Connect with us

Marketing Jurídico y Habilidades Abogacía

Identity Manager: La importancia de gestionar la identidad on line en la economía digital

AUTOR
Redacción editorial
Tiempo de lectura: 6 min

Publicado





Por Cristina Villante. Abogada de Ecija

En breveSi estudiamos el origen etimológico del término identidad vemos que proviene del latín, identitas, idem, es decir, “lo mismo”. Del latín clásico encontramos frases como “idem et idem”, una y otra vez, o “semper idem”, siempre lo mismo.

Así, la identidad es el conjunto de atributos o características que permiten individualizar a la persona en sociedad y que pueden pertenecer a una empresa, un individuo determinado, o pueden ser compartidos por todos los miembros de una determinada categoría o grupo social.  





Sumario:

  • La identidad y su protección
  • Identidad digital
  •  

    LA IDENTIDAD Y SU PROTECCIÓN

     

    Estos atributos, lo constituyen, a nivel individual, una serie de información, como el nombre, el lugar de nacimiento, los datos de filiación, etc., y que se pueden agrupar en las siguientes categorías o tipos de componentes: por un lado, (i) los componentes físicos o inherentes de cada individuo, entre los que podríamos encontrar aquéllos que nos identifican por formar parte de nuestra naturaleza biológica y son irremplazables, como el rostro, la huella dactilar, el iris, la voz, o el ADN. Otro tipo de datos que compondrían nuestra identidad individual, serían, por otro lado, (ii) los componentes acumulados, siendo estos compuestos por aquella información que nace de nuestra propia actividad. Son componentes acumulados, por ejemplo, los expedientes médicos, las preferencias de consumo, los metadatos de comunicación, etc. En una última categoría de datos o información que puede formar parte de nuestra identidad, podemos encontrar (iii) los componentes designados, que son aquellos que se componen de los datos que designa la Administración a cada uno de los individuos de una sociedad. Estos componentes designados son por ejemplo el número de DNI o el número de pasaporte.

     

    La identidad tiene que ver, por tanto, con los datos personales. Datos personales que, por el hecho de concernir precisamente a las personas individuales, deben estar protegidos, tal y como quedó consagrado en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea adoptado por el Parlamento, el Consejo y la Comisión Europeos en Niza en el año 2000, así como en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea de 1957. Así mismo, nuestra Constitución Española fue pionera en el reconocimiento del derecho fundamental a la protección de datos personales cuando dispuso, en su artículo 18.4, que la ley deberá limitar el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

     

    Dicha protección constitucional de la persona ha tenido su desarrollo, a tenor del artículo 80.1 de la Constitución Española, mediante la promulgación de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal, recientemente derogada y sustituida por la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de protección de datos personales y garantía de los derechos digitales, que adapta a la legislación española el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea.

    CURSO DE MARKETING, COMUNICACIÓN Y DESARROLLO DE NEGOCIOS PARA ABOGADOS Y DESPACHOS

    Sin embargo, la rápida evolución tecnológica y la globalización plantean nuevos retos para la protección de los datos personales propiciados por el aumento de forma significativa de la recogida y del intercambio de datos personales que sucede en la red.

     

    IDENTIDAD DIGITAL

     

    La tecnología permite que las personas físicas difundan un volumen cada vez mayor de información personal a escala mundial. La tecnología ha transformado, por tanto, tanto la economía, como la vida social, y esta circunstancia requiere la inversión de un mayor esfuerzo con el fin de garantizar un adecuado nivel de protección de los datos personales. Así las cosas, en este entorno de la economía digital, la identidad ha pasado de ser únicamente física a ser digital. La identidad digital es la versión en internet de la identidad física de una persona o empresa.

    ¿Quieres seguir leyendo?

    Accede a todo nuestro contenido premium por sólo 10.90€ al mes.

    Lo quiero


    Do NOT follow this link or you will be banned from the site!