Connect with us

La firma

La lentitud de la justicia también afecta a la salud mental de profesionales y justiciables

La lentitud de la justicia afecta a la salud mental de profesionales y justiciables

(Foto: E&J)

Jurista multidisciplinar

Tiempo de lectura: 4 min



La firma

La lentitud de la justicia también afecta a la salud mental de profesionales y justiciables

La lentitud de la justicia afecta a la salud mental de profesionales y justiciables

(Foto: E&J)



Resulta notorio e incuestionable que los profesionales jurídicos (abogados, procuradores, graduados sociales, jueces, fiscales, magistrados, agentes judiciales, tramitadores procesales, gestores procesales…), en algún momento durante su ejercicio profesional, han padecido algunos de los síntomas que delatan que nos encontramos ante un problema de salud mental. ¿Quién no ha padecido, en alguna ocasión, estrés, depresión, insomnio, ansiedad…? Síntomas que, a raíz de la pandemia que hemos sufrido y que aún seguimos padeciendo, se han visto agravados.

Y estamos ante una patología que debe ser diagnosticada y correctamente tratada porque, en situaciones extremas, conllevaría a resultados fatales como, por ejemplo, el suicidio. Y, precisamente, una de las profesiones con mayores tasas de suicidios es la jurídica y, más concretamente, la que representa al ejercicio de la abogacía. Ni qué decir tiene que ya el suicidio es la primera causa de muerte no natural, superando en más del doble a los accidentes de tráfico.



La OMS sostiene que la salud mental será el primer problema de salud pública en el mundo en 2030.

Según publica el Instituto Nacional de Estadística[1], sólo en el año 2020, se produjeron, en España, 3941 defunciones por suicidios. Y, curiosamente, el mayor número de ellas tuvieron lugar en Andalucía, con 793.

La Asociación Internacional de Abogados (IBA)[2], destacó, en un estudio publicado en 2021, que el 56% de los abogados que participaron padecían ansiedad generalizada y depresión.

En 2018, el propio Consejo General del Poder Judicial abordó la salud mental en la judicatura con unos resultados absolutamente abrumadores: el 84% de los jueces y magistrados calificaron su trabajo como muy estresante. Concretamente, como actividad de riesgo psicosocial muy elevado debido a la alta carga que soportan a diario.

Si le agregamos la lentitud de la Justicia, la evolución de la salud mental no resulta nada halagüeña (Foto: E&J)

Y, por supuesto, la salud mental también afecta a los abogados jóvenes que se ven abocados a soportar, en muchas ocasiones, la precariedad laboral. Y es necesario empezar a abordar este problema, de hablar cómo la precariedad laboral contribuye a un mayor riesgo para la salud mental. Pensemos, por un momento, en el exceso de horas de trabajo, en la alta carga de trabajo, que soportan a diario.

Y si, además, le agregamos la lentitud de la Justicia, la evolución de la salud mental no resulta nada halagüeña.  Esta “pandemia” que también afecta a la Administración de Justicia es clave para abordar la salud mental tanto de los profesionales como de los justiciables. Sí, a ellos también le repercute en su salud mental.

Pensemos en un justiciable que tiene que esperar 3 o 4 años a que se resuelva su despido improcedente, sin haber recibido siquiera su indemnización mínima legal. Y si a ello se le añaden cargas familiares, es lógico pensar, cuando menos, en una situación de angustia que le genera al justiciable. Ansiedad, depresión, miedos a lo que pueda suceder mientras espera a que llegue el día señalado para su juicio.

O en el justiciable que se ve abocado a un procedimiento penal y que al cabo de varios años se le absuelve del delito por el que fue investigado, acusado y juzgado. El nivel de estrés, ansiedad… que debe soportar durante la larga espera hasta que conoce la decisión judicial.

En un asunto de violencia de género, que lleva mi compañero Pablo Gea, se decretó el ingreso en prisión. Desde febrero se solicitó se hiciera efectivo y han pasado meses sin que se ejecutara. Cuando menos es razonable pensar en la situación de verdadera angustia, ansiedad, fobias, estrés… en el justiciable que debe esperar horas, días, semanas, meses… a que se cumpla el ingreso en prisión del condenado con el pavor de, en cualquier momento, poder peligrar su integridad física o la de su familia.

Como bien sabéis, en breve el Tribunal Constitucional resolverá una demanda de amparo que se presentó en relación a los señalamientos tardíos, a la lentitud de la Justicia. De ser estimada la demanda no sólo triunfarán los justiciables que, sin duda alguna, son los verdaderos perjudicados. También mejorará la salud mental y el bienestar de todos los operadores jurídicos porque ello conllevará a que, de una vez por todas, todos asumamos la responsabilidad de abordar este problema, generando nuevos órganos judiciales, más recursos humanos…

Finalmente, me gustaría realizar otra crítica constructiva. Los abogados, al igual que otros profesionales jurídicos, podemos acogernos al régimen especial del trabajador autónomo (RETA) o al régimen alternativo (mutualidad). Pues bien, si echamos un vistazo a la cobertura[3] que ofrece la mutualidad de la abogacía (por ser la mayoritaria), me causa gran estupor y desolación.

Las enfermedades psicológicas y psiquiátricas están cubiertas hasta un máximo de 60 días y SÓLO por una vez en toda la vigencia de la póliza. ¿En 3 meses se va a curar un trastorno depresivo? ¿En 3 meses se va a curar la ansiedad? ¿Qué sucede con las patologías crónicas?

Si observamos el reglamento de aportaciones[4], en la cláusula 26.5 dispone que “adicionalmente a las exclusiones contenidas en el anterior Artículo 25.6, quedan fuera del objeto de cobertura de estas garantías, y por tanto no dan derecho a indemnización alguna: […] Las psicosis, neurosis, psicopatías, trastornos de la personalidad, depresiones o stress y todas aquellas manifestaciones orgánicas de una enfermedad de la mente conocidas como enfermedades psicosomáticas así como el proceso derivado del diagnóstico y tratamiento de la fibromialgia. En el caso de la fibromialgia y de patologías psicológicas o psiquiátricas se aplicará la excepción establecida para la garantía contenida en el artículo 26.3 e) de este Reglamento.”

Que la propia aseguradora limite la cobertura a un máximo de 60 días y por una sola vez en toda la vigencia de la póliza causa sonrojo.

Es, por todo ello, por lo que TODOS, haciendo pequeños cambios, podemos contribuir a alcanzar el bienestar mental. Nunca es tarde. Y hacia ello debemos dedicar constancia y esfuerzo pues, de lo contrario, los problemas de salud mental se irán agravando (agotamiento, depresión, ansiedad, autolesiones, pensamientos suicidas…) llegando, como ya expuse, a abocar, en situaciones extremas, a fatales consecuencias.

Bibliografía
1 Comentario
1 Comentario
Más antiguo
El mas nuevo
Inline Feedbacks
View all comments
Suscriptor E&J2(@otrousername)
1 mes atrás

al sector de la justicia y a todos un estudio de la ue dice 1 de cada 7 pero cre que es al reves 7 de 8 necesitan tratamiento sicologico

Nombre
Антонио Саламанка Гарсия