Connect with us

Actualidad

¿Cuál es la postura marroquí sobre el Sahara Occidental que apoya España?

Pedro Sánchez rompe con la postura de neutralidad española sobre la cuestión saharaui

Mapa del Sahara. (Foto: Google)

Responsable de contenido internacional y corresponsal en EE.UU.

Tiempo de lectura: 5 min



Actualidad

¿Cuál es la postura marroquí sobre el Sahara Occidental que apoya España?

Pedro Sánchez rompe con la postura de neutralidad española sobre la cuestión saharaui

Mapa del Sahara. (Foto: Google)



Marruecos obtiene una victoria diplomática en el reconocimiento de su soberanía sobre el Sahara Occidental al publicar una carta enviada por el presidente español, Pedro Sánchez, al rey Mohamed VI.

De acuerdo con la misiva escrita por el líder socialista “España considera la iniciativa de autonomía marroquí, presentada en 2007, como la base más seria, realista y creíble para resolver el diferendo”, apuntando que ambos países están «indisolublemente unidos por afectos, historia, geografía, intereses y una mistad compartida”.



El objetivo, pues, de esta declaración es el de “construir una nueva relación, basada en la transparencia y la comunicación permanente, el respeto mutuo y los acuerdos firmados por ambas partes y absteniéndose de cualquier acción unilateral”, tal y como expresa Sánchez de su puño y letra.

Con este pronunciamiento, Moncloa abandona su neutralidad sobre el Sahara Occidental, territorio que dominó España hasta 1976, y apoya el plan presentado por marruecos a las Naciones Unidas en 2007.

Por otra parte, el Frente Polisario, facción que reclamaba su independencia sobre esta región, ha declarado que Sánchez ha sucumbido “ante la presión y el chantaje” marroquí como “peaje” para reparar las malas relaciones albergadas entre ambas naciones.

Abdulah Arabi. (Foto: Sahara Press Service)

«La solución tiene que basarse en la elección del pueblo saharaui», ha afirmado a Europa Press el delegado del Polisario en España, Abdulah Arabi.

En la misma línea se ha posicionado la líder de Unidas Podemos, Yolanda Díaz al asegurar que la solución a este conflicto “debe pasar por el respeto a la voluntad democrática del pueblo saharaui”.

Propuesta marroquí de autonomía para el Sáhara Occidental

Desde que España abandonase el Sahara Occidental, el Reino de Marruecos controla una porción significativa de este territorio, aunque la ONU no reconoce su soberanía.

Como consecuencia de los enfrentamientos bélicos mantenidos entre marroquíes y polisarios, la ONU puso sobre la mesa una solución: el “plan Baker”. Esta iniciativa consistía en conformar un régimen de autonomía sobre este territorio por un plazo de cinco años, tutelado por la propia ONU. En el momento de su conclusión, se organizaría un referéndum de autodeterminación con el fin de decidir sobre la independencia de este territorio.

Kofi Annan, antiguo Secretario General de la ONU. (Foto: Naciones Unidas)

Esta propuesta fue descartada por Marruecos, que presentó el 11 de abril de 2007 al Secretario de General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, una iniciativa con 35 puntos.

En su segundo punto, Rabat se comprometía a negociar “un estatuto de autonomía de la región del Sáhara”, cediendo en una cuestión que rechazó en años anteriores, aunque enfatizando que esta se haría “en el marco de la soberanía del Reino y de su unidad nacional”.

En esta propuesta, Marruecos prometía “un futuro mejor para las poblaciones de la región”, así como el fin de su exilio y favorecer la reconciliación.

En el quinto punto se otorgaba a los saharauis el poder de administrar sus asuntos “a través de los órganos legislativo, ejecutivo y judicial”, pero Rabat conservaba el dominio del territorio en materia de Defensa, relaciones exteriores “y a las tradiciones constitucionales y religiosas” de su monarca (punto 6).

Como aspectos destacables, Marruecos garantizaba la realización de un referéndum entre las “poblaciones concernidas” para decidir sobre un Estatuto de autonomía (punto 8), y concedía una ristra de competencias a la “Región autónoma del Sahara” (punto 12). Mencionamos las siguientes:

  • Administración local.
  • Policía local.
  • Presupuestos y fiscalidad.
  • Infraestructuras (agua, electricidad, instalaciones hidráulicas).
  • Educación.

Sin embargo, por medio del punto 14, Marruecos ostentaría la competencia exclusiva sobre esta región en “los atributos de soberanía, especialmente la bandera, el himno nacional y la moneda”, así como la seguridad nacional, Defensa, integridad nacional y “orden jurisdiccional del Reino”. También se incluía en esta lista la posibilidad de exportar y explotar los recursos naturales de este territorio.

Más que dar una garantía para la libre decisión de los saharauis sobre su futuro, Marruecos trataba al Sahara Occidental, a través de esta propuesta, como una región suya con características especiales; con capacidad de decidir sobre un Estatuto de autonomía, pero dentro de los lindes jurisdiccionales marroquíes.

Propuesta del Frente Polisario

Un día antes de que Marruecos enviara su iniciativa a la ONU, el Frente Polisario presentó a esta misma institución diez puntos para asegurar la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental.

Mujer saharaui. (Foto: RTVE)

Por medio de este texto, el Frente Polisario se comprometía a aceptar los resultados de un referéndum “sean cuales fuesen” y negociar con Rabat unas garantías para la realización de dicho referéndum de autodeterminación. Destacamos algunas de las garantías propuestas por el Frente Polisario:

  • Reconocimiento de soberanía, independencia, e integridad territorial de los dos países.
  • Concesión de derechos y obligaciones a la población marroquí residente en el Sahara Occidental.
  • Renuncia de las partes a cualquier compensación por las destrucciones materiales ocurridas desde el conflicto del Sahara Occidental.
  • Integración del Estado saharaui en el Magreb.

El objetivo del Frente Polisario pasaba por “alcanzar una solución justa, duradera y mutuamente aceptable que asegure la determinación del pueblo del Sahara Occidental”, de conformidad con las resoluciones de la ONU.

Consecuencias internacionales

El pasado 29 de octubre el Consejo de Seguridad aprobó la Resolución 2602 en la que resaltaba la necesidad de alcanzar una “solución política del Sahara Occidental” realista, viable, durable y aceptable por todas las partes.

También, desde la ONU se estaba a que se respetasen los acuerdos militares concertados con la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO), establecida en este territorio en 1991.

La nueva postura mostrada por La Moncloa puede ser peligrosa para las relaciones con Argelia, nación enemistada con Marruecos (cuyas relaciones diplomáticas están rotas), y que ha mostrado en los últimos años un férreo apoyo por la cuestión saharaui.

Huelga recordar que Argelia es, actualmente, el segundo exportador de gas natural de España (cubre un 25,4% del total de la demanda), por debajo de Estados Unidos (34,6%), que exporta este recurso por medio de buques en forma de Gas Natural Licuado (GNL), de acuerdo con el boletín informativo del mes de enero de Enagás.

Tras el compromiso lanzado por la Unión Europea de reducir la dependencia energética rusa, Argelia se convierte en un exportador clave para España y sus vecinos, y el éxito de la importación de su gas puede depender de la estabilidad diplomática entre Madrid y Argel.

Click para comentar
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments