Connect with us

Actualidad de los despachos

León Barriola Urruticoechea. In memoriam

AUTOR
Redacción editorial
Tiempo de lectura: 3 min

Publicado

Son muy graves las razones que me obligan a escribir esta semblanza  de mi tío  León Barriola,  que falleció en Madrid en los primeros días de agosto, y que nunca querría haber escrito. León,  de ilustre familia de San Sebastián, de recio carácter en sus convicciones y afable en el trato personal,  no era amigo de honores ni de reconocimientos. Sin embargo yo, en conciencia creo que, como ha escrito mi padre el Prof. Fernández de Buján, <<las obligaciones naturales deben cumplirse al menos con la misma diligencia que las civiles>>, este es el porqué de estas líneas.

Tuve la fortuna de comentar algunos aspectos de la problemática jurídica de los Impuestos Especiales estrictamente práctica –siempre me recordaba que él no conocía los temas doctrinales universitarios-, durante el periodo de realización de mi Tesis Doctoral en la Universidad Complutense de Madrid. En el ínterin de los, en muchas ocasiones,  titubeantes pasos de un doctorando, encontré en León Barriola un pilar en el que apoyarme, además, por supuesto, del de mi padre el Profesor Fernández de Buján y mi maestro universitario el Profesor Falcón.

León Barriola, abogado ejemplar y de cuya generosidad siempre aprendí, se negaba en rotundo, “ni se te ocurra”, “no, no, olvídate” son frases que se me vienen a la cabeza de forma indeleble, cuando le comentaba que quisiera manifestar mi agradecimiento en el libro de mi Tesis o en alguno de los artículos cuyo contenido jurídico-práctico había comentado previamente con él.





En este sentido yo siempre he creído con el Profesor Díez-Picazo, maestro de juristas, que “ningún jurista lo es definitivamente hasta que se introduce de algún modo en la práctica del derecho”.

Sean estas líneas para recordar, que fue ilustre abogado, siempre generoso “tienes que ayudar a tu equipo” me decía en los últimos momentos cuando comentábamos los pormenores de los 35 años de ejercicio de la profesión, todos ellos en el Despacho Lupicinio International Attorneys,  del que fue socio fundador.

Siempre le recuerdo con sus fieles compañeros y amigos Ana Antuña y Luis Manuel García. Qué decir de Lupicinio, de quién un día me contó que se conocieron por un anuncio que puso el primero en un periódico buscando un abogado…y encontró, nada menos, que al gran León Barriola.

Dijo un día, el Profesor Gallego Anabitarte que León Barriola era como “un tanque”, que lo sabía todo. En un mundo, el nuestro de la abogacía, que tiende a la superespecialización, León sabía mucho de muchas temáticas jurídicas. Era igual que le preguntases Derecho Mercantil, que Tributario, Administrativo o Laboral. Él con mucha clarividencia te mostraba cuales eran, a su juicio, los problemas prácticos de la materia a tratar.

Ingeniero Industrial Superior por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad de Navarra y Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Es autor, de valiosos  artículos entre los que se encuentran “Régimen fiscal de las operaciones de permuta financiera” en coautoría con Lupicinio Rodriguez o “El deber de declaración del riesgo en la Ley de Contrato de Seguro” en coautoría con Fernando Calbacho y  Lupicinio Rodríguez.

Aunque León era un abogado “pura sangre” dedicado siempre al Derecho y a sus cliente y asuntos, fue ponente en congresos y conferencias siendo la más reciente la Jornada “Derivados Financieros” en la Universidad Rey Juan Carlos en la que participó junto con Catedráticos, Altos Funcionarios de la Administración del Estado y e importantes Abogados.
En suma, fue un abogado excepcional y una persona de bien, a la que siempre tendremos presente en nuestras vidas.

 

Antonio Fernández de Buján y Arranz

Doctor en Derecho. Abogado de Garrigues.

Formación Economist & Jurist





Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *