para ellos exceptuando los viernes. Probablemente una letrada en el juzgado con unas uñas rosas, unas botas de punta, tacón y cremalleras y unos pendientes de aro dorado gigantes no sea lo más adecuado, pero podría acudir perfectamente con un esmalte neutro, unas botas elegantes y unos pendientes más discretos. En un juicio es importante que los abogados no distraigan la atención con su imagen de lo que es realmente significativo, y además llevan toga.

Fuera del juzgado podríamos apuntar algunas pautas adecuadas que no son sino  consejos y que van dirigidos a un grupo específico de profesionales, los que tienen que ir por obligación contractual vestidos formalmente.

Hombre

Los trajes de chaqueta deberían ser azules marino, grises o marrones oscuros, lisos y de corte clásico.  Corbatas poco llamativas acompañando a camisas azules o blancas sin botones en el cuello, calcetines oscuros, zapatos de pala lisa negros o marrones y cinturón a juego. Pelo siempre arreglado, cara afeitada y ropa impecablemente limpia y planchada, invertir en un buen maletín es una opción inteligente igual que en un par de abrigos elegantes y neutros. ¿Aburrido?, puede ser, pero después cada persona puede llevar sus toques de estilo. El abogado que quiera optar por esta indumentaria clásica puede encontrarla en tiendas como Armani, Dior, Emidio Tucci o Massimo Dutti, si se atreve a innovar un poco más puede visitar Hackett o Scalpers.

Quizás esta parte del trabajo pueda hacerlo por su cuenta,  pero a la hora de elegir detalles que pueden diferenciar un look impecable de uno correcto el personal shopper es crucial. Si la persona tiene algo de barriguita, deberá optar por trajes de dos botones y dos aperturas atrás, solapas de tamaño medio y terminadas en pico, colores lisos y cinturones del mismo tono que el pantalón. Si el cliente es bajito nunca deberá llevar pantalones con vueltas, y le sentarán bien las corbatas llamativas para centrar la atención en la parte superior de su cuerpo; si tiene el cuello ancho deberá usar camisas con cuello inglés, o si es excesivamente alto, trajes con estampados de cuadros o rayas horizontales. Dos personas pueden llevar el mismo traje de Armani y poder lucirlo de manera completamente distinta, no es lo mismo si se arregla el largo de manga y bajo, o si se combina con la corbata perfecta y con los complementos adecuados, y esa diferencia puede que sólo te ayude a marcarla un profesional, es más, lo perfecto sería que el cliente se hiciese trajes a medida, pero no siempre es fácil dar con el sastre adecuado.

Mujer

Las mujeres por lo general suelen cuidar más su imagen independientemente de en qué sector trabajen. Para una abogada lo correcto sería vestir trajes de chaqueta de pantalón y falda, preferiblemente con un largo por debajo de la rodilla, en colores neutros y oscuros en invierno, y más vivos en verano. Zapatos de tacón medio, cerrados y lisos, vestidos rectos con el largo adecuado, complementos no demasiado llamativos, pero que den un toque distintivo como pañuelos, medias preferiblemente color piel, y bolsos grandes dependiendo de la altura de la persona. El maquillaje debe ser natural y el peinado siempre muy cuidado. Para clientas más conservadoras hay marcas como Armani, Escada, Max Mara o Trucco.

En el caso de las mujeres, el personal shopper puede ayudarlas a elegir el traje perfecto con el corte que más favorece a su silueta, con unos pequeños trucos se pueden disimular caderas, tripa, piernas anchas, un pecho demasiado grande o escaso, poca altura, etc. Vestirnos de la manera adecuada y vernos bien en el espejo cada día aumenta nuestra autoestima y seguridad en nosotros mismos, lo que puede ayudarnos a desarrollar nuestro trabajo con más firmeza. Es importante saber también qué colores nos sientan mejor tanto para la ropa como para el maquillaje y el tono de pelo, y que largo o tipo de corte de melena favorece más a nuestro rostro.

El personal shopper puede también limpiar nuestro armario de prendas que no nos favorecen, están pasadas de moda o en mal estado, y volver a llenarlo con la ropa adecuada, indicándonos las posibles combinaciones e incluso armándonos los conjuntos que usaremos cada día, lo que puede ser muy útil para aquellos que no tienen tiempo y para los que la elección de la vestimenta cada mañana puede resultar un suplicio.

CONCLUSIONES

En una profesión donde la imagen es tan importante, es lógico que cada vez más, los profesionales se pongan en manos de especialistas en el tema para ocuparse de la suya:

• Un personal shopper puede conseguir que tu imagen pase de correcta a perfecta.

• Te aconseja acerca de que colores, formas, tejidos, maquillaje, peinado o complementos son mejores para ti. Sentirse bien por fuera da seguridad en uno mismo y eso se refleja en el trabajo y la interacción con los demás.

• Un personal shopper también puede limpiar tu armario, crearte un fondo de armario nuevo con todo lo que necesitas e ir de compras por ti para que tu tiempo libre lo emplees en otro tipo de actividades.

Formación Economist & Jurist





Do NOT follow this link or you will be banned from the site!