Publicidad
Inicio » Actualidad Jurídica » Jurisprudencia » La declaración de desamparo de un menor no puede basarse exclusivamente en la enfermedad mental de la madre
La declaración de desamparo de un menor no puede basarse exclusivamente en la enfermedad mental de la madre

La declaración de desamparo de un menor no puede basarse exclusivamente en la enfermedad mental de la madre

El Juzgado de Primera Instancia número 5 ha revocado una declaración de desamparo de un menor efectuado por el Servicio de Protección de Menores por estar basado exclusivamente en la enfermedad mental de la madre. En la sentencia, confirmada por la Sección Sexta de la Audiencia de Málaga, se aplica el Convenio de Nueva York de 13 de diciembre de 2006 sobre los derechos de las personas con discapacidad.

En este sentido, la sentencia recuerda que cuando la situación de desprotección tiene su origen en limitaciones psíquicas de los progenitores se ha de ser especialmente cuidadoso en la adopción de las medidas de protección respecto a los menores, “a fin de no vulnerar la Convención de 13 de diciembre de 2.006 hecha en Nueva York sobre los derechos de las personas con discapacidad y ratificado con el Estado Español el 21-IV-2008, cuyo artículo 23.4 establece expresamente que en ningún caso se separará a un menor de sus padres en razón de la discapacidad de uno de los progenitores”, todo ello sin perjuicio del seguimiento y apoyo que la persona discapacitada pueda necesitar y que habrán de prestarle los servicios de protección de menores para un correcto desempeño de sus funciones, tal y como exige el precitado artículo 23.2 de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.

El juez considera que La resolución de desamparo vulnera el artículo 23 de la Convención de Nueva York de 13-12-2006 sobre los derechos de las personas con discapacidad, pues la declaración de desamparo y la retirada del menor “se sustenta esencial y básicamente en la incapacidad psíquica de la madre”. Si además se tiene en cuenta que, según el informe médico/psiquiátrico aportado, dicha enfermedad está controlada y nunca ha supuesto un riesgo físico para el menor, más allá de la inestabilidad familiar, “ha de reputarse claramente desproporcionada la declaración de desamparo, siendo lo procedente, por el contrario, que los servicios de protección de menores presten a la madre el seguimiento y apoyo necesarios para un correcto desempeño de sus funciones marentales”.

Por ello, el juzgado revoca dicha resolución y ordena la reintegración inmediata del menor con su madre y ordena a la entidad pública que preste la asistencia apropiada a la madre para el desempeño de sus responsabilidades en la crianza de su hijo.

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Puede no haber apropiación indebida del promotor aunque no entregue las viviendas y se quede con el dinero recibido

Puede no haber apropiación indebida del promotor aunque no entregue las viviendas y se quede con el dinero recibido

En el caso enjuiciado, el promotor no ha devuelto cantidad alguna de las entregadas a cuenta del precio pactado con los compradores para la construcción de unas viviendas. El Alto Tribunal, ha establecido en una reciente sentencia que no puede considerarse constitutivo de un delito de apropiación indebida, actuaciones como las del caso planteado, cuando el dinero recibido por el promotor, se ... Leer Más »

La valoración de la prescripción siempre debe favorecer al reo

La valoración de la prescripción siempre debe favorecer al reo

En una reciente sentencia se ha establecido que los términos en que el instituto de la prescripción venga regulado han de ser interpretados con particular rigor en tanto que perjudiquen al reo, sin posibilidad de interpretaciones in malam parte de la normativa reguladora de la prescripción ( art. 25.1 CE ), que está al servicio de la seguridad jurídica de los ... Leer Más »

Los médicos podrán trabajar hasta los 70 años por cuestiones organizativas

Los médicos podrán trabajar hasta los 70 años por cuestiones organizativas

Se señala que el artículo 26.2 de la Ley 55/2003 no establece un derecho a la prórroga en el servicio activo hasta los setenta años de edad sino sólo una mera facultad de solicitarla condicionada al ejercicio por el Servicio de Salud –la Administración recurrida– de su potestad de autoorganización en función de sus necesidades articuladas en el marco de ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Logo Header Menu
Right Menu Icon

Comparte este artículo

¡Comparte este contenido con tus amigos!