Connect with us

Noticias Jurídicas

Un ayuntamiento tiene que indemnizar a una vecina por el ruido de las fiestas

El TSJ de Castilla-La Mancha prohíbe conciertos y espectáculos potencialmente molestos en la carpa municipal

(Foto: MenZig)

Tiempo de lectura: 3 min



Noticias Jurídicas

Un ayuntamiento tiene que indemnizar a una vecina por el ruido de las fiestas

El TSJ de Castilla-La Mancha prohíbe conciertos y espectáculos potencialmente molestos en la carpa municipal

(Foto: MenZig)



Una vecina de la localidad de Puerto Lápice, en Ciudad Real, tiene que ser indemnizada con mil euros por el Ayuntamiento porque la celebración de un concierto en una carpa municipal la obligó a “soportar niveles de ruido inadmisibles”. Así lo ha establecido el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha en una sentencia.

Asimismo, la sentencia ordena al consistorio el cese definitivo de conciertos o cualquier tipo de actividad potencialmente molesta acústicamente en el futuro en la carpa municipal.



El auto del TSJ se produce a raíz de un recurso presentado por una vecina del pueblo ante una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2 de Ciudad Real. En esta sentencia, el juzgado dictaminó que la vecina fuera indemnizada con mil euros, pero no aceptó el cierre de la carpa en la que se producía el ruido.

La sentencia consideraba que existe desviación procesal en relación con la pretensión de cese de la actividad dañina, ya que, según el juez, la demandante no había pedido esta medida en el recurso inicial que planteó en el Ayuntamiento.

Dice la sentencia que lo más parecido a la pretensión de cese de actividad aparece en un párrafo en el que se pide “el cese inmediato de las inmisiones acústicas que se transmiten a la vivienda de mi representada provenientes del local Bar Mesón Los Molinos y la carpa por el medio que se estime más adecuado teniendo en cuenta la especial gravedad y naturaleza de los daños que ya se están causando en la salud de las personas».

Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. (Foto: Cadena Ser)

De este modo, el juzgado desestimó el cierre de la carpa, tal como pedía la vecina perjudicada por el ruido. Sin embargo, condenó al Ayuntamiento “a limitar las actividades nocturnas del escenario de la plaza del pueblo a los sábados y vísperas de festivos desde el 15 de julio al 6 de septiembre de cada año, en horario máximo de las 2:30 horas y abonando a la demandante 200 euros por cada día de actividad nocturna».

El TSJ de Castilla-La Mancha ha estimado parcialmente la petición de la demandante ya que, aunque no establece el cierre definitivo de la carpa municipal, prohíbe en la misma la celebración de conciertos. En los fundamentos de derecho de la sentencia los magistrados afirman que “el interés de la recurrente al descanso, a la protección del domicilio, a la integridad física, a la intimidad…es muy superior y no tiene parangón con el supuesto interés general que defiende el Ayuntamiento y que, parcialmente, se defiende en el auto apelado”.

Abundando en eta idea, el TSJ llama la atención sobre el hecho de que el Ayuntamiento consideraba el cierre de la carpa como una medida absolutamente exagerada y desproporcionada, y vulnera claramente el principio de autonomía local. “No puede impedirse al Ayuntamiento desarrollar su habitual agenda cultural, y privar a los vecinos de la realización de esas actividades, señalaba el Consistorio, para quien “la medida debería haberse limitado a exigir el cumplimiento de horarios y a evitar que se causen molestias, pero no está justificado prohibir al Ayuntamiento el desarrollo de su agenda cultural”.

Sobre estos argumentos, el TSJ señala que, “aun comprendiendo que la medida acordada tiene por finalidad contentar a todos, a veces no es posible”. “Y no es posible”, añaden los magistrados, “porque obligar a una familia a abandonar su domicilio porque el Ayuntamiento quiera organizar un concierto o espectáculo similar en dicha plaza, o bien quedarse y soportar niveles de ruido inadmisible, atenta contra derechos fundamentales básicos, como el derecho a la libertad, a la intimidad familiar y a la inviolabilidad del domicilio e incluso el derecho a la integridad física si no se van. En definitiva, es una medida que no tiene sentido y ha de revocarse”.

Por otro lado, ante el argumento del Ayuntamiento de que el cierre de la carpa es una medida “exagerada y desproporcionada” porque impide el desarrollo de la agenda cultural del consistorio, el TSJ argumenta que “no es cierto que se condicione la agenda cultural del Ayuntamiento, ya que  puede desarrollar la agenda donde y cuando tenga a bien, pero respetando los derechos de terceros y la normativa”.

Teniendo esto en cuenta, el tribunal asegura que puede afirmarse que “no todas las actividades culturales que puedan desarrollarse en la plaza sean evidentemente molestas, sino especialmente los conciertos y espectáculos musicales, por lo que decide “estimar parcialmente la medida de cese de actividades en la carpa relacionadas con conciertos y otros espectáculos musicales, pudiéndose desarrollar otras actividades, siempre cumpliendo la normativa sobre espectáculos públicos, horario y ruido”.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments