Publicidad
Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » La cosa juzgada no implica la preclusión de la formulación de pretensiones distintas aunque nazcan de la misma relación jurídica
La cosa juzgada no implica la preclusión de la formulación de pretensiones distintas aunque nazcan de la misma relación jurídica

La cosa juzgada no implica la preclusión de la formulación de pretensiones distintas aunque nazcan de la misma relación jurídica

El Tribunal Supremo en su sentencia del pasado 21 de julio de 2016 se manifiesta sobre el alcance la cosa juzgada y el artículo 400 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) al resolver un recurso extraordinario por infracción procesal interpuesto por la condenada a abonar la indemnización de daños y perjuicios a otra mercantil, por no haber entregado la posesión de las naves que la primera había vendido a la segunda, ni pagar lo debido en concepto de renta por los meses acordados, así como tampoco durante los posteriores que retuvo las naves.

La recurrente alegaba la infracción del artículo 222.4 LEC, sobre los efectos de la cosa juzgada material, en relación al artículo 400 del mismo texto legal en relación a la preclusión de la alegación de hechos y fundamentos jurídicos. Y ello porque, según la recurrente, la demandante en su segunda reclamación (indemnización por daños y perjuicios por resolución contractual) se basa en los mismos hechos y fundamentos que en los que se basó una primera demanda (reclamación de las rentas impagadas), ya juzgada.

Sin embargo el Tribunal Supremo considera que no puede apreciarse la existencia de cosa juzgada pues considera que la pretensión que se formula en el caso actual no fue formulada en el anterior proceso, ni tenía obligación de hacerlo, de acuerdo con el artículo 400 LEC. Y ello porque, señala el alto tribunal, “la ley establece una verdadera preclusión en la alegación de hechos y fundamentos jurídicos que apoyan la acción, pero en forma alguna determina el objeto de la pretensión sobre la que ha de decidir exclusivamente el demandante.”

Y añade que se extiende la cosa juzgada material “a todas las posibles «causas de pedir» con que pudiera contar el demandante en el momento de formular su demanda pero únicamente respecto de la concreta pretensión que formula”. Asimismo, señala el Tribunal Supremo que, en caso contrario, ”carecería de sentido la norma del artículo 219.3 LEC que permite al demandante formular exclusivamente una pretensión de condena al pago de cantidad de dinero, frutos, rentas, utilidades o productos, dejando para un proceso posterior los problemas de liquidación concreta de las cantidades”.

 

Puede consultar la sentencia completa en www.casosreales.es marginal nº 69945115

 

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Puede no haber apropiación indebida del promotor aunque no entregue las viviendas y se quede con el dinero recibido

Puede no haber apropiación indebida del promotor aunque no entregue las viviendas y se quede con el dinero recibido

En el caso enjuiciado, el promotor no ha devuelto cantidad alguna de las entregadas a cuenta del precio pactado con los compradores para la construcción de unas viviendas. El Alto Tribunal, ha establecido en una reciente sentencia que no puede considerarse constitutivo de un delito de apropiación indebida, actuaciones como las del caso planteado, cuando el dinero recibido por el promotor, se ... Leer Más »

La valoración de la prescripción siempre debe favorecer al reo

La valoración de la prescripción siempre debe favorecer al reo

En una reciente sentencia se ha establecido que los términos en que el instituto de la prescripción venga regulado han de ser interpretados con particular rigor en tanto que perjudiquen al reo, sin posibilidad de interpretaciones in malam parte de la normativa reguladora de la prescripción ( art. 25.1 CE ), que está al servicio de la seguridad jurídica de los ... Leer Más »

Los médicos podrán trabajar hasta los 70 años por cuestiones organizativas

Los médicos podrán trabajar hasta los 70 años por cuestiones organizativas

Se señala que el artículo 26.2 de la Ley 55/2003 no establece un derecho a la prórroga en el servicio activo hasta los setenta años de edad sino sólo una mera facultad de solicitarla condicionada al ejercicio por el Servicio de Salud –la Administración recurrida– de su potestad de autoorganización en función de sus necesidades articuladas en el marco de ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Logo Header Menu
Right Menu Icon

Comparte este artículo

¡Comparte este contenido con tus amigos!