Connect with us

Noticias Jurídicas

Derechos como consumidor en el Black Friday

Tiempo de lectura: 3 min

Equipo de redacción de Economist & Jurist.

Publicado


DESCARGAR EN PDF


Desde hace unos años en nuestro país hemos incorporado el conocido como Black Friday, día en que muchas tiendas aprovechan para hacer rebajas en sus productos y que tiene lugar el último viernes de noviembre.



A priori es una oportunidad para los consumidores, que aprovechan para comprar productos a un precio más bajo, incluso con miras a navidad. Sin embargo, se ha observado a lo largo de los años que algunos establecimientos a subir el precio de sus productos unos días antes, para después aplicar el descuento sobre esa cifra más alta.



Por eso, es conveniente conocer los derechos que tenemos como consumidores de cara a comprar de manera segura, huyendo de cualquier tipo de estafa o engaño.

La rebaja debe ser real:

Los comercios que decidan rebajar sus productos en el Black Friday deben cumplir con lo dispuesto en el art. 20 de la Ley 7/96, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista, donde habla expresamente de “la constancia de la reducción de precios”, en un intento de evitar subidas próximas a los días en que se aplicarán los descuentos.

La obligación del establecimiento cuando oferta artículos rebajados, es señalar con claridad el precio anterior junto con el precio reducido, excepto si es la primera vez que se pone a la venta ese producto.

Es fundamental saber que se entiende como precio anterior el menor que hubiese sido aplicado durante 30 días antes sobre productos similares.

También es importante recordar que, para cumplir con el art. 20.1 c) LGDCU, es fundamental que aparezca desglosado el precio final completo, desglosando el descuento de aplicación. Así, podremos encontrar el producto con el porcentaje que se rebaja, o la cantidad que nos indica el precio anterior, pero el precio final siempre debe aparecer de manera clara.

Calidad de los artículos rebajados

Está prohibido por ley ofertar como rebajados artículos deteriorados, conforme al art. 26.2LGDCU.

Además, solo aquellos productos que se hubieran puesto a la venta con anterioridad en condiciones de precio ordinario podrán ser objeto de rebaja, y no podrían serlo los productos deteriorados que se hubieran adquirido para venderlos a un precio inferior al ordinario.

Todo queda recogido en el art. 24.2 LOCM con tal de evitar que el consumidor pueda confundir los nuevos productos adquiridos por la empresa, que tienen menor calidad, con ofertas anteriores y productos superiores o en buen estado.

Derechos de desistimiento, devolución y cambio:

El derecho de desistimiento nace para el consumidor cuando recibe el producto de una compra online, o cuando formaliza el contrato en el caso de servicios, es irrenunciable y tiene una duración de 14 días naturales, que no pueden ampliarse ni reducirse.

Por tanto, se mantiene en época de rebajas y en días como el Black Friday. Además, conforme al art. 60.2 h) LGDCU los consumidores deben ser informados del plazo y la forma de ejercitarlo antes de la compra.

Respecto a las devoluciones y cambios, aunque las empresas pueden modificar con libertad los plazos, ampliándolos o reduciéndolos, para estos cambios afecten a las compras de los clientes se requiere que hayan sido informados previamente, como ocurre con el derecho de desistimiento.

Garantía de los productos

Los productos están garantizados durante un plazo de 2 años desde la entrega del bien, que se mantiene siempre, sin importar que la compra se lleve a cabo en rebajas, conforme al art. 123 LGDCU, aunque si se trata de productos de segunda mano puede ser de 1 año como mínimo.

Para poder hacer efectivo el derecho de garantía, necesitaremos algo que acredite que compramos ese producto, es por lo que los consumidores tienen derecho a recibir una factura en papel o electrónica, condicionada esta última al consentimiento expreso del consumidor, conforme al art. 63.3 LGDCU, que evidencia la compra que se realizó.

Reclamaciones

Si asistiéramos a una vulneración de derechos, podríamos optar por diferentes vías al reivindicar nuestros derechos.

Por ejemplo, si nos encontrásemos ante cláusulas abusivas en los contratos, podríamos interponer las correspondientes acciones, de carácter individual o colectivo, que permitirían la defensa de nuestros derechos.

Pero también podríamos acudir a otros mecanismos, puesto que los empresarios tienen que poner a disposición de los consumidores toda la información que necesiten los consumidores para interponer quejas y reclamaciones.  Es sumamente importante que, cuando se presente una cuestión de este tipo, los comerciantes den respuesta a la mayor brevedad posible, a más tardar, en el plazo de 1 mes.

Hemos comprobado a lo largo del artículo que hay numerosas cuestiones en las que un consumidor puede ver peligrar sus derechos e intereses y encontrarse en una situación comprometida, sin embargo, se ve protegido en la mayoría de ocasiones por la ley.

Todos queremos aprovechar días como el Black Friday para disfrutar los descuentos, y al mismo tiempo, queremos dormir tranquilos por las noches sin que nos invada el miedo por haber sido víctimas de un timo.

La globalización y el desarrollo tecnológico permiten que tengamos cada vez más facilidades para conocer nuestros derechos, logrando que consumir en días de rebajas como el Black Friday no supongan una situación de incertidumbre por haber sido víctimas de un timo. Todo lo contrario, podemos descansar tranquilos por las noches, sabiendo que la ley nos ampara y que existen numerosos recursos a los que acudir para defendernos ante un posible abuso.

Sobre el autor:  Luis Gómez Aguirre, socio en Briones Abogados.
Comentarios