Connect with us

Noticias Jurídicas

San Valentín sin fronteras.

AUTOR
AGM Abogados
Tiempo de lectura: 3 min

Publicado

Dicen que el amor es ciego. No sabemos si es así, lo que sí es seguro es que no entiende de fronteras o nacionalidades, por lo que cada vez más nos encontramos ante parejas en las que una de las personas es española o ciudadana de la Unión Europea mientras que la otra es ciudadana extracomunitaria. Si ese es el caso existe la posibilidad de solicitar una tarjeta de residencia como familiar de ciudadano comunitario.

No es estrictamente necesario estar casados, también es posible solicitarlo si se es una pareja de hecho o unión estable inscrita en un Registro Público, o incluso si no se está inscrito como pareja, siempre que podamos acreditar una relación “análoga a la conyugal”. Respecto a las parejas de hecho inscritas los requisitos para dicha inscripción dependerán de la Comunidad Autónoma de residencia, ya que la regulación no es estatal. No obstante, aun no estando inscritos, como decimos, es posible probar la relación, para ello es esencial compartir domicilio y por tanto estar empadronados en la misma dirección y la normativa sobreentiende que la pareja está probada si dicha convivencia es por más de un año o si siendo por menos tiempo se tiene hijos en común, esto no significa que no se pueda probar la relación por otros medios.

La persona extracomunitaria puede acceder a este permiso una vez llegue a España o incluso si ya se encuentra en nuestro país y está en una situación irregular. Esta tarjeta permite residir y además trabajar durante un periodo de 5 años, tanto por cuenta ajena como por cuenta propia, es renovable si se mantiene la relación.





Los requisitos necesarios para poder solicitar esta tarjeta son;

  • Que la persona ciudadana de la UE disponga del certificado de registro de ciudadano de la Unión, o más conocida como tarjeta verde que tienen las personas residentes europeas en España, o el DNI en caso de ser español/a
  • Se deberá acreditar el vínculo familia: certificado de matrimonio en el caso de los cónyuges, certificado de pareja registrada para las parejas de hecho que estén inscritas o la acreditación de las otras condiciones previstas mediante certificados de empadronamiento históricos de convivencia y los certificados de nacimiento de los hijos comunes según el caso.
  • El siguiente requisito a tener en cuenta será acreditar los recursos económicos: si la persona comunitaria trabaja, ya sea por cuenta propia o por cuenta ajena, deberá de demostrar su situación laboral activa mediante el contrato de trabajo o la documentación conforme está dado de alta en Seguridad Social. Para los casos en que no trabaje, será necesario aportar documentación que pueda probar que cuenta con recursos económicos suficientes y un seguro médico privado.

Una vez reunida esta documentación se deberá solicitar una cita en la Oficina de Extranjería de la provincia donde se resida para acudir de forma presencial. El día de la cita se presentará toda la documentación original para que se valore si se cumplen todos los requisitos para poder obtener la tarjeta de residencia. Mientras se espera a recibir la resolución de concesión del permiso, el familiar tiene el derecho a poder ser dado de alta en la Seguridad Social y empezar a trabajar, beneficio que se le concede por el hecho de ser familiar de un ciudadano comunitario.

Con el permiso concedido, la persona extracomunitaria podrá solicitar en la Policía su tarjeta de Identidad de Extranjero, conocida como T.I.E, y tendrá el derecho a residir y trabajar, por cuenta ajena o propia, en España durante un periodo de 5 años. Pasados estos 5 años, si se siguen cumpliendo los mismos requisitos por los cuales se concedió el permiso.

Es importante destacar, aunque no sea lo más apropiado en el día de San Valentín, que si la pareja se rompe debe comunicarse y según el tiempo previo de residencia podrá mantener la misma tarjeta de residencia o deberá solicitar un cambio de régimen.

EN AGM Abogados somos especialistas en este tipo de procesos y podemos guiarte en todo el proceso para que los aspectos legales no supongan un quebradero de cabeza y ambos miembros de la pareja os podáis dedicar en exclusiva a disfrutar de vuestro amor.

¡Feliz San Valentín!

Maria Eugenia Blasco Rodellar, Socia.

Irene Martí Gispert, Paralegal. Área de Inmigración.

AGM Abogados.

 

Formación Economist & Jurist