Connect with us

La firma

La vacunación obligatoria de la Covid-19 puede ser inconstitucional

Socio director de Quercus-Superbia Juridico, miembro de Legal Touch y profesor de ISDE.

Tiempo de lectura: 14 min



La firma

La vacunación obligatoria de la Covid-19 puede ser inconstitucional



Tras una avalancha de opiniones que circulan por la prensa, radios y televisiones sobre la vacunación y su obligatoriedad o voluntariedad, me he atrevido a preparar este pequeño trabajo sobre la base del voluntarismo y la necesidad de prestar el consentimiento para ser vacunado, en este caso, para inmunizarse y prevenir la enfermedad llamada Covid-19, causada por el virus chino SARS-Cov-2, popularmente conocido por coronavirus.



Creo que es necesario iniciar el planteamiento del problema con una premisa moral y legal: nadie puede ser vacunado sin prestar un consentimiento informado.

Como abogado, no puedo opinar por ser lego en la materia, si una vacuna es mejor que otra o sobre cuál de las vacunas disponibles se va a distribuir en España; pero de lo que si puedo opinar es sobre si las contradictorias indicaciones sobre el asunto que vierten las autoridades, deben de ser tenidas en cuenta como recomendaciones sanitarias de libre aceptación por cada ciudadano o se van a convertir en advertencias coercitivas para obligar a la población a vacunarse obligatoriamente, bajo la amenaza de ser considerado un paria social, recaer sobre el objetos de conciencia  todos los males del mundo sobre, incluidos males tan grandes como  el que peripatéticamente anunció un presidente autonómico: al disidente se le prohibiría ir al futbol, sin especificar si también se le prohibiría ir al baloncesto o al supermercado.

Pero surge la gran pregunta: ¿y si el gobierno decide vacunar forzosamente a toda la población?

En el Derecho Sanitario comparado, en los casos de epidemias y  grave riesgo para la salud pública, la vacunación tiene carácter obligatorio y concretamente en Estados Unidos, estar vacunado es un requisito indispensable para poder acceder a determinados grados de la educación, como sucede en California.

En Brasil, el  Tribunal Supremo, ha autorizado hace pocas fechas a que la vacunación sea obligatoria para la población, pese a las reticencias del Ejecutivo de Jair Bolsonaro. No se forzará policialmente a nadie a ponérsela, pero sí que se contemplan sanciones para aquellos que decidan no ponérsela. Brasil actuará igual que en unas elecciones, donde el voto es obligatorio y quien no acude a las urnas recibe sanciones. El propio magistrado del Tribunal Supremo brasileño, Luis Roberto Barroso defendió que «la vacunación es importante para la protección de toda la sociedad, no siendo legítimas decisiones individuales que afectan gravemente los derechos de terceros».

...

¿Quieres seguir leyendo?

Suscríbete a la Revista E&J desde

9.99€/mes+ IVA