Publicidad
Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » El silencio del acusado y una prueba de cargo puede servir como dato corroborador de su culpabilidad
El silencio del acusado y una prueba de cargo puede servir como dato corroborador de su culpabilidad

El silencio del acusado y una prueba de cargo puede servir como dato corroborador de su culpabilidad

El Tribunal Supremo ha dictado Sentencia de fecha 2 de junio de 2016 donde resolvía sobre el recurso de casación interpuesto por una condenada por un delito de apropiación indebida continuado por haberse apropiado de los bienes de un familiar, estando apoderada para gestionar su patrimonio.

Entre los motivos de su recurso, la recurrente alega que se infringió su derecho a no declarar contra sí misma y a no confesarse culpable (art. 24.2 CE) por entender que la audiencia penalizó de facto el derecho al silencio de la acusada, al considerarlo una prueba de que se cometió los hechos por los que se le acusaba al no dar una explicación sobre el destino de los fondos dispuestos. Hace alusión a la doctrina “Murray”, admitida por el TEDH, la doctrina del Tribunal Constitucional y la Sala Casacional, para valorar el silencio del acusado en función del requerimiento de una mínima explicación que no es proporcionada por aquél, doctrina que considera infringida en este caso.

El Tribunal Supremo realiza un repaso sobre la doctrina “Murray” que tiene su origen en la STEDH de 8 de febrero de 1996 y en la cual el Tribunal europeo precisó que  el Tribunal nacional no puede concluir que el acusado sea culpable simplemente porque ha escogido guardar silencio. Sólo en los casos en que la prueba existente en contra del acusado -dice el TEDH- le coloque en una situación en la que le sea exigible una explicación, su omisión puede, como razonamiento de sentido común, permitir sacar en conclusión la inferencia de que no ha habido explicación y de que el acusado es culpable. Contrariamente, si la acusación no ha aportado pruebas lo suficientemente consistentes como para exigir una respuesta, la ausencia de explicación no debe ser suficiente para concluir en una declaración de culpabilidad.

También recuerda el alto tribunal que el Tribunal Constitucional ha examinado esta doctrina y cita su  sentencia 26/2010, de 27 de abril ,: “…pone el acento también la demandante en la improcedencia de utilizar su silencio en juicio como elemento fundamentador del pronunciamiento condenatorio. A este respecto, hemos afirmado que ” ante la existencia de ciertas evidencias objetivas aducidas por la acusación como las aquí concurrentes, la omisión de explicaciones acerca del comportamiento enjuiciado en virtud del legítimo ejercicio del derecho a guardar silencio puede utilizarse por el Juzgador para fundamentar la condena, a no ser que la inferencia no estuviese motivada o la motivación fuese irrazonable o arbitraria ” ( SSTC202/2000, de 24 de julio ; 155/2002, de 22 de julio ); ciertamente, tal silencio no puede sustituir la ausencia de pruebas de cargo suficientes, pero, al igual que la futilidad del relato alternativo autoexculpatorio, sípuede tener la virtualidad de corroborar la culpabilidad del acusado” ( STC 155/2002 , citando la STC 220/1998, de 16 de noviembre ) .

De la aplicación que hace el Tribunal Constitucional de la doctrina procesal del Caso Murray el Tribunal Supremo considera que “se desprende que la jurisprudencia que sienta el TEDH no permite solventar la insuficiencia de la prueba de cargo operando con el silencio del acusado. La suficiencia probatoria ajena al silencio resulta imprescindible…De modo que, tal como señala el supremo intérprete de la norma constitucional, el silencio del acusado puede servir como dato corroborador de su culpabilidad, pero no como medio para suplir o complementar la insuficiencia de prueba de cargo contra él.”

Por lo que concluye que “no es que el silencio haya operado como elemento probatorio en contra de la acusada, sino que se está ante un supuesto en que el importante bagaje probatorio que integra la prueba de cargo, de por sí suficiente para enervar la presunción de inocencia, queda refrendado por la falta de argumentos exculpatorios de la inculpada en la vista oral del juicio.”

 

Puede leer el texto completo de la Sentencia en www.casosreales.es Marginal nº69741686

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

No existe simulación contractual entre los contratos de préstamo y leasing inmobiliario

No existe simulación contractual entre los contratos de préstamo y leasing inmobiliario

En una reciente sentencia, la Audiencia Provincial de Madrid, ha determinado que los contratos simulados son aquellos en los que subyace el contrato realmente querido por las partes bajo la apariencia de un contrato distinto y diferente; normalmente los contratos simulados responden a la necesidad de ocultar una finalidad ilícita que subyace en el contrato aparente. Así, el ejemplo más habitual en ... Leer Más »

La jurisdicción civil es la competente en materia de seguros de responsabilidad de la administración

La jurisdicción civil es la competente en materia de seguros de responsabilidad de la administración

En el presente caso, en primera y segunda instancia se desestimó la demanda, al apreciar falta de jurisdicción para conocer de la pretensión ejercitada, siendo competente la jurisdicción contencioso-administrativa. Por ello, la parte recurrente interpuso recurso extraordinario por infracción procesal por vulneración de las normas sobre competencia objetiva, defendiendo que el objeto sobre el que versaba la demanda se centraba en ... Leer Más »

Es trabajo efectivo el tiempo que invierten las enfermeras para transmitirse información en cambios de turno

Es trabajo efectivo el tiempo que invierten las enfermeras para transmitirse información en cambios de turno

El Alto Tribunal, en una reciente sentencia ha establecido que el tiempo que dedican las enfermeras a transmitirse información sobre los pacientes para garantizar la continuidad asistencial de los mismos entre un turno y otro ha de considerarse tiempo efectivo de trabajo y computarse dentro de su jornada ordinaria, en tanto en cuanto, se trata de obvia actividad profesional, como es el ... Leer Más »

El crédito por costas requiere que la concursada haya sido condenada al pago antes del concurso

El crédito por costas requiere que la concursada haya sido condenada al pago antes del concurso

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo ha determinado que el crédito por costas requiere que la concursada haya sido condenada al pago de las costas ocasionadas a la otra parte en aquel pleito que, iniciado antes de la declaración de concurso, continuó en interés del concurso porque no se provocó su terminación mediante desistimiento. En el presente caso, el ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Logo Header Menu
Right Menu Icon