Connect with us
Despachos

Pérez-Llorca: la nueva Ley de Whistleblowing y su impacto en las empresas

Los socios del despacho dieron respuesta, desde una perspectiva Penal y Laboral, a las principales dudas generadas por esta normativa

Pérez-Llorca (Foto: Pérez-Llorca)

Tiempo de lectura: 4 min

Publicado




Despachos

Pérez-Llorca: la nueva Ley de Whistleblowing y su impacto en las empresas

Los socios del despacho dieron respuesta, desde una perspectiva Penal y Laboral, a las principales dudas generadas por esta normativa

Pérez-Llorca (Foto: Pérez-Llorca)



El despacho de abogados Pérez-Llorca ha organizado recientemente una jornada para analizar las principales novedades derivadas de la Ley 2/2023, de 20 de febrero, reguladora de la protección de las personas que informen sobre infracciones normativas y de lucha contra la corrupción, también conocida como la Ley de Whistleblowing. En esta jornada la firma legal también ha aprovechado para analizar el impacto que tiene la normativa sobre las empresas.

En la sesión participaron varios socios del bufete, como Adriana de Buerba y Juan Palomino, socios de Penal Económico e Investigaciones, y Daniel Cifuentes, socio de Laboral, Compensación y Beneficios de la Firma. ¿Cómo se deben articular las denuncias?, ¿Qué requisitos debe cumplir el canal interno?, o ¿Qué derechos tienen los whistleblowers?, fueron algunos de los temas tratados por los tres abogados y, tras sus intervenciones, tuvo lugar un interesante coloquio en el que los ponentes dieron respuestas a las cuestiones planteadas por parte de los asistentes.



Adriana de Buerba destacó la importancia de esta Ley, que transpone la Directiva 2019/1937 del Parlamento Europeo, y que tipifica por primera vez qué requisitos debe cumplir obligatoriamente un canal interno de denuncias en una empresa. La socia de Pérez-Llorca indicó que esta norma, entre otras novedades, incorpora un programa de clemencia si se comunican infracciones administrativas y establece un régimen sancionador en caso de incumplimiento de las disposiciones de la Ley.

Por su parte, Juan Palomino, analizó los tipos de infracciones que pueden comunicarse al amparo de esta Ley. El socio del despacho explicó que se pueden comunicar las acciones u omisiones que puedan constituir infracciones del Derecho de la UE, las que puedan ser constitutivas de infracción penal o administrativa grave o muy grave, así como las infracciones del Derecho laboral en materia de seguridad y salud en el trabajo. Mientras que, por el contrario, las denuncias que afecten a información clasificada, las obligaciones que resulten de la protección del secreto profesional de determinados profesionales y las informaciones sobre infracciones en tramitación de procedimientos de contratación, no podrán ser reportadas.



(Foto: Getty Images)



La Ley está prevista de medidas de protección

Daniel Cifuentes, socio de Laboral, Compensación y Beneficios de la Firma, se encargó de explicar desde la perspectiva laboral qué tipos de empresas están obligadas a implementar esta nueva normativo en sus organizaciones. En el caso del sector público, están obligados los partidos políticos, los sindicatos, las organizaciones empresariales y las fundaciones, siempre que reciban o gestionen fondos públicos.

Mientras que, las empresas del sector privada obligadas a incorporar la norma, la misma establece dos criterios: cuantitativo, empresas que tengan contratados a 50 o más trabajadores; y cualitativo, compañías de sectores en las que el legislador cree que pueden producirse un mayor número de infracciones.

Cifuentes también ahondó sobre qué personas pueden ejercer como informantes de infracciones normativas y de lucha contra la corrupción. A este respecto, indicó que la norma protege a los informantes que trabajan en el sector público o privado y que han obtenido información sobre infracciones en un contexto laboral o profesional, así como a las personas que han recibido información en el marco de una relación laboral ya finalizada o durante el proceso de selección y negociación precontractual.

Asimismo, Cifuentes destacó que la ley también prevé medidas de protección para los representantes legales de los trabajadores en el ejercicio de sus funciones de asesoramiento y apoyo al informante.

En cuanto a la implementación de un sistema de información que garantice la protección de los informantes, el socio de Laboral de Pérez-Llorca resaltó que esta es una de las principales novedades de la norma y que su correcta implementación es responsabilidad total de los órganos de administración de la empresa. Si bien es cierto que se puede externalizar, resulta fundamental que un directivo empresarial ejerza como responsable interno del sistema para garantizar su correcto funcionamiento.

Daniel Cifuentes, socio de laboral de Pérez-Llorca.

Resolución de las principales dudas

Para cerrar la sesión, Adriana de Buerba y Juan Palomino concluyeron la jornada analizando el procedimiento que deben llevar a cabo las organizaciones para la gestión de informaciones. Pues, según lo establecido en la Ley Whistleblowing, este debe depender del órgano de administración de la empresa y tiene que cumplir las siguientes características:

  • Incluir información clara y accesible sobre los canales externos de información existentes, no exceder el plazo máximo de 3 meses para realizar la investigación -pudiendo prorrogarse 3 meses adicionales-.
  • Informar al denunciado de los hechos que se le atribuyen
  • Garantizar la confidencialidad en caso de que la información no sea directamente recibida por el responsable interno de este procedimiento
  • Respetar las normas de protección de datos personales y remitir la información al Ministerio Fiscal con carácter inmediato si los hechos pueden constituir un delito, entre otros parámetros.
Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Última hora jurídica



Recibe nuestra newsletter de forma gratuita